Kais Saied, presidente de Túnez, antes de una reunión con Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, sin foto, en Bruselas, Bélgica, el viernes 4 de junio de 2021.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Luego de un año de retroceso democrático, Túnez cruzó la línea la semana pasada cuando el presidente Kais Saied institucionalizó su gobierno autocrático con un referéndum sobre una nueva constitución que le da un poder casi absoluto. El resultado de la votación nunca estuvo en entredicho: habiendo suspendido ya el parlamento y asegurado el apoyo de los militares, Saied había inclinado aún más el campo de juego nombrando su propia comisión electoral y consejo judicial, encarcelando a los opositores y amordazando a los medios de comunicación.

Dado que la aprobación de la constitución estaba anunciada, la mayoría de los tunecinos demostraron su rechazo dando la espalda al proceso: Más de dos tercios de los ciudadanos elegibles optaron por no votar.

PUBLICIDAD

Así es casi exactamente como se marchitó la democracia en Egipto, el único otro país donde las semillas plantadas en la Primavera Árabe (las protestas populares que derrocaron a varios dictadores en Oriente Medio y el Norte de África a principios de la década de 2010) habían echado raíces. Al igual que su homólogo en El Cairo, el general Abdel-Fattah el-Sisi, Saied representa el regreso triunfal del viejo orden.

Hay muchos culpables de estos fracasos.

PUBLICIDAD

En primera lugar están los revolucionarios. En Túnez, al igual que en Egipto, los jóvenes manifestantes que derrocaron a los tiranos, en su mayoría liberales y de mentalidad laica, descuidaron los detalles de la democracia: la formación de partidos políticos, la creación de plataformas políticas y la participación en las elecciones. Esto permitió inicialmente que los partidos islamistas conservadores, mejor organizados para ganar votos, formaran gobiernos.

Los manifestantes también tenían expectativas poco realistas de que la democracia produjera dividendos económicos instantáneos: Cuando los puestos de trabajo y las oportunidades que querían no se materializaron inmediatamente, perdieron la fe en el nuevo sistema político.

PUBLICIDAD

En respuesta, la clase dirigente derrocada se reagrupó en torno a figuras retrógradas como Sisi y Saied, que aprovecharon el descontento popular con el nuevo orden democrático para hacerse con el poder y luego reescribir las constituciones para completar la restauración de la autocracia.

También recae algo de la culpa sobre los líderes del mundo libre, que se regocijaron con el florecimiento de la libertad árabe pero luego dejaron que se marchitara a la intemperie. Hubo un pronunciado remilgo occidental a la hora de trabajar con los gobiernos islamistas de El Cairo y Túnez, lo que socavó su capacidad para reparar el daño dejado por décadas de dictadura.

PUBLICIDAD

Al igual que sus dos predecesores inmediatos, el presidente de EE.UU., Joe Biden, se esforzó poco por ayudar al gobierno tunecino a rescatar la maltrecha economía del país. Su administración sólo ha criticado superficialmente la toma de poder de Saied. Puede que sea demasiado tarde para dar marcha atrás, pero Biden y otros líderes democráticos deben aprender de sus recientes fracasos y decidirse a hacerlo mejor la próxima vez.

Y es casi seguro que habrá una próxima vez. Los jóvenes árabes pronto descubrirán que sus nuevos autócratas no tienen soluciones para los problemas económicos que son la raíz de su descontento. Saied no ha mostrado una mayor comprensión de los desafíos económicos de su país que el gobierno que destituyó. Bajo el mandato de Sisi, la economía de Egipto ha crecido, pero también lo ha hecho la proporción de la población que vive en la pobreza.

PUBLICIDAD

Mientras las condiciones económicas empeoran con la desaceleración mundial, Saied y Sisi no pueden esperar más paciencia de los jóvenes tunecinos y egipcios que los gobiernos que derrocaron. La próxima convulsión política puede no tardar en llegar.

Cuando la rueda gire, el mundo democrático debe estar preparado para actuar con rapidez. La primera prioridad será apoyar plenamente a los gobiernos elegidos, independientemente de su orientación. A continuación, las naciones occidentales ricas deben preparar un paquete de ayuda exterior y de condonación de la deuda, así como condiciones comerciales favorables, todo ello diseñado para permitir a los gobiernos elegidos ofrecer dividendos económicos a una población impaciente.

PUBLICIDAD

Igualmente importante es vigilar cuidadosamente los signos de retroceso democrático. Cualquier líder que muestre una vena autoritaria debe enfrentarse a consecuencias reales. Las élites militares, en particular, deben entender que su acceso a los recursos occidentales está supeditado al compromiso de defender las instituciones democráticas.

Los árabes volverán a intentar la democracia. La próxima vez, el mundo no debe fallarles.

PUBLICIDAD

Editores: Bobby Ghosh, Timothy Lavin.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com