Mercados

Los mercados emergentes ‘más vulnerables’ enfrentan el riesgo de recesión del euro

Las perspectivas para la región son mixtas, dijo Oliver Harvey, que dirige la investigación de divisas para Europa Central y Oriental, Oriente Medio, África y América Latina en Deutsche Bank AG

Las monedas en Europa oriental han sido las más afectadas por las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania en febrero.
Por Netty Ismail and Maciej Onoszko
07 de agosto, 2022 | 03:14 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Las principales divisas del este de Europa, ya afectadas por la guerra en la cercana Ucrania, están a punto de recibir otro golpe por la inminente recesión en la zona del euro.

Los traders se muestran más bajistas con el florín húngaro, el zloty polaco y la corona checa que con cualquier otra moneda de un país en desarrollo, salvo el rublo ruso y la lira turca, según datos recogidos por Bloomberg. Y Goldman Sachs Group Inc., Fidelity International e InTouch Capital Markets consideran que Europa del Este sufrirá más que otros mercados emergentes si el euro se debilita.

Las tres divisas se consideran especialmente vulnerables a la inestabilidad de la demanda de la zona euro de 19 países, que compra alrededor del 60% de las exportaciones de cada país. Desde la invasión rusa de Ucrania en febrero, también cotizan cada vez más en paralelo con el euro.

PUBLICIDAD

“Somos cautelosos y mantenemos una actitud negativa respecto a las divisas de Europa del Este”, dijo Paul Greer, gestor de dinero de Fidelity International en Londres, que apuesta por nuevas caídas del zloty y la corona frente al dólar. La región “es el bloque más vulnerable dentro de los mercados emergentes en el espacio de las divisas”, dijo.

El zloty cotiza más pegado al euro desde la invasión de Ucraniadfd

Si bien el Fondo Monetario Internacional alertó en julio de que la economía mundial podría estar pronto en la cúspide de una recesión, las perspectivas de la región del euro lucen especialmente sombrías. La inflación récord y la mayor probabilidad de un corte energético ruso amenazan con provocar un desplome en el club de la moneda única.

Según los estrategas de Goldman Sachs, es probable que las monedas de Europa del Este sufran los mayores descensos en los mercados emergentes si el euro cae por debajo de la paridad con el dólar durante un periodo prolongado, dada su exposición a la demanda del bloque del euro y a las interrupciones del suministro de gas. A finales de julio, el banco estadounidense recortó su objetivo para el euro a tres meses a US$0,99 desde US$1,05.

PUBLICIDAD

“Europa es mucho más vulnerable en este momento, por lo que es razonable suponer que las monedas del centro y del este tendrán un rendimiento inferior, especialmente si la relación euro-dólar cae”, dijo Piotr Matys, analista de divisas de InTouch Capital Markets.

Bajadas de dos dígitos

Las monedas de la región han sido las más afectadas por las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania en febrero. Desde que comenzó la guerra, el florín se ha debilitado un 17% frente al dólar y un 8,2% frente al euro. El zloty ha perdido un 12% frente al dólar en este periodo, mientras que la corona se ha desplomado un 9,6%.

La creciente conexión de estas divisas con el euro subraya la posibilidad de que cualquier debilitamiento de la moneda común tenga un mayor impacto. Cuando se comparan con el dólar, las tres tienen una correlación inversa con el euro de aproximadamente menos 0,8, mientras que menos 1 indicaría que se moverían en paralelo con el euro.

Por ahora, el rápido endurecimiento monetario en Hungría ha ayudado a estabilizar el florín después de que cayera a un mínimo histórico frente al euro en julio. El hecho de que el gobierno del Primer Ministro Viktor Orban no haya conseguido aún el acceso al fondo de recuperación de la pandemia de la Unión Europea también está pesando sobre la moneda.

En Polonia, las autoridades han avanzado más en las conversaciones con las autoridades de la UE para acceder a los fondos de recuperación. Mientras tanto, el banco central del país se acerca al final de su ciclo de endurecimiento monetario, que llevó su tipo clave al 6,5%, frente al 10,75% de Hungría.

La corona checa ha sido la más estable, en gran parte debido a las intervenciones monetarias del banco central. La autoridad monetaria mantuvo su tipo de interés clave en el 7% la semana pasada, cumpliendo el plan del nuevo Gobernador, Ales Michl, de frenar el agresivo endurecimiento monetario.

PUBLICIDAD

Las perspectivas para la región son mixtas, dijo Oliver Harvey, que dirige la investigación de divisas para Europa Central y Oriental, Oriente Medio, África y América Latina en Deutsche Bank AG. La preocupación por la economía húngara ya se ha descontado, mientras que la corona probablemente empiece a ir a la zaga de sus homólogas regionales a medida que la República Checa pierda competitividad y el ritmo de intervención disminuya, dijo.

“Si el movimiento por debajo de la paridad está impulsado por factores específicos del euro — es decir, un nuevo empeoramiento del conflicto entre Rusia y Ucrania y las repercusiones en la economía de la zona del euro— el CE3 tendría un rendimiento inferior”, dijo Harvey.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD