Economía

Claves para resistir la estanflación llevan a los inversionistas a mercados emergentes

En las economías emergentes estarían los antídotos para la estanflación: crecimiento más rápido, política acomodaticia y rendimientos ajustados a la inflación

Un comprador adquiere productos en un mercado al aire libre en el barrio de Tijuca de Río de Janeiro, Brasil, el martes 5 de abril de 2022.
Por Marcus Wong, Karl Lester y Netty Ismail
15 de agosto, 2022 | 08:30 PM

Lea esta historia en

Portugués o enInglés

Bloomberg — Por primera vez en cuatro décadas, los inversores de EE.UU. y de otras economías ricas están buscando una estrategia de cartera que pueda ganar contra la elevada inflación y la recesión al mismo tiempo.

Nadie sabe qué forma tomará ese libro de jugadas de la estanflación, pero una cosa parece segura: incluirá algunos activos de los mercados emergentes.

Las acciones y los bonos de los países más pobres se han hundido este año en medio del endurecimiento de la Reserva Federal y de los precios al consumo desbocados, y podrían venderse aún más si la economía mundial se estanca. Sin embargo, es en las economías emergentes donde existen antídotos para la estanflación: crecimiento más rápido, política acomodaticia y rendimientos ajustados a la inflación. Esto puede abrir oportunidades en todo tipo de activos, desde la renta variable india hasta la moneda brasileña y los bonos chinos.

PUBLICIDAD

“La estanflación obligará a los inversores a buscar focos de crecimiento en el mundo, y los mercados emergentes serán los primeros en la fila, especialmente los más inmunes al debilitamiento de la demanda mundial”, dijo Trinh Nguyen, economista senior de Natixis SA. “Los países que tienen enormes mercados internos en crecimiento que no sólo protegen sus economías de una recesión mundial, sino que se benefician de ella, lo harán especialmente bien”.

La probabilidad de una recesión en EE.UU. se ha disparado al 50% por segunda vez desde la crisis financiera de 2008. La inflación en la mayor economía del mundo ha dado señales de haber tocado techo, pero se espera que se mantenga muy por encima del objetivo de la Fed del 2% al menos hasta 2024. En el Reino Unido y el resto de Europa, los precios al consumo siguen subiendo, mientras que una crisis energética hace probable la contracción económica.

Es un territorio desconocido para una generación de operadores. Desde 1982, los riesgos de crecimiento e inflación han ido de la mano, mientras que las recesiones reseteaban las economías con precios más bajos. Pero ahora, los índices de precios al consumo y el crecimiento se han desacoplado, empeorando ambos simultáneamente y exigiendo un paradigma comercial totalmente nuevo.

PUBLICIDAD

Los temas clave de dicha estrategia, según los gestores de dinero, serán:

Héroes del crecimiento interno

Mientras que la estanflación en EE.UU. y Europa puede dificultar las economías en desarrollo que dependen de las exportaciones, podría poner en ventaja a las naciones con una fuerte demanda de consumo interno y menos dependencia de los mercados occidentales. Esto beneficiaría a los países con empresas centradas en el ámbito nacional, y la India destaca en este sentido. Se prevé que este país, que solo obtiene el 12% de su producto interno bruto de las exportaciones, sea el que más crezca entre las principales economías en 2023. Su mercado de valores es uno de los pocos que ha registrado un avance este año.

Menos globalización, por favor

En general, los países que ofrecen algún tipo de aislamiento relativo de las economías occidentales suelen atraer el interés de los inversores. Esto podría traducirse en una menor vulnerabilidad a la inflación importada, una menor necesidad de capital extranjero o una divergencia en la política monetaria. Sue Trinh, responsable de estrategia macroeconómica para Asia en Manulife Investment Management, señala como ejemplos Indonesia, Malasia y Vietnam. Los inversores ya han comenzado a favorecer los bonos en dólares de estas naciones, enviando sus primas de riesgo soberano a los niveles más bajos en siete, nueve y dos meses, respectivamente.

“Las economías más aisladas del choque negativo de la demanda son las exportadoras netas de alimentos y energía, las que dependen menos del capital extranjero y las que todavía tienen espacio político”. dijo Sue Trinh. “Las economías más capaces de mitigar el choque negativo de la oferta tendrán un peso relativamente menor de los alimentos y la energía en sus índices de precios al consumo y cestas de importación”.

El estímulo no ha muerto

El sesgo de China hacia una política monetaria más relajada, un tema popular para los inversores mundiales desde principios de año, puede resultar aún más convincente. El retroceso de la inflación en las fábricas, el colapso del sector inmobiliario y una frágil recuperación empañada por los estallidos de Covid mantienen a los responsables políticos comprometidos con una mayor relajación. Esto hace que los diferenciales de la deuda soberana china, que se acercan a los 200 puntos básicos sobre los bonos del Tesoro, frente a una media histórica de 135 puntos básicos, parezcan una ganga.

“Existe la posibilidad de que algunos mercados emergentes, aunque no todos, obtengan mejores resultados si la estanflación afecta a las naciones desarrolladas”, afirmó Eugenia Victorino, directora de estrategia para Asia de SEB AB. “China, un impulsor clave de los mercados emergentes, será el único que aplique una política de apoyo en medio del sesgo de endurecimiento en todo el mundo”.

PUBLICIDAD

Ventaja de los grandes rendimientos

Brasil es un oasis en América Latina, un continente en el que el ambiente general es de pesadumbre por la persistente inflación y la restricción del crecimiento provocada por el endurecimiento de las políticas. El crecimiento de los precios al consumo del país cayó en julio, en respuesta a uno de los ciclos de subidas más agresivos de los mercados emergentes. Esto ha dejado a Brasil con un rendimiento real de 3,68 puntos porcentuales, la tasa más alta ajustada a la inflación entre los países seguidos por Bloomberg.

Dado que la estanflación podría dejar a la mayoría de los países con tipos reales anémicos, el rendimiento de Brasil es un atractivo potencial para los operadores de carry trade. China y Vietnam también pueden encontrar una ventaja en sus rendimientos positivos.

Pero nada de esto significa que los mercados emergentes sean inmunes a la estanflación en las economías avanzadas. De hecho, será un golpe para la clase de activos en general, provocando salidas de cartera y enviando a los inversores a la seguridad del dólar. Pero incluso en esta situación, el único lugar en el que los inversores pueden obtener algo de crecimiento, estímulo y rendimiento es el mundo en desarrollo.

PUBLICIDAD

“Es improbable que un choque de estanflación mundial propiamente dicho salve a los mercados emergentes, pero en la medida en que los riesgos de estanflación son un espectro, las oportunidades de los mercados emergentes pueden ayudar a cubrir los riesgos de los mercados desarrollados”, dijo Vishnu Varathan, jefe de economía y estrategia del Banco Mizuho.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD