Bloomberg Green

Tiendas “cero desperdicio” están ayudando a clientes a reducir su uso de plástico

Estos minoristas venden principalmente a granel o con envases compostables a clientes que llevan contenedores reutilizables. En los últimos años se han abierto cientos de tiendas de esta naturaleza en EE.UU.

Imagen del Tare Market
Por Hannah Wallace
20 de agosto, 2022 | 07:38 PM
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — El camino de Amber Haukedahl hacia lograr no generar desperdicios con sus compras comenzó con un cepillo de dientes.

Hace cuatro años, Haukedahl, una bióloga de Minneapolis, decidió reducir su consumo de plástico, invirtiendo en alternativas para su casa como bolsas de compras, servilletas no descartables y cubiertos de bambú. Pero cuando buscó comprar un cepillo de dientes de bambú, las únicas opciones que encontró estaban en Amazon (AMZN), cuyos envoltorios “hubieran hecho que no valiera la pena”.

En consecuencia, decidió convertirse en la minorista que estaba buscando. En 2018 fundó Tare Market, una tienda de comercio electrónico que vende productos como cubiertos reutilizables, paños lavables para la cara e hilo dental compostable en envases sin plástico, y los envía en cajas recicladas y embalajes compostables.

PUBLICIDAD

Un año después, Tare abrió su primer local físico tras una exitosa campaña de crowdfunding online.

Como directora de talleres sobre cómo llevar una vida sin residuos, Haukedahl ya conocía a muchos clientes potenciales. “La gente dice: ‘Quiero vivir así, pero no tengo tiempo para buscar los mejores productos ecológicos’”, dice.

Tare, que abrió su segundo local en Minneapolis en abril, forma parte de un grupo creciente de “tiendas de cero residuos”, minoristas que venden principalmente a granel o con envases compostables a clientes que llevan contenedores reutilizables. Desde 2015, se han abierto cientos de tiendas de cero residuos en Estados Unidos, según Celia Ristow, que sigue el crecimiento del sector en su blog Litterless.

PUBLICIDAD

California cuenta con Fillgood en Berkeley, Re-up Refill Shop en Oakland y Homebody Refill en Sebastopol. Seattle cuenta con Scoop Marketplace y Mimi’s Zero Waste Market. Portland, Oregón, tiene Realm Refillery y Mama & Hapa’s Zero Waste Shop. La ciudad de Nueva York tiene The Filling Station y A Sustainable Village en Manhattan, además de Precycle en Brooklyn. Incluso Poland, Ohio, una ciudad de menos de 3.000 habitantes, tiene una tienda de residuos cero llamada Sustaining Bliss.

A medida que un mayor número de estadounidenses se sienten existencialmente angustiados por todo tipo de cosas, desde las montañas de basura en el océano hasta los microplásticos en nuestro torrente sanguíneo, muchos rechazan los plásticos de un solo uso y hacen que minoristas como Tare estén cada vez más de moda.

Amber Haukedahldfd

Trae tus propios contenedores, bolsas y cajas

Para una tienda que vende 135 artículos de alimentación a granel, Tare mantiene un diseño elegante y minimalista. En lugar de hileras de alimentos envasados individualmente, la tienda de 1.000 pies cuadrados cuenta con docenas de contenedores a granel, donde los compradores pueden llenar sus propios recipientes -o coger un contenedor “donado”- con todo tipo de productos, desde avena orgánica hasta lentejas rojas. En lugar de jarras de plástico de detergente para la ropa, jabón de platos y jabón de manos, Tare ofrece cada uno de ellos en un dispensador, al igual que productos de belleza como el aceite de argán, el aceite de jojoba y el aloe vera. Entre los productos a granel, las estanterías de la tienda están artísticamente apiladas con productos como las toallas de franela de Marley’s Monsters, las pastillas de pasta de dientes y, sí, los cepillos de dientes de bambú. Los envases de todos los artículos envueltos individualmente son biodegradables.

Aparte de la lista de Ristow en Litterless, no existe un seguimiento centralizado de las tiendas con cero residuos en Estados Unidos. Pero cada vez hay más pruebas de que los consumidores exigen menos envases. Kaela Martins, directora de programas medioambientales de la Asociación de Líderes de la Industria Minorista, señala tiendas como REI, que ha eliminado los sobres de plástico sellados que utilizaba para el envío de prendas individuales, así como una asociación entre CVS Health y la empresa de riesgo Closed Loop Partners para probar opciones de embalaje reutilizable. Las principales cadenas de supermercados de Europa y Estados Unidos están tomando medidas similares: Algunos establecimientos de Carrefour en Francia y de Kroger en EE.UU. se han adherido al servicio Loop de TerraCycle, que proporciona y limpia contenedores de vidrio y metal reutilizables para los compradores.

Jennifer Bartashus, analista de comercio minorista de Bloomberg Intelligence, señala concretamente la proliferación de tiendas sin envases en Europa, donde esta tendencia lleva una década ganando adeptos gracias, en parte, a una larga tradición de mercados al aire libre. “Sólo hay un determinado segmento de clientes con el que este formato va a resonar”, dice Bartashus. “Pero creo que este tipo de tienda tiene definitivamente atractivo”.

El interés de los consumidores está incluso estimulando una industria artesanal de talleres para ayudar a los empresarios a satisfacer la demanda. “Recibo correos electrónicos cada semana de personas que están interesadas en abrir una tienda de cero residuos”, dice Haukedahl. Desde 2014, la empresa berlinesa Original Unverpackt ofrece un curso de 190 euros (US$193) sobre cómo abrir una tienda sin envases. En Estados Unidos, Haukedahl señala a los interesados el mercado Scoop de Seattle, cuya rama educativa ofrece un taller gratuito de tres partes sobre la apertura de una tienda de cero residuos, así como una clase de 10 módulos por US$3.500. Dos años después, la propietaria de Scoop, Stephanie Lentz, afirma que 45 personas han seguido la versión de pago.

PUBLICIDAD
Imagen del Tare Marketdfd

Limitaciones para llegar a residuos cero

Cuando Brittany Snipes decidió abrir una tienda de cero residuos en Portland este año, había modelos en los que fijarse. Esta emprendedora de 29 años y su novio, Ryan Knowles, de 27, querían modelar su tienda, Realm Refillery, al menos en parte, a partir de otras dos tiendas libres de plástico: Nada, en Vancouver, y Refillery, en Edimburgo. Ambas son tiendas de comestibles con secciones de cuidado personal, además de vender productos secos.

Desde su apertura en mayo, Snipes y Knowles dicen que el negocio ha sido rápido. Además de los productos secos a granel, y de los productos agrícolas y el pan de una querida panadería cercana, Realm Refillery cuenta con una barra de frío con productos locales favoritos, como el kimchi de Choi, el hummus de Trazza y el chucrut vegano de Fermenter. Una ley de Oregón prohíbe a los clientes traer sus propios recipientes de comida, pero por 2 dólares cada uno los clientes de Realm pueden alquilar tarros de cristal a perpetuidad. (Snipes y Knowles también participan activamente en los esfuerzos por cambiar la ley).

Los costos de puesta en marcha no son el único obstáculo para los minoristas de cero residuos. Las tiendas de comestibles ya son un negocio con márgenes notoriamente bajos, las tiendas pequeñas tienen menos poder adquisitivo y los productos sensibles al medio ambiente tienden a ser más caros de por sí. Esto hace que la fidelidad de los clientes sea especialmente importante.

PUBLICIDAD

“Si uno frecuenta una tienda de residuos cero, es probable que tenga un sistema de creencias que respalde con su comportamiento de compra y esté dispuesto a gastar dinero para apoyar esa causa”, dice Bartashus de Bloomberg. También afirma que los costos más elevados para los consumidores podrían compensarse comprando cantidades más pequeñas con más frecuencia, en lugar de almacenar productos envasados.

La diversificación también ayuda. Realm, por ejemplo, atribuye su éxito a la venta de artículos para el hogar y el cuidado personal. “Esos márgenes de beneficio son más altos, así que nos han ayudado a equilibrarlo”, dice Snipes, que también está planeando introducir comida para llevar, otra oferta de mayor margen. “Queremos hacer empanadas, albóndigas, pizza congelada, pero en una bolsa de papel con doble forro”, dice.

PUBLICIDAD
Imagen del Tare Marketdfd

Sin embargo, el mayor reto para las tiendas de cero residuos es estar a la altura de su misión, lo que a menudo significa dar prioridad a las soluciones frente a la búsqueda de la perfección. Algunas tiendas de cero residuos siguen vendiendo artículos envueltos individualmente, aunque a menudo en envases compostables, y algunos clientes pueden comprar docenas de bolsas o contenedores reutilizables, que son intensivos en carbono. Los alimentos más frescos también pueden (contraintuitivamente) conducir a un mayor desperdicio de alimentos, aunque algunas tiendas están haciendo esfuerzos -como con las donaciones de alimentos- para contrarrestar esto. Por último, aunque las personas que compran en tiendas de residuo cero evitan el plástico, la mayoría de los productos de consumo y muchas marcas comerciales de alimentos siguen utilizando envases de plástico. Incluso el comprador con más conciencia climática tendrá dificultades para evitarlo por completo.

Sin embargo, si se pregunta a los propietarios y defensores de las tiendas de residuo cero, dirán que se trata más de empezar a cambiar el comportamiento que de presentar una panacea. Y hay muchas pruebas de que se pueden cambiar los hábitos. “En todo el país, la gente se ha acostumbrado a llevar sus propias bolsas”, dice Bartashus. “Así que enseñarles a llevar un contenedor puede no ser un paso difícil”.

PUBLICIDAD