Brasil en español

Reelección de Bolsonaro dependería de la moderación de su discurso: encuestadora

La aprobación de la administración de Bolsonaro ha mejorado de una forma lenta pero constante este año y ahora se acerca al 30%, según Ipec

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, habla durante la Convención Nacional para formalizar su candidatura a un segundo mandato, en el Gimnasio Maracanazinho en Río de Janeiro, Brasil, el domingo 24 de julio de 2022.
Por Walter Brandimarte
24 de agosto, 2022 | 09:08 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — La capacidad del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, para ganar terreno entre los votantes a menos de seis semanas de las elecciones en Brasil dependerá en gran medida del impacto de las medidas de alivio económico y de su habilidad para moderar su retórica, según la encuestadora líder Ipec.

La aprobación de la administración de Bolsonaro ha mejorado de una forma lenta pero constante este año y ahora se acerca al 30%, un umbral por encima del cual presidentes anteriores han sido reelegidos, dijo este miércoles Marcia Cavallari, presidenta ejecutiva de Ipec, en un evento organizado por Bloomberg en São Paulo.

El líder conservador, que en encuestas recientes va a la zaga de Luiz Inácio Lula da Silva por más de 10 puntos porcentuales, ha logrado que se apruebe un paquete de ayuda de US$8.000 millones para aliviar el impacto de la inflación en los más pobres, así como recortes de impuestos de combustible que benefician en gran medida a la clase media.

PUBLICIDAD

Si bien las encuestas han comenzado a reflejar el impacto de esas medidas, estas aún no están completamente integradas, dijo Cavallari, y agregó que los titulares a menudo obtienen un impulso de popularidad durante el periodo de publicidad gratuita en televisión y radio que comienza el viernes.

“Los últimos movimientos que hemos visto reducen en gran medida la posibilidad de que la elección se decida en la primera vuelta”, dijo. “Necesitamos ver si Bolsonaro podrá crecer tanto como lo han hecho otros presidentes”.

En Brasil, para ganar, un candidato necesita recibir más de la mitad de los votos válidos, que descuentan los votos anulados y los emitidos en blanco. Si eso no sucede en la primera ronda de votación el 2 de octubre, se realizará una segunda vuelta el 30 de octubre entre los dos candidatos principales.

PUBLICIDAD

El desempeño de Bolsonaro también dependerá de su propia voluntad de moderar la retórica agresiva que se convirtió en su sello distintivo. Encuestas, incluidas algunas dirigidas por su equipo de campaña, muestran que los ataques frecuentes a las autoridades electorales o al sistema de votación electrónica del país generalmente le cuestan al presidente valiosos votos de los brasileños moderados.

“Necesitamos ver qué tan agresivas serán las campañas. La gente no quiere eso, no quiere que esto se convierta en una guerra”, dijo Cavallari. “Eso podría incluso llevar a los brasileños a cambiar sus votos para cerrar la elección en la primera vuelta”.

A diferencia de las elecciones pasadas, los brasileños han decidido en gran medida por quién votarán, incluso cuando faltan semanas para la votación, según Cavallari, quien ha trabajado con encuestas durante más de 40 años. Lula y Bolsonaro tienen un 80% combinado de intenciones de voto en la mayoría de las encuestas, y todos los demás retadores no superan los dos dígitos. Si bien el expresidente de izquierda todavía lidera las encuestas de segunda vuelta por al menos 10 puntos porcentuales, su brecha con Bolsonaro también se ha ido reduciendo.

“El desafío de Lula es mantener su posición”, dijo Cavallari. “Él no puede cometer ningún error”.

PUBLICIDAD