El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain, habla brevemente con los periodistas en el Capitolio de EE.UU. después de un almuerzo con los demócratas del Senado el 17 de febrero de 2022 en Washington, DC.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Una habilidad clave del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, es evitar el pánico cuando las cosas van mal. Y comenzamos a ver lo importante que es su sangre fría para su presidencia.

En los últimos dos meses, Biden ha recibido una ola de cobertura mediática positiva vinculada a varios acontecimientos: Su iniciativa emblemática sobre el clima y la sanidad se ha convertido en ley junto con varios otros textos legislativos; los precios de la gasolina están bajando y la inflación parece haber tocado techo, mientras que el mercado laboral sigue siendo saludable; y su política exterior en Ucrania está bien considerada y ha tenido mucho más éxito de lo que nadie esperaba.

PUBLICIDAD

En el momento en que las cosas iban mal, comenzó la presión sobre Biden para que hiciera algo para dar un giro a su administración. Cuando se percibe que un gobierno tiene problemas, con frecuencia el primer cambio que hacen los presidentes es nombrar a un nuevo jefe de gabinete, y efectivamente, a finales de enero el Washington Post informó que el puesto del jefe de gabinete de Ron Klain estaba en peligro. A estas alturas, la mal vista evacuación de Estados Unidos de Afganistán aún estaba fresca en la mente de la gente. Mientras tanto, la inflación aumentaba, y el gran paquete de gastos Build Back Better (el que finalmente se convirtió en la ley de clima y salud) fue declarado muerto en repetidas ocasiones.

Sin embargo, Biden no hizo nada. Es de suponer que sabía que el caso contra Klain era débil y que su administración estaba razonablemente bien organizada y dirigida. Así que mantuvo a Klain y parece haber sido la decisión correcta.

PUBLICIDAD

Hay que hacer algunas advertencias, porque la conexión entre cómo van realmente las cosas dentro de una presidencia y cómo se perciben es a menudo floja.

Por ejemplo, el hecho de que los índices de aprobación de Biden hayan mejorado modestamente no demuestra que mantener a Klain haya sido una buena decisión. De hecho, muchas de las razones por las que los índices de aprobación de un presidente suben y bajan tienen que ver con cosas sobre las que la administración tiene poco o ningún control. Ese podría ser el caso de Afganistán, donde Biden asumió gran parte de la culpa que probablemente debería haber recaído en los expresidentes George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump. Al mismo tiempo, es posible que Biden no merezca tanto crédito por los éxitos de Ucrania: eso corresponde al gobierno y al pueblo de Ucrania.

PUBLICIDAD

La mejora de la cobertura mediática de Biden tampoco es prueba de que todo vaya bien en la administración. El tono de la cobertura mediática tiende a coincidir con los resultados, y los expertos tienden a cambiar su interpretación de los rasgos del mismo presidente en función de si las cosas van bien o mal. Si se examina más a fondo la gestión de la Casa Blanca y de la administración, la mayoría de los indicadores parecían sólidos en enero y parecen igual de buenos ahora.

Además, la administración sigue estando tan libre de escándalos como cualquier otra en los últimos 50 años, hasta el punto de que los escandalosos han tenido que recurrir a uno de los hijos del presidente, y no al personal de la Casa Blanca o a figuras del poder ejecutivo, para encontrar algo que masticar. Es difícil saber cuánto mérito debe tener un presidente por un Congreso productivo, pero ciertamente ha habido bastantes éxitos legislativos, especialmente teniendo en cuenta las escasas mayorías demócratas en ambas cámaras. En enero, se culpó a Klain de lo que se decía era una mala relación de la Casa Blanca con el senador de Virginia Occidental Joe Manchin que supuestamente estaba hundiendo la agenda legislativa. Supongo que no.

PUBLICIDAD

Incluso cuando las cosas no iban a favor de Biden, las filtraciones negativas y las luchas internas en los medios de comunicación parecían estar muy por debajo del promedio de una administración. Ahora que las cosas van mejor, esas tensiones han disminuido, como suele ocurrir cuando las cosas van bien.

Si las políticas de Biden acaban fracasando o los demócratas son vapuleados en las elecciones de mitad de mandato, o incluso si los acontecimientos que escapan a su control empiezan a acumularse, muchas evaluaciones del presidente y su jefe de gabinete volverán a ser negativas. Pero Klain ha sido un jefe de gabinete de primera clase, y Biden merece el crédito por seguir con un equipo que estaba haciendo un buen trabajo incluso cuando eso no era tan obvio para los de afuera. Ese es el tipo de habilidad presidencial que puede dar sus frutos en el futuro.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.