El presidente ruso
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Incluso mientras sus tropas se retiraban en desorden del este de Ucrania la semana pasada, Vladimir Putin abrió un nuevo frente en su guerra contra Occidente: una “batalla por la supremacía cultural”. El presidente ruso declaró que su principal objetivo en política exterior sería liderar una contraofensiva mundial contra la “imposición de puntos de vista neoliberales por parte de una serie de Estados”.

Afirmó que Rusia está especialmente capacitada para esta tarea porque puede ofrecer al mundo una alternativa al liberalismo. “Siglos de historia han dado a Rusia un rico patrimonio cultural y un potencial espiritual que la han colocado en una posición única para difundir con éxito los valores morales y religiosos tradicionales rusos”, decía la declaración.

PUBLICIDAD

Esto le sonará terriblemente familiar a cualquier lector de la historia rusa reciente. Hace cien años, los líderes de la nueva Unión Soviética hicieron afirmaciones similares de una visión del mundo centrada en Moscú para desafiar al liberalismo. Como comunistas, enmarcaron la contienda en términos socioeconómicos; orgullosamente impíos, era poco probable que invocaran los valores religiosos rusos. No por ello dejó de ser una “batalla por la supremacía cultural”.

Putin, que tiende a recordar la época soviética con gafas de color rosa, parece haber olvidado por qué su bando perdió esa batalla: No tenía suficiente armamento. Y su Rusia está aún menos equipada para la lucha. Parafraseando a Oscar Wilde (o a Shakespeare, o a Mark Twain), no se debe participar en una batalla por la supremacía cultural cuando se está desarmado.

PUBLICIDAD

Crecí en la India en la década de 1970 y tuve la oportunidad de presenciar la contienda, y recuerdo cómo y por qué perdieron los soviéticos, a pesar de que el campo estaba inclinado a su favor. Aunque nominalmente no estaba alineada en la Guerra Fría entre Washington y Moscú, Nueva Delhi se inclinaba fuertemente hacia el lado soviético. Al fin y al cabo, la URSS había apoyado a India en su rivalidad regional con Pakistán, apoyado por Estados Unidos, proporcionándole armas, conocimientos industriales y comercio en condiciones favorables. Se animó a los indios a mirar a Occidente, y especialmente a Estados Unidos, con recelo, incluso con hostilidad, mientras que a los rusos había que considerarlos amigos.

También se nos disuadió de consumir productos occidentales: Las restricciones a la importación mantenían a la mayoría de las marcas estadounidenses fuera de alcance, por lo que la desventaja soviética en ese ámbito no era tan grande como podría haber sido. Nunca pudimos comparar los coches de Ford y General Motors con los cacharros de Lada y Volga, por ejemplo.

PUBLICIDAD

Pero cuando se trataba de productos culturales, la desventaja soviética no podía ocultarse. Los indios, especialmente los jóvenes como yo, consumíamos literatura, música, cine y moda occidentales. Aunque Moscú enviaba cantidades de libros a la India -traducidos a las lenguas indias y vendidos a precios muy subvencionados-, nunca ganaron mucho caché entre mi grupo. No había un equivalente soviético de los Hardy Boys o Betty y Verónica. Incluso los que se inclinaban por la literatura más seria encontraban que las ofertas soviéticas tendían a disminuir bruscamente después de Pushkin y Chekov. (Sin embargo, leíamos autores rusos prohibidos por Moscú, como Solzhenitsyn).

Mi colección de álbumes de rock y pop no tenía representación soviética, no existían las zapatillas deportivas soviéticas y, aunque el canal de televisión estatal indio emitía obedientemente películas soviéticas, las salas de cine locales ofrecían las mucho más populares de Hollywood. Como resultado de esta exposición a la cultura occidental, en general admirábamos los estilos de vida occidentales, que estaban impregnados de valores liberales.

PUBLICIDAD

Todo esto ayudó a Occidente, y especialmente a Estados Unidos, a ejercer un poder blando en la India que los escuadrones de MiG-21 o la tecnología de fabricación soviética no podían igualar. Y en mi ciudad natal, la ciudad portuaria de Visakhapatnam, no se nos escapaba que los ingenieros soviéticos destinados a la planta siderúrgica local estaban tan entusiasmados como nosotros con los discos de rock y los jeans americanos.

Si la contienda cultural parecía entonces unilateral, ahora lo es a niveles absurdos. La Rusia de Putin ha producido pocos productos culturales, si es que alguno, de importancia. En un mundo mucho más receptivo al entretenimiento no anglosajón, no hay telenovelas rusas famosas, ni la moda del R-Pop. Rollywood no existe. RT, el canal de “noticias” de 24 horas del Kremlin, ofrece a sus espectadores y oyentes un universo paralelo de teorías conspirativas y mentiras descaradas, pero ha ganado poca tracción.

PUBLICIDAD

Si Rusia se ve empequeñecida por países como Corea del Sur y Turquía en el ámbito cultural, Moscú tiene poco que ofrecer fuera de él. A diferencia de los líderes soviéticos a los que idolatra, Putin no tiene ninguna ideología socioeconómica que transmitir al resto del mundo. Aparte del material militar, ningún producto o servicio ruso es codiciado por nadie. (Y el daño causado por el equipo militar de Estados Unidos y la OTAN también ha disminuido el atractivo del armamento ruso). Los indios pueden estar contentos de comprar petróleo ruso a precio reducido, pero son aún más prooccidentales que los que crecieron en los años 70.

El poco poder blando que tenía Rusia -en su mayor parte producto de la lengua y la historia compartidas, y necesariamente confinado a su vecindario inmediato- se ha visto muy socavado por la invasión de Ucrania por parte de Putin. La guerra también ha dejado vacía su invocación de los valores morales rusos.

PUBLICIDAD

Y no importa llevar la lucha a Occidente, puede que Putin ni siquiera sea capaz de ganar la contienda cultural en su propio patio trasero. De manera reveladora, el rapero y el empresario pro-Putin que se hicieron con la red de franquicias de Starbucks la están sustituyendo, no por salones de té rusos, sino por una imitación barata del original.

La Rusia de Putin ni siquiera tiene el poder blando de un Frappuccino.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.