Economía

Los mercados asiáticos libres de estanflación dejan atrás los caprichos

Los mercados emergentes de Asia se empiezan a beneficiar de una inflación débil y de la acumulación de divisas

La mayor empresa tecnológica de Indonesia se disparó en su primer día de cotización tras recaudar 1.100 millones de dólares en una de las mayores ofertas públicas iniciales del mundo este año.
Por Garfield Reynolds, Marcus Wong y Michelle Jamrisko
18 de septiembre, 2022 | 01:26 PM

Aunque ningún mercado ha salido indemne este 2022, países como Indonesia, Corea del Sur y Filipinas están cosechando los frutos de 25 años de preparación para que no se repitan las turbulencias que desencadenaron la crisis financiera asiática a finales de la década de 1990. Incluso cuando el dólar ha subido, las divisas de los países emergentes de Asia se están comportando mejor que los refugios tradicionales, como el yen y el euro. Los bonos de la región se están destacando raramente en un año que llevó a la deuda mundial a su primer mercado bajista en una generación.

Asia se está beneficiando tanto de la buena gestión como de la buena suerte. La inflación es más débil que en gran parte del mundo, y los responsables políticos locales no sólo han acumulado reservas de divisas récord, sino que también han sido moderados en su utilización. La prudencia fiscal y la gestión de la crisis han sido la norma, y aunque esas reservas se han reducido al ritmo más rápido registrado, siguen siendo más altas que a finales de la década pasada.

Fuente: Bloombergdfd

“Los países emergentes de Asia están a la cabeza en la carrera por mantener la inflación baja”, dijo el economista jefe de Swiss Re, Jerome Haegeli. “Los países que puedan evitar condiciones similares a la estanflación -y actualmente creemos que la mayoría de Asia lo hará- podrían ganar competitividad”.

PUBLICIDAD

El rendimiento en lo que va de año puede haber dado cierta justificación a los inversores alcistas en Asia emergente. El índice Bloomberg de bonos asiáticos emergentes registró pérdidas totales de alrededor del 9% este año, comparativamente mejor que el indicador de bonos del Tesoro de EE.UU., que registró pérdidas del 11%, o el barómetro global de mercados emergentes que cayó más del 16%.

Esto ha llevado a los inversores mundiales a volver a centrarse en Asia. India e Indonesia registraron entradas netas de bonos extranjeros en agosto, su primera adición en al menos seis meses, mientras que los fondos globales se volcaron a la deuda tailandesa por primera vez desde mayo. El posicionamiento de los bonos extranjeros aún no ha recuperado los niveles anteriores a la crisis en la mayoría de las economías asiáticas, lo que sugiere que hay menos probabilidades de que se produzca una salida de capitales, incluso si las condiciones macroeconómicas se vuelven a endurecer, afirma Galvin Chia, estratega de Natwest Markets en Singapur.

Haegeli, de Swiss Re, señala que los precios de fábrica relativamente más bajos en Asia son un indicador clave de una mejor perspectiva para la región. Esto se debe, en parte, a que la región ha tenido la suerte de evitar lo peor de las crisis de los precios de las materias primas, ya que Asia oriental depende menos de la energía de Rusia o del trigo de Ucrania.

PUBLICIDAD

Las reservas de divisas que las economías asiáticas han acumulado han contribuido a amortiguar el impacto de las turbulencias de los mercados este año, que han provocado las mayores salidas de capital desde hace al menos una década. Se ha producido una cierta alarma a medida que se reducían las reservas, pero siguen estando por encima de donde se encontraban a finales de 2019. Las tenencias combinadas de Asia emergente están en US$2,6 billones, después de alcanzar un máximo de más de US$2,8 billones en octubre.

Fuente: Bloombergdfd

“La deuda pública y privada ha aumentado considerablemente, el gasto fiscal se ha incrementado, el aumento de las importaciones de materias primas se está comiendo los superávits por cuenta corriente y los tipos de interés reales son negativos, lo que implica una menor protección contra las salidas de capital”, dijo Alexander Wolf, jefe de estrategia de inversión en Asia del Banco Privado JPMorgan en Singapur.

El sudeste asiático, en particular, está mostrando cierta resistencia macroeconómica, con los PMI manufactureros que señalan una expansión en esas naciones, en contraste con las contracciones de Corea del Sur y Taiwán. Los problemas que afectan al norte de Asia -especialmente a los gigantes de China y Japón- podrían ser el talón de Aquiles de la región. La métrica de JPMorgan para juzgar la vulnerabilidad de los países, basada en los niveles de la cuenta corriente, las reservas de divisas y las reservas de rendimiento, muestra que Tailandia y Japón se encuentran entre los más débiles, y que China, Corea del Sur e India están en el siguiente nivel más débil.

Siete de las 30 principales economías resultaron ser menos vulnerables a los aterrizajes bruscos, y entre ellas se encuentran Indonesia, Malasia, Taiwán, Filipinas e India, según los analistas de Nomura, incluido Rob Subbaraman.

No cabe duda de que la estrategia de China de “Covid-Cero” ha pesado en las perspectivas internas, así como en la demanda de exportaciones de la región. Y parte de esta debilidad se ha visto en la depreciación del yuan, que cruzó el nivel psicológico de 7 frente al dólar la semana pasada. Sin embargo, China ha adoptado medidas de flexibilización fiscal y monetaria para suavizar cualquier posible aterrizaje brusco de la economía, y los datos recientes de agosto sobre producción industrial, ventas minoristas e inversión en activos fijos muestran signos incipientes de recuperación.

PUBLICIDAD