Vladimir Putin
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Desde el inicio de la guerra de Rusia contra Ucrania, la pregunta crucial no ha cambiado: ¿Puede Vladimir Putin ser derrotado a un costo aceptable? A pesar de todo lo que sabemos ahora sobre la incompetencia militar de Rusia y el valor y la habilidad de las fuerzas ucranianas, la respuesta sigue siendo incierta.

Esto nos lleva a una conclusión incómoda, que el presidente Joe Biden no mostró ningún rastro de comprensión en su discurso del miércoles en las Naciones Unidas: La planificación del final de este conflicto debe sopesar los resultados decepcionantes, incluso vergonzosos, en aras de evitar los catastróficos.

PUBLICIDAD

La idea de una rampa de salida para Putin resulta repugnante para muchos, y, por ahora, totalmente innecesaria. Ucrania está ganando. ¿Por qué ayudar a Rusia a arrebatar una victoria parcial de las fauces de la derrota?

El coro de “Ucrania debe ganar” nunca establece claramente lo que implica realmente la derrota de Rusia. Tal vez signifique que Rusia es empujada de vuelta a sus fronteras anteriores a 2014 y que luego simplemente se resigna. O tal vez la humillación de Putin haga estallar la oposición interna y sea destituido; su sucesor sea alguien con quien Occidente pueda hacer negocios; las pretensiones de Rusia de alcanzar el estatus de superpotencia se derrumben; y se reconozca y acepte su degradación a un estatus de segunda categoría.

PUBLICIDAD

Todo esto es bueno, sin duda, y nada es imposible. Pero, por decirlo suavemente, estos futuros no están asegurados.

Mientras los gobiernos se reunían para la reunión de la ONU, Putin anunció su intención de prolongar la guerra con una “movilización parcial” que, a su debido tiempo, pondrá en marcha otros 300.000 soldados. Y subrayó su amenaza de utilizar armas nucleares: “Rusia utilizará todos los instrumentos a su disposición para contrarrestar una amenaza contra su integridad territorial. Esto no es un farol”. Pronto esa noción de integridad territorial podría incluir zonas que Rusia ocupa actualmente y pretende anexionar.

PUBLICIDAD

Sigo leyendo que hay que ser consciente de las amenazas nucleares de Putin, pero no dejarse intimidar por ellas. Llámenme cobarde, pero me resulta difícil pensar en el Armagedón sin sentirme un poco intimidado, y pido lo mismo a mis líderes políticos. Si es posible, es mejor evitar que invitar a la muerte y la destrucción masivas. Por supuesto, rendirse simplemente ante tales amenazas aseguraría la derrota - pero uno puede ser intimidado racionalmente, y responder en consecuencia, sin rendirse. Eso es lo que se supone que significa la destrucción mutua asegurada.

¿Estoy exagerando el peligro? ¿No se disuadirá Putin de usar armas nucleares si se le amenaza con una respuesta proporcionalmente drástica? De nuevo, tal vez, pero ¿cuál es la disuasión, exactamente? Es difícil ver cómo se pueden endurecer las sanciones, entre otras cosas porque ya están causando un gran daño más allá de Rusia. Después de haber hecho todo lo posible para apoyar a Ucrania sin poner en peligro sus propias fuerzas, ¿puede Estados Unidos amenazar de forma creíble (como algunos aconsejan) con atacar a Rusia en respuesta a un ataque nuclear táctico, y mucho menos amenazar de forma creíble con una respuesta nuclear?

PUBLICIDAD

Suponiendo que las amenazas y contraamenazas evolucionen en esa dirección, nótese una preocupante disonancia en gran parte del análisis de los cálculos de Putin. Su ataque a Ucrania fue considerado no sólo deplorable sino también imprudente. Sin embargo, se espera que analice los pros y los contras de “escalar para desescalar” como exige la prudencia. ¿Qué podría salir mal?

Los notables éxitos de Ucrania en el campo de batalla crean una oportunidad para poner fin a la guerra sin correr estos extraordinarios riesgos. Lo que se necesita ahora es un acuerdo que permita a Putin reclamar una victoria que todos los demás entiendan como una derrota. Esto podría surgir de las negociaciones en una variedad de formas diferentes. Pero imaginemos, para empezar, un alto el fuego que fije las fronteras de acuerdo con las líneas de batalla actuales, con un resultado a más largo plazo que ceda parte del territorio a Rusia mientras admite la mayor parte de la Ucrania actual a la OTAN.

PUBLICIDAD

Hasta hace poco, Putin habría considerado esto inaceptable. Ahora podría no parecer tan malo.

Por supuesto, Ucrania y sus partidarios más acérrimos también lo odiarían. Recompensar la hostilidad de Rusia con territorio y sostener a Putin en el poder parece inconcebible. Pero ha sido un grave error en todo momento que Estados Unidos y sus amigos se hayan remitido tanto al juicio de Ucrania sobre lo que está en juego y el riesgo que debe correr. Los intereses de Ucrania y sus cálculos de sacrificio justificado están alineados con los de Occidente, pero no son idénticos a ellos.

PUBLICIDAD

La mayor parte del mundo vería un resultado negociado no como podría hacerlo Ucrania, sino como una derrota saludable para Rusia. La sugerencia de que Putin se limitaría a hacer una pausa, reunir fuerzas y luego renovar sus guerras de expansión en busca de la Gran Rusia es una exageración. El curso de la guerra ha subrayado los límites del poder de Rusia, ha puesto a prueba la paciencia de sus aliados y ha cimentado la capacidad de Occidente para desafiar sus acciones. La humillación total de Putin, o su destitución del poder, no es necesaria para hacer entender esto.

Aceptar este resultado profundamente insatisfactorio reduciría el riesgo de un conflicto más amplio y catastrófico. Es un precio que merece la pena pagar.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.