Hitler
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg Opinión — Tanto los actos atroces cometidos en Bucha como las pruebas más obvias de tortura en las zonas cercanas a Járkov, recuperadas hace poco por el ejército de Ucrania, dan la sensación de que existe un afán genocida de Rusia, como el que mostraron las tropas de la Alemania nazi en los lugares que ocuparon o, por ejemplo, las tropas fascistas de Italia en Etiopía. No obstante, la misión de Vladimir Putin en Ucrania es un fiasco, justamente porque no consigue encender en los rusos el tipo de odio y autoestima que inspiraron en los alemanes e italianos Adolf Hitler y Benito Mussolini.

En la década de 1930, la población italiana era de unos 56 millones de habitantes, a diferencia de los 140 millones de la Rusia contemporánea; no obstante, las 20.000 tropas de asalto de los Camisas Negras de Mussolini se multiplicaron muy rápido hasta alcanzar las 115.000 en el período 1935-1936 para la misión de Etiopía, según escriben Pier Paolo Battistelli y Piero Crociani en “Italian Blackshirt 1935-45″. No faltaron voluntarios.

PUBLICIDAD

La población alemana, de unos 85 millones de habitantes, vio crecer a las Waffen SS (rama de combate del Partido Nazi), el ejército perteneciente al partido nazi, de unos 28.000 a 150.000 efectivos durante el primer año de la Segunda Guerra Mundial, explica George Stein en “The Waffen SS: Hitler’s Elite Guard at War, 1939-1945″, a pesar de que las tropas de las SS seguían siendo extremadamente selectivas en aquella época.

Ambos ejércitos, el alemán y el italiano, sentían celos de las tropas del partido de estos dictadores, que se enrolaban libremente por tiempos de servicios mucho más extensos que los establecidos para los soldados regulares. Ambos, Hitler y Mussolini, tenían que llegar a un acuerdo, conservando los números de las Waffen SS y de los Camisas Negras preparados para el combate y poniéndolos a las órdenes de los comandantes militares regulares en el campo de batalla. Sin embargo, hasta las tropas ordinarias, al menos las alemanas, estaban imbuidas de la doctrina nazi. Existen muchas pruebas de las barbaridades que cometían los soldados de la Wehrmacht por motivos ideológicos, aunque sus soldados reclutas no fueran miembros del partido nazi.

PUBLICIDAD

Putin solo puede soñar con el número de voluntarios que pudieron reunir los regímenes fascistas del siglo XX. Meses después de iniciada la guerra, la fuerza combinada de los batallones de voluntarios formados en las regiones rusas apenas llegaba a las decenas de miles, y era difícil decir si muchos de los voluntarios estaban motivados por el patriotismo en el sentido en que lo entienden Putin o la extrema derecha rusa. Más bien, el principal atractivo de los batallones para los hombres sanos era la promesa de salarios con los que no podían contar en sus regiones de origen. El mensaje que la empresa militar privada Wagner Group está promoviendo en sus anuncios es el de una aventura romántica y llena de testosterona como alternativa al aburrido trabajo en una fábrica, pero su promesa real también es la de unos ingresos altos y fiables. Incluso a los prisioneros que Wagner recluta para formar su ejército privado se les ofrece una cantidad considerable de dinero, además de un indulto tras seis meses en el frente.

Se podría decir que los rusos no se están uniendo a la guerra de Putin en cantidades similares a las de la Alemania nazi simplemente porque temen por sus vidas, o porque han oído historias de lo mal equipados y comandados que estaban los militares rusos, o simplemente porque Rusia no parece estar ganando. Pero también se podría argumentar que una fuerte motivación ideológica podría dejar en segundo plano estas preocupaciones. Las Waffen SS, siempre en activo, eran una fuerza totalmente voluntaria hasta bien entrado el año 1942. La creencia en la superioridad del Volk alemán y de la “raza aria” y, por tanto, en su victoria final, prevaleció durante muchos meses después de que los ejércitos de Hitler dejaran de ser imbatibles.

PUBLICIDAD

Los rusos no creen en nada por el estilo, ni tampoco odian en masa a los ucranianos. En agosto de 2022, el Centro Levada, una de las últimas encuestadoras que aún intenta obtener resultados objetivos en Rusia, informó que el 68 % de los rusos tenía una opinión positiva de los ucranianos, por debajo del 83 % en octubre de 2021, pero aun así una abrumadora mayoría, especialmente dadas las realidades de un régimen opresor. Muchos encuestados dudarían en decirle a un encuestador, que podría ser un oficial de la policía secreta o algún otro tipo de informante, que les gusta la gente contra la que el ejército ruso ha estado luchando durante los últimos siete meses.

La actitud hacia Ucrania como Estado ha sido mayoritariamente negativa desde mucho antes de la guerra, solo el 34% de los rusos simpatizaban con ella en febrero de 2019, según Levada, y eso se redujo al 23% en agosto de 2022. Eso, sin embargo, no es una base sólida para el genocidio, un soldado ruso, después de todo, tiene que disparar a ucranianos reales, no a un estado o gobierno abstracto.

PUBLICIDAD

La afinidad por el efectivo ha sido la única ideología verdadera del régimen ruso durante el gobierno de Putin. Según la última ola de la Encuesta Mundial de Valores, una pluralidad de rusos (48,8%, en comparación con el 37,9% en los Estados Unidos, supuestamente más materialistas) considera el crecimiento económico como el objetivo más importante del país. Los rusos aprendieron a ser autosuficientes en la década de 1990, cuando el paternalista estado soviético se vino abajo, y disfrutaron de esta autosuficiencia a medida que la economía del país se restablecía gradualmente. “Cada hombre y mujer por sí mismos” ha sido el lema no oficial de la nación, primero un estribillo de supervivencia, luego una receta para el bienestar. Entonces, cuando el régimen necesitaba algo parecido al renacimiento imperialista nacionalista al estilo de Mussolini o Hitler, el régimen luchó para ofrecer a sus voluntarios algo más convincente que dinero en efectivo.

Los ultranacionalistas rusos son conscientes de la escasez de ideas y relatos impactantes. El filósofo Alexander Dugin, cuya hija murió recientemente en un atentado terrorista que las autoridades rusas atribuyen a una mujer ucraniana, escribió en un artículo en el sitio web nacionalista Tsargrad.tv:

PUBLICIDAD

Rusia se encuentra en un estado de guerra ideológica. Los valores defendidos por el occidente globalista, LGBT, la legalización de las perversiones y las drogas, la fusión del hombre y la máquina, la mezcla ubicua provocada por la migración descontrolada, están indisolublemente ligados a su hegemonía militar y política y al sistema unipolar. El liberalismo occidental y la dominación militar, política y económica global de los EE.UU. y la OTAN son lo mismo. Luchar contra Occidente y al mismo tiempo aceptar (aunque sea parcialmente) sus valores, en nombre de los cuales nos hace la guerra, una guerra de exterminio, es simplemente absurdo. Nuestra propia ideología en toda regla no es solo algo agradable de tener. Si no lo desarrollamos, perderemos.

No hay nada aquí que Putin pueda discutir. Días antes de que apareciera el artículo de Dugin, firmó un “Concepto de política humanitaria” que afirma que Rusia está en una “batalla por la supremacía cultural” contra Occidente.

PUBLICIDAD

La dificultad de vender una especie de ideología pseudoconservadora posfascista a los rusos es doble. Primero, los propagandistas necesitan hacer que la gente interiorice la idea de que la guerra actual no es realmente contra los ucranianos (a quienes, recuerden, les agradan más de dos tercios de los rusos) sino contra los EE.UU. y la OTAN, que están suministrando sus armas a los ucranianos. Esa narrativa ya está muy extendida en la televisión estatal y en los canales de Telegram pro-Kremlin como una explicación de los recientes reveses rusos. Sin embargo, la falla es que no hay tropas de la OTAN sobre el terreno, y el otro apoyo que está recibiendo Ucrania era predecible antes de la invasión, por lo que la decisión de invadir parece cada vez menos defendible. Tanto Putin como Dugin han dicho que Rusia no tenía otra opción que comenzar la guerra.

Sin embargo, incluso si los rusos aceptan esta narrativa, el superviviente y el individualista que hay en ellos se preguntarán sin duda por qué tiene sentido morir en esta guerra. ¿Merece la pena el sacrificio final por la prohibición de los matrimonios entre personas del mismo sexo o de la marihuana? ¿Aceptaría una bala para evitar la “fusión del hombre y la máquina”? ¿Me importa tanto la migración mundial? Ninguna de las ideas “tradicionalistas” que Dugin, y Putin, quieren que los rusos defiendan con sus vidas son tan poderosas como las construcciones malignas que los líderes fascistas del siglo XX fueron tan buenos en inculcar en las mentes de sus naciones. Ninguno de los dos tiene el carisma necesario para evitar que la gente se haga las preguntas prácticas más básicas: “¿Por qué se supone que esto es una cuestión de vida o muerte para mí?” Y, lo que es más importante, Putin no ha logrado el impulso de las victorias militares que hicieron que la retórica de Mussolini y Hitler fuera mucho más atractiva de lo que debería haber sido.

PUBLICIDAD

En este punto del conflicto, cualquier revisión ideológica sobre la marcha parece y se siente como un intento de justificar las derrotas. Putin perdió su oportunidad de convertirse en un líder ideológico y populista hace años, cuando todavía estaba ganando.

También vale la pena recordar que, a pesar de su habilidad populista superior y su fuerte relación con millones de sus compatriotas, ni Hitler ni Mussolini terminaron gobernando el mundo, ni siquiera defendiendo con éxito el lugar de Alemania e Italia en él. Como un führer menos competente, Putin corre el riesgo de que le vaya al menos igual de mal a Rusia.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com