Un tablero del índice de acciones FTSE en el atrio de las oficinas del London Stock Exchange Group Plc en Londres, Reino Unido, el viernes 12 de agosto de 2022.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Esta semana, el colapso de los bonos ha llevado el costo promedio de los préstamos a 10 años de los países del Grupo de los Siete (G-7) a su nivel más alto en más de una década, con un rendimiento promedio que supera el 3%. El resultado podría marcar la pauta de los mercados financieros y de la economía mundial en los próximos años. Y sus conjeturas son tan malas como las mías en cuanto a la evolución de los mercados de renta fija.

El aumento de los rendimientos de la deuda pública no sólo afectará a operadores e inversores. Las empresas que buscan créditos para invertir y los compradores de viviendas que intentan pagar una hipoteca tendrán que enfrentarse a tipos de interés mucho más altos de lo que el mundo se ha acostumbrado durante gran parte del siglo XXI.

PUBLICIDAD

Esta semana, el rendimiento del Tesoro de Estados Unidos a 10 años (la referencia de los mercados mundiales de deuda) subió a su nivel más alto desde octubre de 2008. El rendimiento a 10 años de Alemania, que marca el ritmo de los mercados de renta fija de la zona del euro, alcanzó su punto más alto en más de una década. Gracias al empuje de un gigantesco paquete de recortes fiscales de un gobierno que está cumpliendo tres semanas, el rendimiento de los gilts británicos a 30 años se disparó hasta su máximo en casi un cuarto de siglo, antes de que el Banco de Inglaterra (BOE) interviniera para aliviar la presión. La subida de los costos de la deuda pública ha sido implacable.

Para los países del G-7, que comprenden Alemania, Canadá, EE.UU., Francia, Italia, Japón y el Reino Unido, el rendimiento medio a 10 años se acerca a un punto de inflexión clave. En torno al 3,15%, ya está muy por encima de la media del 1,3% observada en la última década. Y si el Banco de Japón no estuviera gastando miles de millones de yenes para mantener su rendimiento de referencia por debajo del 0,25%, esa media sería aún mayor.

PUBLICIDAD
El rendimiento de referencia entre los países del Grupo de los Siete ha superado en los últimos meses su media de dos décadasdfd

El elevado nivel actual de los precios al consumidor, que ha impulsado tardíamente a los bancos centrales a subir las tasas de interés oficiales, es un mal presagio para los rendimientos de los bonos. Tras años de mantener la inflación por debajo de sus objetivos del 2%, los guardianes de la estabilidad monetaria han sido sorprendidos durmiendo la siesta. La media actual del G-7 del 7,2% está muy por encima de la media de dos décadas del 1,7%, del nivel de una década del 1,6% o de la media de 2002-2012 del 1,8%.

La tasa de inflación media de los países del Grupo de los Siete es más del triple de su media de dos décadasdfd

La elevada inflación sugiere que los bancos centrales tendrán que endurecer aún más su política monetaria en los próximos meses para contener los precios al consumidor. El tipo de interés oficial medio del G-7 se sitúa en torno al 1,75% (aunque, una vez más, el reducido coste de los préstamos en Japón distorsiona un poco las cifras), después de haber rondado el cero en los dos últimos años. Esto no parece lo suficientemente alto como para que los precios vuelvan a estar en línea.

PUBLICIDAD
 Las tasas oficiales se han disparado este año, pero siguen siendo inferiores al aumento de la inflacióndfd

Ni siquiera hemos empezado a abordar el impacto que tendrán los elevados y crecientes costos de los préstamos en las acciones. Mientras que la renta variable ha alcanzado récords con unos costos de endeudamiento en torno a (y por debajo de) cero, el mejor consejo ahora es probablemente: “No mirar hacia abajo”. La capitalización total del mercado de valores mundial es actualmente de unos US$90 billones; aunque es un 47% más alta que cuando la pandemia de Covid-19 golpeó las economías en el primer trimestre de 2020, está un 25% por debajo de su máximo de noviembre.

“Solía pensar que si había reencarnación, querría volver como el presidente o el Papa o un bateador de béisbol de 0,400. Pero ahora quiero volver como el mercado de bonos. Puedes intimidar a todo el mundo”, dijo James Carville, asesor político del presidente Bill Clinton, al Wall Street Journal en 1993.

PUBLICIDAD

El mercado de bonos ha estado ciertamente intimidando al mundo este año. La prueba en los próximos días, semanas y meses será si la media del G-7 supera la del 3,5% que prevaleció entre 2002 y 2012, o si se acerca a su nivel de dos décadas, en torno al 2,4%. Pero parece seguro decir que no volveremos a la media del 1,3% de la pasada década en un futuro próximo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.