De qué se trata la dieta flexitariana, que busca privilegiar la ingesta de plantas pero sin eliminar otros grupos de alimentos

No es necesario ser vegano para ayudar a salvar el planeta
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — Durante años, la nutricionista Dawn Blatner tuvo dificultades para mantener una dieta vegetariana, sufriendo el ocasional antojo de un perrito caliente en un partido de béisbol o un poco de pavo en Acción de Gracias. “Siempre pensé que era una vegetariana perezosa”, dice. “Entonces encontré la palabra ‘flexitariano’”.

Eso sucedió en 2003; desde entonces, Blatner se describe a sí misma como flexitariana. “La idea de levantarse por la mañana con la intención de comer más plantas es lo que hace un flexitariano”, dice. Pero lo más importante es que “no se eliminan grupos de alimentos”.

PUBLICIDAD

El pilar central de la dieta flexitariana es comer alimentos de origen vegetal la mayor parte del tiempo, una idea que se ha puesto de moda, luego dejado de estarlo y vuelto a entrar a lo largo de los años.

Es fácil encontrar una gran cantidad de libros de cocina, blogs, recetas y estudios científicos dedicados al tema. Pero aunque las dietas basadas en plantas siempre han ofrecido beneficios espectaculares para la salud, como la disminución del riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes, también se reconocen cada vez más como una de las mejores maneras en que las personas pueden actuar para combatir la creciente crisis climática.

PUBLICIDAD

A diferencia de los llamamientos a centralizar la acción climática personal en torno al sacrificio (sin carne, sin conducir, sin volar, sin plástico) el enfoque flexitariano se distingue por ser, bueno, flexible. La gente puede probarlo sin tener que abandonar sus comidas favoritas.

No existe una definición estricta de “flexitariano”, e incluso sus orígenes son un poco confusos (algunas partes de Internet se lo atribuyen erróneamente a la propia Blatner). Desde que la American Dialect Society nombró “flexitariano” una de sus palabras del año en 2003, este estilo de alimentación se ha hecho cada vez más popular. Además, no es el único que centra las cuestiones de consumo en los alimentos de origen animal frente a los de origen vegetal. Aquí un breve resumen:

PUBLICIDAD

Veganismo: Una dieta completamente basada en plantas, sin carne, lácteos ni otros productos animales.

Vegetarianismo: Una dieta basada principalmente en las plantas, con productos lácteos y huevos, pero sin consumo de carne.

PUBLICIDAD

Pescatariano: Se consumen plantas, lácteos y huevos, pescado y otros mariscos, pero no carne.

Climatariano: Elección de alimentos basada en la reducción de la huella de carbono, principalmente evitando la carne de vacuno y de cordero.

PUBLICIDAD

Reducetariano: Reducir el consumo de carne de la forma que sea.

Flexitariano: Una dieta basada principalmente en las plantas, aunque ningún alimento está prohibido. También se denomina dieta vegetariana a tiempo parcial.

PUBLICIDAD

Hay grandes diferencias entre lo que recomiendan todas estas dietas y lo que la gente come en realidad, sobre todo en Estados Unidos. Según datos de 2020, los estadounidenses consumían unos 24 kilos de carne de cerdo, 26 kilos de carne de vacuno y 51 kilos de pollo per cápita. Esto se compara con las directrices dietéticas de EE.UU. de hasta 26 onzas de carne, aves de corral y huevos por semana (aproximadamente 85 libras al año de los tres combinados) y hasta 8 onzas de pescado.

Mientras tanto, las investigaciones se acumulan a favor de moderar el consumo de carne y lácteos. Se ha demostrado que una dieta basada en alimentos integrales y plantas “reduce el riesgo de enfermedades crónicas, como la diabetes y las enfermedades cardíacas, y de ciertos tipos de cáncer, como el de colon y el de próstata”, dice Dana Hunnes, dietista e investigadora del clima en la Escuela de Salud Pública Fielding de la Universidad de California en Los Ángeles. Si ya se padece diabetes o enfermedades cardíacas, este tipo de dieta puede revertirlas “porque es más saludable, está llena de fibra, tiene muchas vitaminas y minerales y es antiinflamatoria”, afirma.

PUBLICIDAD

También está el cuidado del planeta. El sistema alimentario es responsable de aproximadamente un tercio de las emisiones mundiales anuales, más que la fabricación de acero, la aviación y el transporte marítimo juntos. Esta estimación tiene en cuenta todo el ciclo de vida del cultivo y la producción de alimentos, incluido su transporte por todo el mundo.

La cría y la alimentación de grandes cantidades de ganado es lo que más contribuye a esa huella de carbono, y la carne de vacuno es el alimento que más contribuye al cambio climático. Cuando las vacas eructan, liberan metano, un gas de efecto invernadero más potente que el dióxido de carbono, y la cría de vacas requiere abundante tierra para los propios animales y los alimentos que consumen.

Una gran parte de esa tierra proviene de los bosques, lo que significa que los sumideros naturales de carbono están siendo eliminados para desarrollar pastos y tierras de cultivo que no son tan eficaces para absorber el carbono del aire. Según el Instituto de Recursos Mundiales, entre 2001 y 2015 se deforestaron unos 45 millones de hectáreas de tierra en todo el mundo para criar ganado, siendo la selva amazónica de Brasil una de las más afectadas.

En la lista de alimentos con alto contenido en carbono se encuentra el cordero, seguidos por el cerdo y las aves de corral, según Stephanie Roe, científica principal de clima y energía del Fondo Mundial para la Naturaleza. Los lácteos también tienen una huella relativamente alta, aunque menor que la de la carne de vacuno “porque se obtienen más calorías por unidad que con la carne de vacuno”, dice Roe. “Luego va bajando hasta llegar a las legumbres, que probablemente tienen la más baja”.

La huella climática de la carne de vacuno es casi 100 veces mayor que la de las fuentes de proteína de origen vegetal, como las judías y las legumbres, afirma el investigador del clima Marco Springmann, del Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford, lo que hace que cambiar de dieta sea una de las formas más eficaces de reducir las emisiones rápidamente.

Brian Kateman, cofundador de la Fundación Reducetariana en 2015 para abogar por la reducción del consumo de carne por razones medioambientales, señala que comer carne también conlleva un considerable consumo de agua. Una ración de 6 onzas de carne de vacuno tiene una asombrosa huella hídrica de 674 galones, según la Red de la Huella Hídrica, en comparación con los 34 galones de una taza de café y los 21 galones de una sola ración de ensalada compuesta por lechuga, pepinos y un tomate.

El principal organismo mundial en materia de ciencia climática, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), recomienda el cambio de dieta como solución climática en su último informe publicado en abril de 2022. “Cuando sea apropiado, un cambio hacia dietas con una mayor proporción de proteínas vegetales, una ingesta moderada de alimentos de origen animal y una menor ingesta de grasas saturadas podría conducir a una disminución sustancial de las emisiones (de gases de efecto invernadero)”, señala el informe.

Los científicos también declararon tener una “alta confianza” en que el cambio de dieta tiene el potencial de reducir las emisiones por el equivalente a 0,7 y 8 gigatoneladas de dióxido de carbono al año. Sin embargo, se trata de un rango muy amplio. Según Roe, el rango más plausible de ahorro climático gracias a los cambios de dieta es de entre 1,7 y 2,5 gigatoneladas de CO2 equivalente al año, lo que equivale a eliminar la mitad de la huella climática de Estados Unidos cada año.

La conclusión es que, cuando se trata de abordar la contaminación climática derivada de la alimentación, la acción individual es importante. “Si todo el mundo hace algún tipo de esfuerzo, todo suma”, afirma Hunnes.

A pesar de todas estas pruebas, los científicos especializados en el clima se han mostrado durante mucho tiempo reticentes a recomendar cambios en lo que comemos porque puede ser un tema muy controvertido. “Las conversaciones en torno a los cambios de dieta son incendiarias en ciertas partes del mundo”, dice Roe. “Los científicos se han dado cuenta de ello”.

Por ejemplo, en EE.UU. Cuando los llamamientos para aprobar un Nuevo Pacto Verde en el Congreso alcanzaron un punto álgido a principios de 2019, los republicanos lo atacaron alegando en parte falsamente que los demócratas y los activistas del clima querían prohibir efectivamente la carne. Ahora prácticamente cualquier propuesta climática atrae las mismas críticas. Cuando el presidente Joe Biden anunció su objetivo de reducir las emisiones de EE.UU. en al menos un 50% para 2030 en abril de 2021, por ejemplo, la diputada Marjorie Taylor Greene se refirió a él como “El Hamburglar” (el ladrón de hamburguesas, el personaje de McDonald’s).

No ayuda el hecho de que los alimentos con alto contenido en grasa, azúcar y sal puedan ser más apetecibles cuando la gente está estresada. Pero aquí, también, el flexitarismo tiene una respuesta. Algunas investigaciones demuestran que los cambios graduales o “pequeños” en las dietas pueden conducir mejor a la pérdida y el control del peso que los cambios más abruptos y drásticos.

Por eso Hunnes, que es básicamente vegana, describe su dieta como “basada en plantas”. El uso de un lenguaje menos rígido “anima a la gente a introducirse más en esta dieta respetuosa con el clima y la salud, sin tener que hacerlo necesariamente”. Por eso, el consejo de Blatner a quien quiera comer más plantas es sencillo: “Prueba una nueva receta vegetariana a la semana”. Así habrás probado unas 50 cosas nuevas al final del año. “Te conviertes en una persona más basada en las plantas en un flujo fácil, en lugar de ser todo vegetariano todo el tiempo”, dice.

Kateman, de la Fundación Reducetarian, lo explica quizá de forma más sencilla: “El consumo de carne no es una premisa de todo o nada”, dice. “No hay que hacerse vegano o vegetariano para contribuir a paliar la crisis climática”.

Lea más en Bloomberg.com