Imagen de Luiz Inácio Lula da Silva
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Aunque parezca mentira, el populista de derechas Jair Bolsonaro podría ser reelegido como presidente de Brasil este domingo.

La carrera, que los encuestadores creían que iba a ser ganada por el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva durante la primera ronda del 2 de octubre, se dirige en cambio a una segunda vuelta ajustada, con algunas encuestas que muestran a los dos candidatos en un empate estadístico.

PUBLICIDAD

Lula y sus aliados probablemente culparían de una derrota a Bolsonaro por el uso de las arcas públicas para aumentar su popularidad, y a la amplia campaña de desinformación dirigida a empañar a Lula como un narcotraficante corrupto que planea cerrar iglesias en todo el país.

Pero el candidato del Partido de los Trabajadores también se enfrenta a otro obstáculo más complicado: la clase media no parece quererle tanto.

PUBLICIDAD

Podría llamarse la paradoja de la izquierda. Mientras que los pobres del norte y el noreste de Brasil se mantienen sólidamente en el campo de Lula, la clase media del sur y el sureste, más prósperos, que se expandió con fuerza durante su presidencia de 2003 a 2010 gracias en parte a los programas sociales del gobierno, ha invertido sus lealtades en la derecha.

La división es evidente en la encuesta realizada la semana pasada por el diario Folha de Sao Paulo. Los votantes que ganan hasta el doble del salario mínimo, unos US$230 al mes, prefieren a Lula por un margen de 20 puntos. Pero los votantes que ganan entre dos y cinco veces el mínimo eligen a Bolsonaro por un margen de casi 10 puntos.

PUBLICIDAD

Puede que estos votantes más acomodados no sean muchos -los ingresos por persona de aproximadamente dos tercios de las familias brasileñas no superan la barrera de los dos salarios mínimos-, pero podrían inclinar una elección tan reñida como ésta.

El sesgo hacia la derecha es extraño si se tiene en cuenta que las raíces de la clase media del Partido de los Trabajadores se encuentran en una alianza entre el movimiento sindical de Brasil con partes de la iglesia católica y diversos intelectuales urbanos que lucharon contra la dictadura militar en las décadas de 1970 y 1980.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la tendencia se extiende más allá de la izquierda brasileña. Los partidos de centro-izquierda han sufrido en gran parte de Europa Occidental. Más cerca, el mexicano Andrés Manuel López Obrador, que se autodenomina agente de cambio de la izquierda, ha arremetido contra una clase media urbana que se volvió contra él en las elecciones legislativas del año pasado.

En Bolivia, el gobernante Movimiento al Socialismo del presidente Luis Arce y su predecesor Evo Morales cuenta con un fuerte apoyo entre los bolivianos indígenas de las zonas rurales, pero no tanto entre la clase media urbana no indígena. Incluso en Uruguay, el país latinoamericano que más se asemeja a los generosos estados de bienestar europeos, la clase media se volvió contra 15 años de gobierno del Frente Amplio, de centro izquierda, y hace dos años ayudó a entregar la presidencia a la centro derecha.

PUBLICIDAD

Tarso Genro, que fue presidente del Partido de los Trabajadores y ministro de Educación, ministro de Relaciones Institucionales y ministro de Justicia de Lula, sitúa los problemas de su partido entre los retos a los que se enfrentaba la “izquierda clásica” de los siglos XIX y XX, impregnada de una concepción de la lucha de clases nacida en la era industrial, cuando el lugar de trabajo determinaba en gran medida la identidad política de las personas.

Los debates políticos más relevantes hoy en día no enfrentan al proletariado con la burguesía. Las identidades sociales se estructuran ahora en torno a la raza, el género, el lugar, la religión, las preocupaciones ambientales y otros conceptos, planteando diferentes conjuntos de demandas y temores que no encajan en el viejo paradigma y desafían las soluciones simples.

PUBLICIDAD

“Bolsonaro conquistó un conjunto de contingentes sociales que están cansados de una democracia liberal que no tiene respuestas rápidas”, dijo Genro. En ningún lugar ha sido más evidente que en el atractivo político del enfoque de tierra quemada del presidente con respecto a la delincuencia, que aprovecha el profundo sentido de inseguridad de los brasileños.

Marta Arretche, politóloga de la Universidad de Sao Paulo, está de acuerdo en que las elecciones brasileñas no se decidirán exclusivamente por las cuestiones de fondo.

PUBLICIDAD

“Hay muchas pruebas de que estas elecciones no son sólo económicas”, dijo. Las cuestiones religiosas y los valores tradicionales -en favor de la familia, en contra de los homosexuales, etc.- son centrales en el discurso de Bolsonaro. También lo es la corrupción que envolvió a Lula y a su partido la última vez que estuvo en el poder. La movilización del odio por parte de Bolsonaro, dice Arretche, es fundamental: “El uso que hace Bolsonaro del miedo es impresionante.”

Pero las desgracias del Partido de los Trabajadores no son únicamente contingencias ajenas a su voluntad. De hecho, el principal desafío de Lula es posiblemente de su propio diseño, una consecuencia de lo que podría llamar con orgullo su misión: Intentando gobernar como un campeón de los pobres, se peleó con los que estaban justo por encima de la pobreza. Pero a ellos no les iba bien.

Entre 2004 y 2014, el apogeo del gobierno del Partido de los Trabajadores, los ingresos de la mitad inferior de la población aumentaron alrededor de un 35%, según Marc Morgan y Amory Gethin, del World Inequality Lab de la Paris School of Economics. Sin embargo, los brasileños que se encuentran entre el percentil 70 y el 97 de la distribución de la renta han salido mal parados. Las personas que se encuentran entre el percentil 85 y el 95 han visto disminuir sus ingresos. No son ricos, ya que ganan dos o tres veces el salario mínimo.

Arretche especula que el mero hecho de aumentar los salarios en la parte inferior podría provocar el resentimiento de los que están ligeramente por encima en la escala de ingresos. La cajera de un banco que gana unos US$700 al mes se vería obligada a pagar a una niñera US$300 por cuidar de su hijo. “Las clases medias se han enfrentado a los grupos menos privilegiados de la sociedad por su parte de la renta nacional”, escribieron Gethin y Morgan.

A medida que los recursos escasean tras la desaceleración económica que comenzó en 2014, la vida se vuelve más difícil para la clase media. Es difícil ganarse a estos votantes con la promesa de acabar con el hambre. Por el contrario, puedes cabrearlos si descartas sus problemas para centrarte en los pobres.

En 2002, Lula obtuvo el 60% de los votos de los brasileños del tercer y cuarto quintil de la distribución de la renta, señalan Gethin y Morgan, es decir, los que están mejor que el 40% de la parte baja del país, pero son más pobres que el 20% de la parte alta. En 2018, su sucesor político Fernando Haddad recibió menos del 40%. Mientras tanto, la proporción de más del 60% de los votos que el Partido de los Trabajadores cosechó entre los del quintil más pobre no cambió.

Es difícil decir qué puede hacer Lula de aquí al domingo para invertir esta tendencia. Y como ha señalado Arretche, en comparación con la “aniquilación” de la derecha moderada, el Partido de los Trabajadores sigue teniendo un notable poder de permanencia. Sin embargo, si Lula consigue ganar, la deriva de la clase media hacia la derecha seguirá siendo un problema acuciante. Para un partido cuya razón de ser es ayudar a elevar a los pobres a la clase media, representa nada menos que una amenaza existencial.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.