Jurgen Klopp, Adam Lallana y Mohamed Salah, del Liverpool, sostienen el trofeo de la Premier League para celebrar la obtención del título de liga durante la ceremonia de presentación del partido de la Premier League entre el Liverpool FC y el Chelsea FC en Anfield el 22 de julio de 2020 en Liverpool, Inglaterra.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — El debate sobre la venta del Liverpool Football Club confirma una verdad incómoda: nadie gana realmente dinero siendo propietario de un club de fútbol, sólo se beneficia de su venta.

La compañía Fenway Sports Group Holdings LLC, que también es propietaria de los Boston Red Sox de la Major League y de los Pittsburgh Penguins de la National Hockey League, está estudiando la venta del equipo inglés. Según Bloomberg News, la venta del Liverpool podría superar los US$5.000 millones, citando la estimación de un analista. Una operación de esa envergadura representaría un increíble retorno sobre los 300 millones de libras (US$345 millones) que FSG pagó en 2010. Pero sin una venta, el Liverpool sería una inversión bastante pobre.

PUBLICIDAD

Y es que el Liverpool es un club mejor gestionado que la mayoría, con un estricto control de sus costos. Pero en más de una década siendo propiedad de FSG, el equipo sólo ha obtenido un beneficio acumulado de 27 millones de libras, lo que representa una rentabilidad anualizada de sólo el 0,8%, una cifra lamentable baja cualquier punto de vista.

Por tanto, para generar algo parecido a una rentabilidad significativa, hay que vender el equipo. Por eso cambian de manos con tanta regularidad: la mitad de los equipos actuales de la máxima categoría de la Premier League inglesa tienen propietarios diferentes a los de hace una década. Los clubes se venden con la promesa de obtener mejores ganancias mañana, en lugar de basarse en la estabilidad financiera actual.

PUBLICIDAD

Incluso la familia Glazer, que durante mucho tiempo fue objeto de oprobio por parte de los aficionados cuando era propietaria del Manchester United Plc, ha obtenido una media de beneficios en efectivo de sólo el 5% anual desde que tomó el mando en 2005. Y más de la mitad de esa cifra procede de la venta de acciones.

Esto se debe a que los beneficios están estrechamente ligados al rendimiento en el campo, algo que el Liverpool demuestra muy bien. Sus años más rentables bajo el mando de FSG fueron 2018 y 2019, cuando llegó a la final de la Liga de Campeones en años sucesivos, ganando la segunda vez. En los años posteriores, aunque perjudicados por la pandemia de Covid-19, le ha costado obtener beneficios y no ha invertido tanto en su plantilla.

PUBLICIDAD

En parte como consecuencia de esa falta de inversión, el equipo está teniendo problemas de rendimiento este año, y parece estar bien alejado de la carrera por el título y corre el riesgo de no clasificarse para la Liga de Campeones del año que viene.

La efímera Superliga Europea habría eliminado ese tipo de ciclo de auge y caída adoptando un modelo más americano. Los mismos equipos habrían participado todos los años en la máxima competición paneuropea, garantizando unos ingresos estables y predecibles. También se había previsto introducir un tope salarial para contener los costos salariales, que no dejaban de aumentar. Es un cambio que atraía a los propietarios estadounidenses del Liverpool, el Manchester United y el Arsenal. Ahora que esa idea está fuera de la mesa, la perspectiva de estabilizar los ingresos debe haber parecido bastante sombría.

PUBLICIDAD

Pero entonces Todd Boehly y Clearlake desembolsaron 4.300 millones de libras a principios de este año para comprar el Chelsea FC. De repente, el momento de la venta del Liverpool parece propicio. Aunque las ganancias futuras parecen más complicadas que cuando la superliga era todavía una posibilidad realista, las valoraciones han subido a la estratosfera: el Chelsea atrajo a otros seis postores. Entre el efecto de empuje de la desaparición de la superliga y el efecto de atracción de la valoración del Chelsea, el presidente del FSG, John Henry, debe considerar que tiene sentido una venta.

Hay quienes no están tan motivados económicamente, como los propietarios estatales del Newcastle United F.C., el Manchester City F.C. y el París-Saint Germain, cuyos gobiernos se benefician del halo de ser propietarios de un equipo internacional y se considera que están haciendo un “sportswashing” (lavado del deporte), con un historial de derechos humanos menos que estelar en su país.

PUBLICIDAD

Para el resto, el problema siempre va a ser lo que ocurra después. Los nuevos propietarios del Chelsea son una empresa de capital privado que seguramente, en algún momento, también buscará una salida. Mientras persista la actual estructura de auge y caída, los equipos de fútbol europeos estarán siempre a merced de los propietarios que busquen el siguiente comprador.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.