Joe Biden
Tiempo de lectura: 4 minutos

Una administración presidencial no se mantiene inalterable de inicio a fin. Los altos cargos entran y salen por distintas circunstancias, y esto es lo que está sucediendo con la presidencia de Joe Biden. Bloomberg News ha reportado hace poco que se prevé que el máximo asesor económico de este gobierno, Brian Deese, abandonará en 2023 su puesto de director del Consejo Económico Nacional. Se sospecha que Cecilia Rouse, presidenta del Consejo de Asesores Económicos, también abandonará este cargo en 2023.

Para el actual presidente, estas bajas suponen una noticia que podría ser bien recibida. En efecto, su política económica precisa imperiosamente de una renovación luego de ajustarse con excesiva calma a un nuevo escenario que compromete no solo la solidez económica, al igual que las oportunidades de ser reelegido en 2024. En el momento de ocupar la presidencia, Joe Biden y su grupo supusieron que se encontrarían con el mismo desafío económico del pasado, sobre todo con una reactivación de la economía sin aumento del empleo. (Esto ocurre cada vez que el aumento del empleo es flojo a pesar de que el PIB haya aumentado con más fuerza).

PUBLICIDAD

Esta situación se enmarca en una dinámica económica más general que ciertos expertos han denominado “estancamiento secular”. Los niveles de ahorro en todo el mundo, pero sobre todo en Asia, estaban incrementando, así como la reticencia al riesgo. La abundancia mundial de ahorros se dirigió hacia activos considerados como refugios, como los bonos del Tesoro estadounidense. La gran entrada de fondos en activos denominados en dólares elevó el precio de la divisa, facilitando el acceso de los consumidores de Estados Unidos a las importaciones. En consecuencia, la economía era relativamente barata para obtener créditos, aunque era complicado hallar inversiones rentables que no se toparan con la oposición extranjera de bajo costo. No obstante, la respuesta fue la impresión de más dólares y el incremento de la competencia estadounidense mediante recortes fiscales a las empresas basados en el déficit.

Bonos del Tesoro EE.UU:dfd
Bonos del Tesorodfd

Todo esto ocurría previo a la pandemia. Tras ella ha emergido otra modalidad económica esencialmente distinta. Es posible que el excesivo gasto deficitario calmara el interés global por los bonos del Tesoro y permitiera a los consumidores de EE.UU. disponer de mucho dinero, pero la alteración de las cadenas de suministro ha incrementado la demanda de inversión en Estados Unidos y, supuestamente como consecuencia inmediata de Covid-19, unos cuatro millones de personas han abandonado el mercado de trabajo. Así pues, las políticas que resultaban apropiadas con anterioridad a 2020 ahora resultan desastrosas. El consumo se muestra prácticamente imposible de destruir, pues las ventas al por menor siguen incrementándose aunque la Fed se empeñe en contenerlas mediante una política monetaria más ajustada. La estabilidad laboral es fuerte, pues los empleadores se resisten a deshacerse de los empleados por miedo a no poder reponerlos.

PUBLICIDAD
Trabajos e inflacióndfd

La administración de Biden fue famosa por su lentitud para ver venir todo esto, y aseguró desde el principio que una tasa de inflación en aumento era el resultado de factores transitorios en lugar de una demanda de los consumidores fundamentalmente fuerte combinada con una escasez de mano de obra en toda la economía. Eso era comprensible. Los puntos de inflexión son difíciles de detectar en tiempo real. Lo que es menos perdonable es el impulso continuo de las políticas de estilo previo a la pandemia, incluso ahora. Solo después de la insistencia del senador de Virginia Occidental, Joe Manchin, los demócratas del Congreso se decidieron por la Ley de Reducción de la Inflación, cuyo único componente importante para reducir la inflación era una reducción del déficit de US$300.000 millones. La Casa Blanca, sin embargo, desperdició esos ahorros de un solo golpe con su orden ejecutiva sobre el alivio de la deuda estudiantil.

Sería un error interpretar las pérdidas modestas que sufrieron los demócratas en las elecciones de mitad de período como una indicación de que los votantes están de acuerdo con el estado de la economía. Más bien, fue la reacción pública contra el 6 de enero y el movimiento MAGA en general lo que salvó a los demócratas de lo que de otro modo habría sido una derrota electoral de mitad de período. La tasa de aprobación de Biden sigue siendo pésima y a la par con la de Donald Trump en el mismo punto de su primer mandato.

PUBLICIDAD

Si los republicanos le hacen a Biden el favor de volver a postular a Trump para presidente, tal vez Biden pueda ganar un segundo mandato simplemente al continuar haciendo lo que ha estado haciendo. De lo contrario, su administración tendrá que tomar en serio el nuevo entorno económico. Eso significa políticas que reduzcan el gasto público, reduzcan el déficit presupuestario y aumenten los ingresos fiscales. Ese tipo de políticas aliviará las presiones inflacionarias a largo plazo y le dará a la Fed un respiro para dejar de subir las tasas de interés.

Al salir de la pandemia, las naciones están legítimamente preocupadas por hacer que las cadenas de suministro sean más seguras y menos dependientes de los socios comerciales. No obstante, la administración Biden debería buscar agresivamente acuerdos comerciales ampliados con aliados de EE.UU., como el Reino Unido y Japón, para maximizar los ahorros de costos del libre comercio sin dejar al país vulnerable a una escasez repentina. Además, debería estabilizar los mercados mundiales de energía a largo plazo, fomentando la producción y exportación de gas natural estadounidense a través de la reforma de permisos.

PUBLICIDAD

Este conjunto de políticas ayudaría a reducir la demanda interna, aumentar la oferta de bienes y servicios disponibles para los consumidores, reducir la inflación y mostrar a los votantes que la Casa Blanca entiende que los tiempos han cambiado. Si la administración no puede hacer eso, es muy posible que sean los votantes quienes fuercen el cambio en 2024.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com