Actualidad

Zelenskiy insiste en el Congreso en que la ayuda de EE.UU. a Ucrania no es “caridad”

El presidente ucraniano también pidió más sanciones y exigió que los rusos responsables de la guerra fueran llevados ante la justicia

Volodymyr Zelenskiy habla en el Capitolio estadounidense el 21 de diciembre.
Por Steven T. Dennis, Daryna Krasnolutska, Roxana Tiron y Andrea Dudik
21 de diciembre, 2022 | 10:02 PM

Bloomberg — El Presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, pidió al Congreso estadounidense tanques, aviones y otras armas para repeler la invasión rusa, presentando la guerra como una batalla de la democracia contra la tiranía, en un intento de ganarse el apoyo de los escépticos legisladores republicanos.

En su primer viaje al extranjero desde que las fuerzas del Presidente Vladimir Putin invadieron el país el 24 de febrero, Zelenskiy declaró ante una reunión conjunta del Congreso que el apoyo estadounidense había sido crucial hasta el momento y predijo que el año que viene cambiaría las tornas de la guerra. Pidió más sanciones y exigió que los rusos responsables de la guerra fueran llevados ante la justicia.

“Vuestro apoyo es crucial, no solo para resistir en esta lucha, sino para llegar al punto de inflexión que nos permita ganar en el campo de batalla”, afirmó Zelenskiy en su discurso de 27 minutos. Vuestro dinero no es caridad, es inversión en la seguridad mundial”.

PUBLICIDAD

Los aplausos a Zelenskiy fueron ruidosos y estridentes -recibió una larga ovación al comienzo de su discurso-, en consonancia con el amplio apoyo bipartidista que recibe de los legisladores estadounidenses. Al mismo tiempo, los republicanos, que tomarán el control de la Cámara de Representantes en los próximos meses, han dicho que no merece un cheque en blanco, y algunos incluso han exigido que Estados Unidos detenga toda la financiación.

Los aplausos de algunos de sus detractores, como los representantes Matt Gaetz y Lauren Boebert, fueron tibios, mientras que otros aplaudieron pero no se unieron a las frecuentes ovaciones que jalonaron las intervenciones.

Fue un discurso dirigido tanto a los estadounidenses de a pie -comenzó dirigiéndose a los estadounidenses y a “todos aquellos que valoran la libertad y la justicia”- como a la facción de los republicanos que ha expresado su escepticismo sobre si mantener el apoyo.

PUBLICIDAD

Antes, en la Casa Blanca, el Presidente Joe Biden dijo a Zelenskiy que el pueblo estadounidense estaba con él “en cada paso del camino” y “estaremos con usted todo el tiempo que haga falta”. Como muestra del apoyo de Estados Unidos, la administración Biden anunció el miércoles 1.850 millones de dólares en ayuda militar adicional a Ucrania, incluida una batería de misiles Patriot para ayudar al país a reforzar sus defensas este invierno.

“Si sus Patriots detienen el terror ruso contra nuestras ciudades, permitirá a los patriotas ucranianos trabajar al máximo para defender nuestra libertad”, dijo Zelenskiy, en referencia al sistema de defensa aérea de alta tecnología que el presidente Joe Biden prometió enviarle.

Afirmó que Ucrania dispone de artillería y proyectiles, pero añadió: “¿Es suficiente? Sinceramente, no”, y añadió: “Les aseguro que los soldados ucranianos pueden manejar perfectamente por sí mismos los tanques y aviones estadounidenses”.

Al final del discurso, Zelenskiy se dio la vuelta y entregó a la Vicepresidenta Kamala Harris y a la Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi una bandera ucraniana firmada por soldados que había conocido un día antes en el frente. A cambio, Pelosi le entregó una bandera estadounidense doblada que había ondeado el miércoles sobre el capitolio de Estados Unidos en honor de su país.

El hecho de que Zelenskiy realizara la visita -realizada bajo fuertes medidas de seguridad e incorporando un viaje en tren hasta Polonia para evitar volar y arriesgarse a ser derribado- pone de relieve la creciente urgencia de conseguir más armas y dinero para financiar el conflicto. Dijo que había expuesto a Biden una iniciativa de paz de diez puntos, aunque no dio más detalles.

También pone de relieve los esfuerzos de Biden para evitar el riesgo de que un cambio de liderazgo en la Cámara de Representantes, tras la victoria de los republicanos en las elecciones de mitad de mandato, pueda ralentizar el flujo de ayuda a Kiev, después de que algunos miembros del GOP expresaran su escepticismo o su oposición frontal a la continuación del apoyo estadounidense a Ucrania.

PUBLICIDAD

Desde el comienzo de la guerra, con la ayuda de Estados Unidos, los miembros de la OTAN y otros aliados, Ucrania ha asestado a Moscú repetidas derrotas en el campo de batalla y ha hecho retroceder a las tropas del territorio que tomaron por primera vez cuando los tanques rodaban hacia Kiev.

Pero Rusia se está reagrupando. Putin llamó a filas a más de 300.000 reclutas este otoño y sus fuerzas han pasado a bombardear con misiles la red eléctrica y otras infraestructuras civiles. Los resultados han sido devastadores: decenas de miles de ucranianos muertos, millones de personas expulsadas de sus hogares y, con frecuencia, millones más sin calefacción ni agua en plena estación gélida del invierno en Europa oriental.

“Esta lucha definirá en qué mundo vivirán nuestros hijos y nietos”, dijo a los legisladores estadounidenses, dirigiéndose a ellos en inglés, vestido con su ya característica sudadera verde oliva y pantalones cargo. “Definirá si será una democracia para los estadounidenses, para los ucranianos, para todos”.

PUBLICIDAD

Antes de que Zelenskiy aterrizara en Washington, Putin prometió que no habría “ninguna limitación” en el gasto militar para la guerra. Su ministro de Defensa dijo que Rusia ampliaría su ejército en más de una cuarta parte, hasta 1,5 millones de hombres, mientras persigue sus objetivos militares en Ucrania.

Zelenskiy ha agradecido el apoyo de los aliados y -describiendo a menudo con vívidos detalles la muerte y la destrucción que llueven sobre los ucranianos- en ocasiones ha reprochado a los líderes que sean demasiado reacios a armar a los ucranianos que luchan contra Rusia en su nombre.

PUBLICIDAD