Las nuevas monedas croatas del euro
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Hay una nueva sabiduría convencional sobre el euro, impulsada en parte por la reciente entrada de Croacia en la zona con mucha alegría y pocos trastornos: La moneda funciona bien, gracias, y la crisis del euro de 2011 es un recuerdo lejano.

Por desgracia, el panorama no es tan halagüeño.

PUBLICIDAD

Las principales dificultades del euro surgen cuando coinciden dos circunstancias: Presiones deflacionistas y condiciones económicas que varían mucho entre las naciones de la zona euro. La buena noticia es que actualmente no se da ninguna de estas circunstancias. Esa es también la mala noticia.

Las tasas de inflación han sido elevadas, especialmente en la zona euro, y se espera que hayan superado el 9% para diciembre de 2022. La inflación conlleva sus propios problemas (más sobre esto más adelante), pero a corto plazo no conduce a un enorme desempleo ni a impagos de préstamos. En todo caso, ayuda a algunos deudores.

PUBLICIDAD

Durante la crisis de 2011 hubo una enorme presión deflacionista sobre el sistema bancario griego, lo que puso en peligro su solvencia. Las garantías de depósitos del gobierno griego tampoco eran del todo creíbles, por lo que mucha gente retiró sus depósitos, aumentando la presión tanto sobre el gobierno como sobre los bancos. Sean cuales sean los problemas que puedan tener hoy los países de la zona euro, no son esos.

Un segundo problema en 2011 era que a algunas naciones les iba mucho mejor que a otras. Alemania tenía una economía relativamente fuerte, mientras que las de Grecia e Italia eran relativamente débiles. Grecia, Italia y algunas de las demás naciones de la “periferia” habrían preferido un euro más débil para impulsar sus exportaciones, pero la fortaleza de Alemania y de algunas de las otras naciones más prósperas de la zona del euro limitó la depreciación del euro.

PUBLICIDAD

En la actualidad, los problemas de la zona euro están más repartidos. Los datos actuales indican una recesión más superficial que profunda, pero países como Alemania siguen afrontando verdaderos retos. El euro, a su vez, se ha mostrado relativamente débil, lo que ha limitado parte del riesgo a la baja al que se enfrentan las economías de la eurozona.

Luego está el ataque ruso a Ucrania, que ha provocado una elevada inflación, altos precios del petróleo e incertidumbre política. Pero estos no son el tipo de problemas que ponen en peligro la zona euro. En todo caso, la guerra de Ucrania aumenta los beneficios políticos del uso del euro y fortalece la unión monetaria.

PUBLICIDAD

Por desgracia, estos mecanismos aplazan, pero no eliminan, los problemas centrales de la zona euro. En primer lugar, si la zona funciona mejor en épocas inflacionistas, los políticos comprometidos con ella estarán más apegados a tasas de inflación más altas. Ello dificultará al Banco Central Europeo la consecución de su objetivo de estabilidad de precios.

Actualmente existe un chivo expiatorio conveniente (y correcto) para dicha inflación: el Presidente ruso Vladimir Putin. La opinión pública alemana no está muy contenta con las tasas de inflación actuales, pero hasta ahora ningún dirigente alemán importante está gritando que hay que reducir la tasa de inflación por debajo del 2% inmediatamente. Esa es la respuesta correcta ahora, pero con el tiempo existe el riesgo de que las tasas de inflación más altas se toleren o incluso se institucionalicen más allá del punto en que son apropiadas.

PUBLICIDAD

El segundo problema es el siguiente: Una inflación elevada acaba provocando un proceso de desinflación, y durante esas desinflaciones las tasas de interés reales suelen ser elevadas. El BCE sube las tasas nominales y, a medida que disminuye la inflación, suben en términos reales, ajustadas a la inflación. En otras palabras, se ejercen presiones deflacionistas sobre el sistema.

Esas presiones son exactamente lo que la zona euro no maneja bien. Italia, en particular, se enfrenta a continuos problemas fiscales, y si su gobierno tuviera que pedir prestado a tasas reales mucho más altas, su actual senda fiscal podría resultar insostenible. Podría verse obligada a recortar el gasto público y/o subir los impuestos, lo que llevaría al tipo de espiral descendente que caracterizó la anterior crisis de la eurozona.

PUBLICIDAD

También podrían reaparecer las divergencias económicas entre los países de la zona euro. En algún momento, Alemania superará sus actuales presiones contractivas, pero Italia no ha crecido mucho en términos per cápita en 25 años. Es fácil imaginar un 2024 con una sólida recuperación de Alemania y un estancamiento de Italia. El resultado podría ser un euro demasiado fuerte para la economía italiana, como lo era hace más de una década.

En resumen, sigue habiendo motivos para preocuparse de si la zona euro permitirá un crecimiento económico robusto. La inflación disimula muchos problemas, incluidas las disfunciones de la zona euro, pero nunca por demasiado tiempo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.