Asia

Zilingo, de Singapur, se liquida tras crisis en la empresa de moda

La empresa cayó en una espiral descendente luego de quejas de irregularidades financieras que culminó en el despido de su cofundadora y CEO

Zilingo
Por Yoolim Lee
20 de enero, 2023 | 10:43 AM

Bloomberg — La empresa Zilingo Pte se dispone a iniciar el proceso de liquidación tras una grave crisis de varios meses de duración que ha sacudido los sectores de la tecnología y las empresas emergentes asiáticas.

El consejo de administración de Zilingo, una compañía de moda y tecnología radicada en Singapur, designó a EY Corporate Services Pte como liquidador provisional, según informaron fuentes conocedoras del asunto, que pidieron no ser citadas por tratarse de un caso privado. Ya comunicó su decisión a los principales accionistas y prestamistas. Se negaron a hacer comentarios para este artículo.

Es el fin de una startup que se hundió y batalló por su supervivencia durante meses, lo que tuvo un impacto que se extendió al sudeste asiático y al sector de las tecnológicas indias. La compañía, en otro tiempo de gran éxito, entró en una profunda crisis a raíz de unas denuncias de irregularidades financieras que acabaron con el despido de su cofundadora y CEO, Ankiti Bose, de 31 años, el pasado mes de mayo.

PUBLICIDAD
Ankiti Bosedfd

A lo largo de la crisis, Bose continuó rechazando todo tipo de acusaciones de infracciones y alegó que se la estaba señalando sin justificación. Al agravarse el conflicto entre Bose y el consejo, la empresaria empleó a un abogado para defenderse de lo que calificó de “caza de brujas”. Afirmó que se la responsabilizaba de tomar decisiones y aplicar procedimientos que eran sobradamente conocidos por altos directivos y administradores.

La liquidación se produce después de que los acreedores de Zilingo, Varde Partners e Indies Capital Partners, encontraran un comprador para algunos de sus activos, dijeron las personas. Esos activos se transfirieron al nuevo propietario por un precio de compra no revelado, dijeron.

Zilingo había sido una de las startups de más alto perfil que surgieron de Singapur. El inversionista estatal Temasek Holdings Pte expresó su preocupación de que el colapso estuviera dañando su reputación e instó a la compañía a solucionar la situación. Otros inversionistas prominentes incluyeron a Sequoia Capital India (SEQUX), el brazo regional de la firma de Silicon Valley que respaldó a Apple Inc. (AAPL)y Google (GOOGL).

PUBLICIDAD

En el centro de la ruptura de la compañía estuvo la relación agria entre Bose, una famosa CEO que recorrió el mundo para hablar en reuniones tecnológicas desde Hong Kong hasta California, y su patrocinador de toda la vida, Shailendra Singh, director de Sequoia India. Aliados durante años, se separaron cuando aumentaron las presiones financieras. Singh perdió la fe en las habilidades de gestión de la joven fundadora que había defendido, mientras que Bose creía que Singh la traicionó al sacarla de su propia empresa.

Zilingo se valoró en cerca de US$1.000 millones en una ronda de financiación de 2019, cuando Bose tenía 27 años. Pero la pandemia de Covid-19 afectó su negocio y la empresa se vio obligada a eliminar puestos de trabajo a medida que disminuían los ingresos.

El director financiero, Ramesh Bafna, ex director financiero de la plataforma de comercio electrónico de moda Myntra, se fue en mayo pasado, apenas dos meses después de unirse a la startup, y el director de operaciones, Aadi Vaidya, se fue poco después.

En junio, la junta comenzó a sopesar las opciones, incluida la liquidación y la compra por parte de la gerencia, informó Bloomberg News en ese momento. Eso incluyó una presentación de su asesor financiero Deloitte LLP para vender los activos de la empresa. Dhruv Kapoor, quien cofundó Zilingo con Bose en 2015, hizo el intento de compra.

Una vez operando en al menos ocho países con cientos de trabajadores, Zilingo tenía más recientemente menos de 100 empleados en India, Indonesia, Sri Lanka y Bangladesh después de una importante reducción de personal en medio de la crisis.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD