¿Cómo esta familia de México construyó un imperio inmobiliario a base del tequila?

El último proyecto de Agave, un complejo de uso mixto cerca de Miami, no solo es el más ambicioso hasta la fecha, sino que es emblemático del libro de jugadas estadounidense de una de las familias más ricas de México

Una familia multimillonaria construye un imperio inmobiliario impulsado por el tequila
Por Daniel Cancel - Felipe Marques
06 de junio, 2024 | 10:18 AM

Bloomberg — El heredero de una fortuna construida con el tequila José Cuervo ha inyectado dinero en efectivo en el sector inmobiliario comercial de EE.UU. durante los últimos 15 años, amasando discretamente una cartera que va desde Miami hasta Minneapolis.

Juan Beckmann Vidal, el patriarca detrás del fabricante de tequila y otras bebidas espirituosas albergadas bajo Becle SA, ha comprado y desarrollado al menos 5 millones de pies cuadrados (464.515 metros cuadrados) de propiedades, en su mayoría comerciales, a lo largo de tres estados de EE.UU.. En total, los edificios valen más de US$1.000 millones, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

Lea más: El negocio del tequila está atrayendo celebridades: Cincoro, de Michael Jordan, suma inversores

El negocio inmobiliario ha estado respaldado en su totalidad por los Beckmann y hasta ahora ha rechazado co-inversores, según José Antonio Pérez, abogado mexicano de formación que dirige Agave Holdings, como se conoce a la empresa.

PUBLICIDAD

El último proyecto de Agave, un complejo de uso mixto en la zona de moda de Coral Gables, cerca de Miami, no solo es el más ambicioso hasta la fecha, sino que es emblemático del libro de jugadas estadounidense de una de las familias más ricas de México, que posee una fortuna combinada de 7.000 millones de dólares, según el índice de riqueza de Bloomberg.

Agave adquirió los terrenos de Coral Gables tras una ejecución hipotecaria hace más de una década. Su pronta llegada al sur de Florida está resultando beneficiosa, ya que los precios de los inmuebles se han disparado tras la afluencia de nuevos residentes procedentes de EE UU y del extranjero. El nuevo edificio, que está totalmente alquilado, incluirá oficinas para Apple Inc.

La empresa espera repetir ese éxito en Chicago. Agave se hizo con inmuebles en la ciudad en los últimos años con grandes descuentos, apostando a que uno de los mercados inmobiliarios comerciales más maltrechos de EE.UU. acabará recuperándose.

PUBLICIDAD

Beckmann "quiere maximizar los metros cuadrados como parte de una estrategia a largo plazo para las generaciones futuras", dijo Pérez en una entrevista en Miami. "En 15 años todo se ha reinvertido en Agave. Nunca ha sacado un céntimo de la empresa".

Lea más: El tequila de George Clooney arrastra la caída en ventas de Diageo, rival de Cuervo en EE.UU

Mientras Beckmann, de 84 años, sigue residiendo en México junto con sus hijos, que dirigen Becle, empresa que cotiza en bolsa, su pariente Carlos Beckmann, primo de la segunda generación, es director gerente de Agave.

Entre sus propiedades se incluye el recién terminado Plaza Coral Gables, con 2,25 millones de pies cuadrados de espacio para oficinas, viviendas y comercios. Agave también es propietaria del 396 Alhambra en Coral Gables, que albergará la sede de la FIFA durante el Mundial de fútbol de 2026. En Chicago, poseen y explotan dos torres de oficinas, incluida una adquirida el año pasado con un descuento de casi el 40% respecto a la última vez que se vendió. En Minneapolis, adquirieron un hotel de 93 habitaciones.

Como pioneros de las familias latinoamericanas adineradas que construyen negocios inmobiliarios en EE.UU., ahora están en conversaciones con otros inversores y familias para asociarse potencialmente fuera de Agave o para ofrecer su experiencia. Son socios estratégicos de White Bridge Capital, una firma dirigida por antiguos banqueros de Citigroup Inc. que busca poner en contacto a oficinas familiares con oportunidades de inversión.

Beckmann había estado sobreexpuesto al sector inmobiliario en su país natal, México, en 2008, cuando empezó a deshacer participaciones allí para diversificar sus inversiones. Recurrió a Pérez, que ya trabajaba para su family office, para construir un negocio inmobiliario en EE.UU., incluso cuando las repercusiones de la crisis financiera mundial aún estaban golpeando la economía. Además de los activos inmobiliarios, Pérez también supervisa los bienes inmuebles personales, las inversiones, los activos y las estructuras fiscales de los Beckmann en EE.UU.

Juan Beckmann Vidal. Fotógrafo: Slaven Vlasic/Getty Images

Gregory Schwartz, que se incorporó a Agave en 2018, dirige la firma junto con Pérez. Ambos ayudan a las generaciones más jóvenes de la familia Beckmann a analizar las oportunidades de inversión, incluidas las operaciones de startups tecnológicas, según dijeron.

PUBLICIDAD

El negocio de los licores se remonta a 1758, cuando José Antonio de Cuervo obtuvo la aprobación del rey Fernando VI de España para plantar agave y producir tequila. La empresa construyó una destilería a principios del siglo XIX y comenzó a embotellar y exportar el producto. Beckmann, descendiente de inmigrantes alemanes, se casó con la familia y tomó el control de la destilería en 1970. Bajo su dirección, la empresa empezó a adquirir otros tipos de bebidas espirituosas para diversificarse del tequila y el mezcal.

Aunque Beckmann solía visitar Miami casi mensualmente para supervisar proyectos, ha reducido sus viajes desde la pandemia, dijo Pérez.

Lea más: ¿Cuánto tequila exporta México? Estos son los países que más lo consumen

Durante la construcción en el Plaza hubo muchos momentos de nerviosismo cuando se desató la pandemia y se quedaron sin contratos de alquiler cerrados. Se dieron cuenta de que no tenían dinero suficiente para “construir este monstruo”.

PUBLICIDAD

En un momento dado, Beckmann les preguntó cuánto necesitaban para terminarlo. La respuesta: 300 millones de dólares.

"Así que nos envió 300 millones de dólares. Nos dijo: 'Acabadlo. No quiero pesadillas, no quiero dolores de cabeza, no quiero un apalancamiento excesivo'", dijo Pérez.

PUBLICIDAD

Agave cuenta con un equipo de unas seis personas y, aunque han estudiado otras ciudades de rápido crecimiento después de la pandemia, no están convencidos de que les vaya a ir mejor que en sus ubicaciones actuales, donde conocen el mercado y les ofrecen constantemente nuevas oportunidades.

Un criterio para cualquier nuevo destino es tener un vuelo directo desde su base en Miami, bromearon.

"Siempre decimos que no estamos buscando", dijo Pérez, mirando por la ventana de la oficina hacia el complejo Coral Gables Plaza. "Pero así es como acabamos con esto".

PUBLICIDAD

-- Con la colaboración de Tom Maloney.

Lea más en Bloomberg.com