Por qué las personas mayores son especialmente vulnerables al calor extremo

A medida que envejecemos, nuestro cuerpo es menos capaz de responder a las altas temperaturas. En un planeta que se calienta y una población que envejece, eso es un problema

Es desconocido por qué las personas mayores no parecen sentir calor de la misma manera y suelen decir estar bien en circunstancias que un joven dice no poder tolerar el calor. Fotógrafo: Jeenah Moon / Bloomberg
Por Zahra Hirji
09 de junio, 2024 | 02:02 PM

Bloomberg — En junio de 2021, cuando una ola de calor batió todos los récords de temperatura en el oeste de Estados Unidos y Canadá, el balance de fallecidos dejó al descubierto un patrón.

En Portland (Oregón) y en el condado de Multnomah, 56 de las 72 personas que murieron superaban los 60 años. En British Columbia, 555 de las 619 víctimas mortales también eran de más de 60 años.

Ancianos.dfd

Algo más de un año después, los calurosos meses de junio, julio y agosto en Gran Bretaña provocaron aproximadamente 2.800 fallecimientos en exceso de personas de 65 años o más. De ellas, más de 1.000 ocurrieron en cuatro días a fines del mes de julio.

Lea más: La tercera ola de calor en México ya acabó, pero ¿por qué las altas temperaturas?

PUBLICIDAD

Las severas olas de calor de años recientes nos advierten de lo que está en juego para la humanidad.

Nuestro planeta ha vivido los doce meses consecutivos más calientes jamás registrados, y este verano parece que va a ser más ardiente que nunca. Pero esos peligros no se sufren por igual en todos los grupos de edad. Los adultos mayores tienen más riesgo de sufrir consecuencias peligrosas para su salud en periodos de calor intenso.

“Las personas de edad avanzada son uno de los grupos poblacionales que tradicionalmente se consideran más vulnerables frente a los efectos del cambio climático, en particular frente a los efectos del calor extremo”, asegura Catharina Giudice, médico de urgencias e investigadora sobre cambio climático y salud humana en el Centro FXB de Harvard. “Al envejecer, se reduce nuestra capacidad de adaptarnos al calor”.

PUBLICIDAD

Ante el ascenso de las temperaturas, nuestro cuerpo tiene dos instrumentos básicos para termorregular o evitar el sobrecalentamiento.

El primero es el sudor, que desprende calor al evaporarse. Comparados con los jóvenes y los adultos de mediana edad, “las personas mayores ya no sudan tanto”, explica Deborah Carr, catedrática de sociología de la Universidad de Boston que estudia el envejecimiento. “En esencia, cuentan con un sistema de refrigeración menos eficiente. Entonces sufren calor extremo y no sudan”.

Lea más: El calor extremo asfixiará la economía de Estados Unidos, según un estudio de la Fed

El segundo instrumento es el aumentar la circulación sanguínea, que extrae el calor del interior del cuerpo hacia la piel, donde puede escapar. “El corazón tiene que bombear a veces de dos a cuatro veces más sangre por minuto de lo que lo haría en un día más fresco”, afirma Renee Salas, afiliada al Centro para el Clima, la Salud y el Medio Ambiente Global de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

Un corazón sano puede soportar todo ese bombeo extra, pero las personas que padecen enfermedades cardiacas y otros problemas cardiovasculares pueden tener dificultades.

Las personas mayores son más propensas a padecer esas afecciones, así como otros problemas crónicos como diabetes, hipertensión y problemas pulmonares, todos los cuales pueden inhibir la capacidad del organismo para responder al calor.

Muchos de los medicamentos utilizados para tratar esas y otras afecciones también perjudican esa respuesta, por ejemplo disminuyendo la capacidad de sudar o aumentando la micción que puede desencadenar la deshidratación.

PUBLICIDAD

"Irónicamente, los medicamentos pueden amplificar algunos de esos efectos del calor", afirma Giudice.

Las señales de advertencia de un calor peligroso también pueden ser más difíciles de autoidentificar para las personas mayores. Esto se debe a que, en general, los adultos mayores “no perciben el calor de la misma manera”, afirma Glen Kenny, profesor de fisiología de la Universidad de Ottawa que estudia los efectos del calor en el organismo.

Si una persona joven o de mediana edad estuviera sentada bajo el calor, dice Kenny, podría encontrarlo difícil de tolerar, mientras que una persona mayor bajo el mismo calor “podría decir: ‘estoy bien’”.

La causa de esta diferencia en los síntomas de calor declarados sigue sin estar clara, pero la investigación realizada por Kenny y su equipo demuestra que puede ser peligrosa: para cuando una persona mayor siente un malestar agudo debido a las altas temperaturas, su cuerpo ya puede estar sufriendo de forma significativa.

PUBLICIDAD

Y esos son sólo los inconvenientes fisiológicos.

Lea más: El mundo amplía su racha de récords de calor por undécimo mes consecutivo

PUBLICIDAD

Muchos adultos mayores también viven solos y están socialmente aislados, lo que hace que tengan menos probabilidades de contar con una red de apoyo. En British Columbia en 2021, por ejemplo, Kenny afirma que muchas de las personas mayores que perdieron la vida “vivían solas” y “no tenían apoyo ni familiares” que les controlaran mientras se prolongaba la ola de calor.

Todos estos riesgos existen hoy en día: Las temperaturas medias mundiales ya están 1,2°C por encima de los niveles preindustriales, y las olas de calor son más frecuentes y más intensas que hace sólo unas décadas.

Sólo este año, el calor excesivo ha provocado el cierre de escuelas, ha puesto al límite las redes eléctricas y se ha cobrado vidas en todo el mundo. Pero a medida que el planeta sigue calentándose, también aumenta la proporción de ancianos en su población.

PUBLICIDAD

En 2021, había aproximadamente 1.100 millones de personas de 60 años o más en todo el mundo; para 2050, se prevé que esa cifra alcance casi los 2.100 millones de personas. En las próximas décadas, muchos más adultos mayores estarán expuestos a niveles peligrosos de calor que en la actualidad.

“Existe una tendencia general a la mejora de la esperanza de vida”, afirma Giacomo Falchetta, investigador del clima en la institución italiana de investigación Centro Euromediterráneo para el Cambio Climático (CMCC) y autor principal de un estudio sobre la exposición al calor de los adultos mayores publicado en mayo. “La gente vive más tiempo gracias a un mejor acceso a la atención sanitaria, un mejor acceso a la nutrición”, afirma Falchetta. Pero “el cambio climático está aumentando la frecuencia e intensidad de la exposición al calor”.

El estudio, del que es coautor Carr, de la Universidad de Boston, prevé que en 2050 aproximadamente el 24% de la población mundial de al menos 69 años vivirá en lugares donde las temperaturas máximas superen los 37,5°C (99,°5F). En ese momento, entre 177 y 246 millones de adultos mayores más estarán expuestos a un calor peligroso que ahora.

Lea más: El calor está sumiendo en una crisis a los arrecifes de coral del planeta

PUBLICIDAD

Falchetta enmarca estas conclusiones como procesables: espera que la investigación informe a los funcionarios de ciudades y países sobre la creciente amenaza del calor para que puedan planificar una mejor protección de sus ciudadanos mayores.

Algunos ya lo están haciendo. Ciudades de Miami a Melbourne están ampliando el acceso a lugares públicos con aire acondicionado conocidos como centros de refrigeración, al tiempo que añaden más sombra y plantan más árboles.

En Atenas, las autoridades han identificado formalmente a las personas mayores de 60 años como las más afectadas por el aumento del calor. Allí, los trabajadores sociales llevan un control de los ancianos y les ofrecen transporte a los centros de refrigeración, según Elissavet Bargianni, responsable del calor en Atenas y jefa del Departamento de Resiliencia y Sostenibilidad de la ciudad.

En Canadá, investigadores de la Universidad de Ottawa y funcionarios del gobierno colaboraron en una guía de chequeo médico, publicada en 2022, que pretende ayudar a la gente a identificar a aquellas personas para las que el calor es especialmente arriesgado.

La guía, que incluye indicaciones sobre cómo evaluar el estado de salud de alguien y mantenerlo fresco, también detalla qué preguntar a un ser querido a distancia, como la temperatura de su casa y cómo ha estado durmiendo.

“Muchas personas susceptibles pueden no reconocer cuándo se están sobrecalentando, pero otra persona puede ayudar a identificar una situación de riesgo con algunas preguntas y observaciones cuidadosas”, dijo en un comunicado Sarah Henderson, directora científica de los Servicios de Salud Medioambiental del Centro de Control de Enfermedades de British Columbia y del Centro Colaborador Nacional de Salud Medioambiental, cuando se publicó la guía. “Compruébelo con la mayor frecuencia posible. Al menos dos veces al día y una vez por la noche, cuando hace más calor en el interior”.

Lea más en Bloomberg.com