Negocios

El sueño del efracking de Bulgheroni está costando vender

El objetivo del multimillonario petrolero de lograr que el fracking sea más respetuoso con el medio ambiente está chocando con la realidad.

An oil pump jack near a flare at night. Photographer: Luke Sharrett/Bloomberg
Por Jonathan Gilbert , Daniela Sirtori-Cortina y David Wethe
21 de abril, 2021 | 07:00 AM

El sueño de Alejandro Bulgheroni de lograr que el fracking sea más respetuoso con el medio ambiente está chocando con la realidad.

El magnate petrolero lleva invertidos alrededor de US$250 millones en el desarrollo de la tecnología detrás de Evolution Well Services, una empresa con sede en Texas que fabrica equipos de fractura hidráulica motorizados con gas natural producido en los pozos de perforación, en lugar de diesel, que debe ser transportado a los campos en camiones. EWS se creó hace cinco años y ha desplegado siete equipos en los EE.UU., Muy por debajo de su proyección incial de alrededor de 20 para estas fechas, aun cuando las empresas presionan para reducir su huella de carbono.

El enigma de EWS ilustra los obstáculos para el llamado fracking eléctrico, que generó dudas respecto a sus costos desde que comenzó a cobrar fuerza hace unos dos años. Si bien el cambio podría reducir los costos a largo plazo, la industria está atravesando un momento de excesos de maquinaria a diésel, y sigue lidiando con los efectos de la pandemia del coronavirus, que redujo la demanda de combustible y envió el precio del petróleo a mínimos históricos el año pasado, lo que hace empresas reacias a gastar.

PUBLICIDAD

“Las grandes empresas tienen una gran inversión en esta tecnología antigua, y no quieren o no pueden hacer el cambio hasta que terminen de amortizar sus equipos”, dijo Bulgheroni en una entrevista. “Mientras sea un problema económico, será muy difícil de cambiar”.

Los equipos de fracking han vuelto a trabajar durante el último año, pero siguen siendo menos de la mitad del número total registrado durante el apogeo de 2018.

Bulgheroni, que ha hecho miles de millones de dólares perforando en busca de petróleo y gas durante las últimas cuatro décadas y armó una empresa vinícola en paralelo, todavía cree que el negocio puede tener éxito a medida que las empresas empiecen a ejecutar sus planes ambientales, sociales y de gobernanza. El método EWS previene la quema anual de alrededor de 5 millones de galones de diesel equipo de fracking. El año pasado, CNX Resources Corp. dijo que ahorró US$2,4 millones en costos de combustible en una de sus plataformas usando equipos EWS.

PUBLICIDAD
CEO de Associated Petroleum Investorsdfd

La vuelta al shale después del punto bajo del año pasado

Un trabajo de fracking convencional implica el uso de unas 20 bombas diésel gigantes y ruidosas, cada una del tamaño de un remolque de 18 ruedas, con tripulaciones de unas 30 personas. En el e-fracking, un gasoducto de pequeño diámetro transporta el combustible desde el pozo a una turbina que alimenta un motor eléctrico. Bulgheroni dijo que el equipo de su empresa se puede operar con aproximadamente la mitad del personal del método convencional.

Casi el 10% de las aproximadamente 200 flotas de fracking en los EE.UU. funcionan con electricidad en lugar de motores convencionales de diésel, según el proveedor de datos de la industria, Lium LLC. Hasta 10 flotas más podrían estar en proceso de adaptación, escribió Daniel Cruise, socio de Lium, en un mail.

Pero el precio está frenando al e-fracking. El costo estimado para comprar una nueva flota frack convencional es de alrededor de US$40 millones, mientras que el precio de un equivalente eléctrico es aproximadamente un 50% más, según Lium. El equipo de EWS cuesta entre US$50 y US$55 millones, dijo Bulgheroni. Es una píldora difícil de tragar para los exploradores y productores que han sido presionados por los inversores para reducir el gasto y devolver más ganancias a sus accionistas.

Los inversores presionan a las petroleras para que reduzcan su huella de carbono.dfd

Desafío más grande

“El mayor desafío para las flotas eléctricas hasta ahora ha sido el costo”, dijo Cruise. “La mayoría de las E&P siguen siendo muy sensibles a los costos y aún no están dispuestas a pagar el precio (mucho) más alto necesario para compensar las nuevas construcciones”.

JPMorgan Chase & Co. señaló en febrero que Halliburton Co., Liberty Oilfield Services Inc., NexTier Oilfield Solutions Inc. y ProPetro Holding Corp. están ejecutando algún tipo de equipo compatible con ESG en la plataforma de shale estadounidense en Texas, ya sea bombas de fracking completamente eléctricas o equipos de combustible duales que funcionen con gas natural y diesel.

“La austeridad de capital entre productores y administradores hace que sea difícil ver una migración masiva hacia e-fracking”, escribieron analistas de JPMorgan, incluido Sean Meakim, en una nota. “En cambio, seguimos viendo al combustible dual como el puente más económico hacia una flota eléctrica a largo plazo”.

PUBLICIDAD