Escape de prisioneros palestinos
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — En la víspera del Año Nuevo judío seis terroristas palestinos originarios de Cisjordania lograron de alguna manera escapar de una prisión de máxima seguridad israelí, sembrando el miedo y el pánico. Ha supuesto una prueba de estrés no solo para la seguridad israelí, sino también del sentimiento árabe-israelí.

El ejército, la policía y el Shin Bet, la versión israelí del FBI, establecieron bloqueos en las carreteras, soltaron perros rastreadores y emplearon su famosa tecnología para perseguir a los convictos. Estaban especialmente preocupados por Zakaria Zubeidi, antiguo comandante de las fuerzas de Al Fatah en la ciudad de Jenin, al norte de Cisjordania, acusado de ordenar la muerte de seis israelíes.

PUBLICIDAD

Esa noche, judíos devotos se reunieron en sinagogas vigiladas y oraron por la seguridad de sus comunidades. Mientras tanto, en toda Gaza y Cisjordania, Hamas y la Jihad Islámica (cinco de los seis que habían escapado de prisiones pertenecían a ese grupo) vitorearon a los desperados y pidieron a los ciudadanos árabes de Israel que cumplieran con su deber nacional protegiendo a los héroes.

Eso fue una prueba. En mayo pasado, cuando estallaron disturbios en Israel entre judíos y árabes, Hamás lo llamó un primer paso en su estrategia para reconectar a los árabes israelíes con el pueblo de Gaza y Cisjordania.

PUBLICIDAD

El portavoz de Hamas, Fawzi Barhoum, recordó a los árabes de Israel que “la lucha por la libertad con respecto al ocupante es continua y extendida, dentro y fuera de las cárceles”. Muchos judíos israelíes esperaban con temor que se repitieran los acontecimientos de mayo.

No ha sucedido. Los árabes israelíes pueden haber sentido cierto grado de orgullo por la osadía de los fugitivos, pero no lo expresaron en manifestaciones públicas de alegría.

PUBLICIDAD

Los seis fugados consiguieron cavar un túnel desde su celda hasta un espacio bajo la prisión y se arrastraron hacia la libertad a través de una tubería de alcantarillado sin más que la ropa que llevaban puesta. Evidentemente esperaban que sus hermanos palestinos los escondieran, los alimentaran y los ayudaran a ponerse a salvo en Cisjordania. En lugar de ello, fueron rechazados. Al parecer, cuatro de los prisioneros, entre ellos Zubeidi, fueron identificados por árabes israelíes. Piratas informáticos palestinos pusieron más tarde sonrisas en los rostros sombríos de los hombres detenidos, pero nadie se dejó engañar.

Dos delincuentes siguen prófugos y pueden haber cruzado la Línea Verde hacia un territorio controlado por la Autoridad Palestina. Pero la Autoridad Palestina está cooperando con Israel y esto probablemente terminará en una captura. Hamas declaró un “Día de la ira” en Cisjordania en su nombre, pero tuvo una asistencia esporádica y fue fácilmente contenida.

PUBLICIDAD

Los líderes de la Lista Conjunta, el partido árabe antisionista de Israel, se mostraron inusualmente moderados. El líder del partido, Ayman Odeh, declinó las invitaciones de los medios de comunicación para calificar de “héroes” a los presos y se limitó a imaginar un día en el que todos los presos quedarían en libertad, al estilo de John Lennon. Mahmoud Abbas, el líder de la facción integradora árabe Ra’am de la coalición gubernamental, no dijo nada en absoluto.

La falta de entusiasmo revolucionario entre los árabes israelíes no sorprendió a la profesora Tamar Hermann, investigadora principal del Instituto de Democracia de Israel y directora académica del Centro de la Familia Viterbi para la Opinión Pública y la Investigación de Políticas. Actualmente está trabajando en una importante encuesta que incluye las actitudes de los árabes y judíos israelíes.

PUBLICIDAD

“Los que esperaban que fuera el comienzo de un nuevo levantamiento palestino estaban muy equivocados”, dice. “La gran mayoría de los árabes israelíes no son fanáticos islamistas ni ideólogos antijudíos. Quieren trabajar en Microsoft o enviar a sus hijos a la facultad de medicina. ¿Son sionistas? No, son pragmáticos. Quieren compartir lo que ofrece Israel. Quieren ser incluidos”.

Hermann sabe por sus encuestas que la mayoría de las quejas relacionadas a los israelíes se basan en la discriminación en la vivienda, las oportunidades de empleo y las escasas oportunidades educativas. Pero quizás el mayor problema práctico al que se enfrenta la comunidad árabe es la delincuencia endémica. En los primeros ocho meses de 2021, más de 80 árabes israelíes murieron en asesinatos intracomunitarios. La mayoría fueron víctimas de la guerra entre clanes.

PUBLICIDAD

Los sucesivos gobiernos israelíes han visto crecer esta tendencia con una sensación de apatía, como un problema ajeno. Jerusalén lo veía como un asunto sin salida. Los mafiosos eran gente local, miembros de grandes clanes. Los ciudadanos les temían, pero no querían necesariamente que los policías judíos vinieran a detener a sus familiares. Además, cooperar con la policía en un entorno tan íntimo podía poner en peligro la vida.

El gobierno de Bennett, a instancias de los alcaldes y líderes cívicos árabes, ha adoptado una política más activa. El primer comisario de policía musulmán de Israel, Jamal Harkoush, ha sido nombrado jefe de la División de Lucha contra el Crimen en las Comunidades Árabes. A los pocos días de haber asumido su nuevo cargo, él y su esposa estaban sentados en el balcón cuando unos hombres armados dispararon una andanada de balas contra la casa (ellos resultaron ilesos).

PUBLICIDAD

La fuga de la prisión ha dejado preguntas sin respuesta. ¿Cómo es posible que una prisión supuestamente de máxima seguridad haya quedado como una cárcel de condado? ¿Cómo es que dos fugitivos han evadido hasta ahora la red israelí?

Pero al menos una pregunta persistente parece haber sido respondida. Los árabes israelíes no son ahora, ni parece probable que se conviertan, en reclutas de una guerra santa islámica contra Israel.