Joven tomando el metro de Londres
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — La clase social no ha recibido suficiente atención en la lucha por la igualdad laboral. Quizás gracias a la preocupación británica por este tema, la rama británica del gigante de la contabilidad KPMG está abordando este déficit. La empresa ha estado analizando su planilla, husmeando en lo que hacían los padres de los empleados para ganarse la vida. Es una investigación legítima. El problema es qué hacer con las respuestas.

El estatus socioeconómico es importante para las iniciativas de diversidad. El Reino Unido y Estados Unidos obtienen malos resultados en las clasificaciones de movilidad social a nivel mundial. Los datos sugieren que, en general, a muchas personas de economías supuestamente avanzadas les resulta difícil salir de las circunstancias socioeconómicas en las que crecieron.

PUBLICIDAD
Los nórdicos suben en el mundo
Los países del norte de Europa avergüenzan a las economías más grandes en materia de movilidad social
Por orden de clasificación mundial: Dinamarca, Noruega, Finlandia, Suecia, Islandia, Alemania, Francia, Japón, Reino Unido y Estados Unidosdfd

Las empresas no pueden pretender que esto sea un problema que atañe únicamente al gobierno. El sistema educativo no es el nivelador que debería ser. Ni siquiera el hecho de poseer un título académico desbloquea automáticamente la movilidad social y los empresarios pueden perpetuar la desigualdad en la forma en que contratan y ascienden al personal.

La responsabilidad del oligopolíco sector financiero es aún mayor. Sus elevados salarios contribuyen a ampliar las disparidades de ingresos. Si se considera que la oportunidad de ganar mucho dinero no está al alcance de cualquiera con talento y empuje, los legisladores se preguntarán por qué se permite que algunas áreas de los servicios financieros funcionen como una tienda semicerrada y el gobierno hará la vida más difícil a través de la regulación y los impuestos.

PUBLICIDAD

KPMG LLP tiene una razón especial para abordar un sesgo socioeconómico en su planilla. La firma británica auditó a la colapsada constructora Carillion, que está acusada de engañar al organismo de control contable del Reino Unido. Esto plantea dudas sobre la solidez de su cultura y su capacidad de abordar desafíos internos.

La organización ha publicado un desglose con la clase socia de sus trabajadores desde 2016, pero ahora está fijando como objetivo que la representación de la clase trabajadora en los grados de director y socio sea del 29% para 2030. En la actualidad, la medida se sitúa en sólo el 21% para toda la empresa, aumentando al 23% entre los socios. Eso es apenas más de la mitad de la cifra en relación a la población del Reino Unido en general. KPMG admite que sus rangos medios son actualmente incluso menos representativos de la sociedad que su nivel superior. Está claro que tiene que hacer algo para evitar que las personas en posiciones jerárquicas se vuelvan menos diversas a medida que la próxima generación ascienda.

PUBLICIDAD

El establecimiento de objetivos, sin embargo, acentúa la necesidad de una metodología sólida. El enfoque de KPMG consiste en pedir al personal que divulgue la ocupación de su progenitor con mayores ingresos cuando tenía 14 años. A continuación, divide los empleos de los padres en “profesionales”, “intermedios” y “de clase trabajadora” sobre la base de un esquema establecido en el Reino Unido. Esto dista mucho de ser una medida perfecta del nivel socioeconómico, pero sigue siendo un indicador útil. La pregunta atrae altos índices de respuesta y tiene menos inconvenientes que el uso de los tipos de escolaridad.

El auditor también revela las diferencias salariales entre las clases sociales (la divulgación de las disparidades salariales es obligatoria en el Reino Unido sólo para el género). La mediana de la remuneración media del personal de KPMG procedente de la clase trabajadora es inferior a la de los profesionales, dice la empresa. Sin embargo, la remuneración es ligeramente superior en términos de media: Tal vez un puñado de socios que se identifican como de clase trabajadora lo estén haciendo especialmente bien.

PUBLICIDAD

Esta revelación se está poniendo de moda: Su rival PwC U.K. también publicó la semana pasada sus diferencias salariales socioeconómicas.

No soy un número

Los estadísticos británicos tienen un sistema de clases claramente delimitado

PUBLICIDAD
Antecedentes socioeconómicosCategoría NS-SECEjemplos
Alta (profesional)1,2,CEOs, altos cargos de la policía, médicos, periodistas, abogados, profesores, enfermeras
Intermedio3, 4comerciantes, paramédicos, propietarios de pequeñas empresas y agentes de policía
Bajo (clase trabajadora)5, 6, 7, 8Recepcionistas, electricistas, fontaneros, carniceros, conductores de furgonetas

Pero, ¿cómo utilizar los datos? KPMG dice que las estadísticas individuales no serán visibles para los directores de recursos humanos. Esto hace más probable que los encuestados respondan con sinceridad. También elimina la tentación de contratar sólo para alcanzar el objetivo.

Las cosas también son legalmente más seguras de esta manera. Los antecedentes socioeconómicos no están cubiertos por la ley de igualdad del Reino Unido. Pero una empresa que lo utilice en la contratación se enfrenta a un riesgo legal, en teoría, si los candidatos rechazados demuestran que fueron objeto de discriminación indirecta (el argumento sería que la clase estaba estrechamente correlacionada con una “característica protegida”, como la etnia). Los empresarios también se enfrentan a la ley de hierro del mercado: La percepción de prácticas de contratación injustas podría disuadir a los solicitantes.

PUBLICIDAD

La mejor aplicación de estos datos es que los departamentos de personal se aseguren de que los candidatos proceden de un grupo lo más amplio posible y que identifiquen los obstáculos a la promoción, como se ha comprometido a hacer KPMG. Los cazatalentos que buscan puestos de rango medio se verán ahora más presionados para presentar listas más amplias. También habrá que tener más en cuenta si las cualificaciones declaradas para un puesto pueden ser excesivas e innecesariamente estrechas.

Por supuesto, incluso sin datos, las políticas para promover la movilidad social tienen sentido. Las empresas deberían ofrecer experiencia laboral a las escuelas de las zonas más pobres, proporcionar formación y responsabilizar a los directivos de ampliar las redes de contratación. Pero si hay que demostrar al mundo que esto funciona, sólo los datos pueden demostrarlo. Esperemos que KPMG lo haga.