Es comprensible que los europeos estén frustrados por no ser tomados tan en serio, ya sea por adversarios como Rusia y China o por amigos como Estados Unidos y Australia.

Presdientes Macron y Biden
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Si se necesita un juego de palabras fonético barato para aclarar el punto, que así sea. El año pasado, la Conferencia de Seguridad de Munich, el principal foro mundial sobre relaciones internacionales, advirtió sobre la “falta de Occidente“. Todo desde ese informe ha confirmado el peligro, porque la velocidad a la que el mundo se está volviendo menos occidental (y, por lo tanto, inquieto) sigue acelerándose.

La última señal es AUKUS (acrónimo en inglés de las tres naciones), la nueva alianza geopolítica de Australia, Reino Unido y Estados Unidos, que tiene a China como adversario evidente. Ahí está de nuevo: la antigua angloesfera, en contraste con un Occidente más amplio. El trasfondo es que cuando se trata de enfrentar amenazas genuinas, tanto en el siglo XXI como en el XX, son esos antiguos lazos de lengua y cultura los que unen.

PUBLICIDAD

Bajo el presidente Emmanuel Macron, Francia, como era de esperar, está tan furiosa por ser desairada como siempre lo estuvo bajo Charles de Gaulle u otros gallos galos. Como parte de AUKUS, Australia comprará submarinos de propulsión nuclear a sus compañeros anglófonos, en lugar de los convencionales de Francia, como lo habían acordado previamente. Macron convocó a sus embajadores en Washington y Canberra y ahora se está preparando para un malhumor prolongado.

Espera escuchar mucho de él en las próximas semanas sobre la “soberanía europea” y la “autonomía”, eslóganes nebulosos que ha estado impulsando junto con sus cavilaciones más evocadoras sobre la supuesta “muerte cerebral” de la OTAN, que sigue siendo la manifestación más concreta de un Occidente estratégico. Si fuera por Macron, la Unión Europea, ahora libre de esos molestos británicos, finalmente debería convertirse en una potencia geopolítica y militar distinta, a la altura de EE. UU. y presumiblemente dirigida por Francia.

PUBLICIDAD

Los sospechosos habituales en algunas otras capitales europeas han replicado su grito de guerra, especialmente después de la ignominiosa retirada occidental de Afganistán. Allí, también, los europeos se sintieron traicionados por los estadounidenses, que no se molestaron en consultar o coordinar de manera significativa con sus aliados cuando se retiraron. Como era de esperar, ha vuelto el llamado a un “ejército europeo“. En esta última iteración, la idea es comenzar con un “UE 5.000″, una especie de fuerza de élite que podría haber asegurado el aeropuerto de Kabul sin la ayuda estadounidense. Perdona mi escepticismo, pero esto nunca será como los 300 espartanos.

Es comprensible que los europeos estén frustrados por no ser tomados tan en serio, ya sea por adversarios como Rusia y China o por amigos como Estados Unidos y Australia. Pero en lugar de echar humo de impotencia, sería mejor que se mirasen honestamente a sí mismos para encontrar las razones.

PUBLICIDAD

Podrían empezar preguntándole a Lituania, ex víctima del imperialismo soviético que ahora es un orgulloso miembro de la UE y la OTAN. Se ha convertido en el último país europeo en recibir el acoso de Pekín. La razón es que Vilna permitió que Taiwán, que China considera una provincia rebelde, estableciera una oficina de representación. En represalia, si esa es la palabra, Beijing retiró a su embajador, reprimió el comercio lituano y en general apretó el tornillo.

Estados Unidos ofreció inmediatamente su apoyo a Lituania. ¿Y la UE? Sus estados miembros no están tan seguros. Después de todo, hacen muchos negocios con China (es el mayor socio comercial de Alemania) y sienten que Lituania podría haber sido más diplomática. Le correspondió al primer ministro de Eslovenia, que actualmente ocupa la presidencia rotativa de la UE, pedir a sus homólogos que defiendan a Lituania en una reunión en dos semanas.

PUBLICIDAD

Así es, país por país, crisis tras crisis, amenaza tras amenaza. Los europeos no ven el mundo y sus peligros de la misma manera, ni se sienten copropietarios de los problemas de Occidente. Basta con mirar a Berlín, que ha rechazado las súplicas de Estados Unidos, Polonia y otros y ha construido un oleoducto que conecta a Alemania con Rusia, la amenaza más directa para la paz en el continente. Moscú planea comenzar a bombear gasolina a través de él en unas semanas.

El impacto del trumpismo en los EE.UU. es sin duda una de las razones de la tendencia de falta de Occidente: el ex presidente Donald Trump nunca entendió, y mucho menos apreció, el concepto de un “Occidente” que defiende las sociedades abiertas y el orden mundial. Pero los europeos tienen al menos el mismo nivel de culpa. No han hecho que sus ejércitos sean capaces de librar una guerra real sin los estadounidenses. Y no han asumido la responsabilidad de gestionar las mayores amenazas geopolíticas, que ahora incluyen a China.

PUBLICIDAD

Alemania es el mejor ejemplo. Probablemente sea el único país, gracias a su peso económico, que podría empujar a la UE a volverse más fuerte y, por lo tanto, “autónoma”. Pero no tiene ningún interés en hacerlo. En cambio, escatima en su ejército y finge que los problemas del mundo son para que otros y principalmente Estados Unidos, los aborden . En los debates entre los candidatos a canciller antes de las elecciones de este domingo, ninguno tuvo nada que decir sobre política exterior o de seguridad. Esto es una vergüenza.

Mientras duró, Occidente, no en un sentido etnocéntrico sino en un sentido normativo, hizo del mundo, en conjunto, un lugar mejor. Por tanto, su fragmentación actual es un mal augurio para la estabilidad y la paz. Estados Unidos debería seguir intentando salvar a occidente, incluso cuando otros, como el Reino Unido y Australia, hacen bien en redactar un Plan B. Pero, en última instancia, son los europeos los que tienen que decidir lo que quieren y luego hacer lo que sea necesario para ser creíbles.