Un trabajador abre un nuevo pozo de carbón en la provincia de Shanxi, China.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — En el marco de los esfuerzos de China por frenar los precios de la energía está surgiendo un villano: una industria ineficiente y ávida de electricidad.

Las inundaciones en el centro del carbón de la provincia de Shanxi han elevado los precios hasta 1.508 yuanes (US$234) por tonelada métrica y a pesar de que el gobierno intenta impulsar producción adicional, es evidente que se necesitan más medidas para evitar que más generadores apaguen sus turbinas y provoquen apagones durante el frío invierno del norte de China. Eso significa tomar medidas enérgicas contra las fábricas que todavía consumen la mayor parte de la electricidad.

PUBLICIDAD
El sector industrial chino consume mucha más electricidad que el estadounidense.dfd

La industria representa solo 25% de la demanda de la red en Estados Unidos, pero en China representa 59% del total, más que todos los hogares, oficinas y tiendas minoristas del país juntos. La energía barata ha sido una herramienta esencial para el desarrollo y el gobierno ha incentivado tradicionalmente a los grandes usuarios con tarifas eléctricas que se abaratan cuanto más se consume. Con aproximadamente dos tercios de la red alimentada por carbón, el costo de desenterrarlo ha determinado cuánto pagan los usuarios industriales por su energía.

El problema es que el carbón no se está volviendo más barato. Después de un período sostenido de deflación antes de 2016, cuando se cerró un exceso de minas peligrosas y no reguladas, los costos anualizados aumentaron 40% en 2017. Realmente no volvieron a caer hasta que el Covid-19 golpeó, y desde entonces se han recuperado con un aumento de 57% desde hace 12 meses en agosto.

PUBLICIDAD

Dichos aumentos podrían ser tolerables si los usuarios finales convirtieran este poder en bienes de alto valor, pero con demasiada frecuencia, ese no es el caso. China ahora consume más electricidad per cápita que Reino Unido e Italia, pero no se acerca en nada en términos de producción económica. Decididos a alcanzar los objetivos del presidente Xi Jinping de alcanzar un máximo de emisiones para 2030 y llegar a cero emisiones netas para 2060, los responsables de formular políticas en Pekín se han fijado en los llamados sectores de “doble altura‘’, aquellos cuyo consumo de energía y emisiones de carbono son elevados, como culpables. Estas son muchas de las industrias que han crecido más rápido en las últimas décadas, como el cemento, acero, metales básicos, refinación de petróleo, productos químicos y vidrio. En conjunto, representan más de la mitad de las emisiones de China.

El costo de producir carbón en China se disparó en 2017 y apenas dejó de crecer antes de volver a dispararse este año.dfd


PUBLICIDAD

Según las reglas revisadas emitidas por los planificadores económicos de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma esta semana, los consumidores residenciales y agrícolas seguirán comprando energía a tarifas fijas y los usuarios más pequeños verán que los costos de la electricidad fluctúan dentro de una banda. Los sectores “doblemente altos”, en cambio, no verán ninguna barrera en los precios que pagan. Como resultado, todo el costo de equilibrar los libros de las empresas de electricidad recaerá sobre sus hombros. Esto reducirá la presión de la demanda sobre la red y animará a los usuarios ineficientes a adaptarse para agregar más valor, dijo el martes Wan Jinsong, director de precios de la comisión, en una conferencia de prensa.

Parece una buena solución, pero no hay que subestimar la forma en que se propagarán las ondas. En las últimas décadas, el mundo se ha enganchado a la energía barata de China para fabricar una gran cantidad de sus bienes. Cerca de la mitad de los metales se producen en China y casi una quinta parte del petróleo se refina ahí. Los productos que consumen mucha energía, desde el aluminio hasta los paneles solares y bitcoin, dependen de las bajas tarifas de energía industrial del país para mantener bajos sus propios precios. Con el aumento de los costos de la electricidad para las industrias, puede que no hayamos visto el final de las presiones inflacionarias que fluyen a través de la economía mundial desde esas minas inundadas de Shanxi.

PUBLICIDAD

Si Pekín quiere gestionar esta transición sin paralizar la economía, va a tener que liberar la presión sobre el lado de la oferta del sistema energético al mismo tiempo que toma medidas para reducir el crecimiento de la demanda.

Las energías renovables son la forma más barata de proveer energía.dfd

Ahí es donde entran en juego las energías renovables. Al mismo tiempo que se eliminan las restricciones a los precios de las industrias de doble altura, se eliminan los frenos a la capacidad de generación de energía con cero emisiones de carbono. Anteriormente, las provincias se enfrentaban a límites absolutos en la cantidad de electricidad que podían consumir, un factor que puede haber contribuido a los cortes más recientes. En el futuro, esas barreras se eliminarán para la generación renovable, lo que dará a los gobernadores un fuerte incentivo para pasar de la energía de carbón, restringida e inflacionaria, a la eólica y solar, ilimitada de costo fijo.

PUBLICIDAD

Dado que la electricidad con cero emisiones de carbono ya es más barata que la mayoría de las centrales de carbón en funcionamiento, esos cambios pueden ser el estímulo para que China abandone su adicción al combustible sólido. La mayor parte de la generación podrá pasar a la energía eólica, solar, hidráulica y nuclear. Las centrales térmicas se encontrarán cada vez más con un aumento y una disminución de la potencia para captar los máximos diarios de la demanda, con precios diferenciales a lo largo del día que les darán la oportunidad de obtener ganancias después de que el sol se haya puesto y cuando el viento baje.

Todo lo que se necesita para que este sistema funcione de manera más eficiente es que Pekín dé rienda suelta a los formidables apetitos de inversión de sus gobiernos provinciales en el banquete de energía barata de cero emisiones de carbono que ahora está disponible. Hasta ahora, China ha evitado el tipo de transición rápida que necesita, así como el clima global. El estado tambaleante de su sistema de energía de carbón debería ser solo el catalizador para acelerar ese cambio.