PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Presidente de Ecuador congela precios de los combustibles

Lasso había rechazado previamente las demandas de un congelamiento de los precios, lo que complicará sus esfuerzos por reducir el gasto

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — El presidente conservador de Ecuador, Guillermo Lasso, cambió de rumbo en la política de precios de los combustibles y suspendió los aumentos mensuales de la gasolina y el diésel en un intento por evitar disturbios y ayudar a los hogares en dificultades.

Lasso había rechazado previamente las demandas de un congelamiento de precios, lo que complicará sus esfuerzos por reducir el gasto para cumplir con las metas fiscales en el marco del acuerdo de la nación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero cambió de rumbo después de que líderes indígenas amenazaran con realizar protestas.

PUBLICIDAD

“Los hemos escuchado a ustedes, a los ciudadanos, y también a los sectores sociales y políticos para generar acuerdos que nos lleven a un entorno estable en el que la economía pueda crecer y generar empleo”, dijo Lasso el viernes en un discurso en Guayaquil .

Lasso había estado tratando de reducir los subsidios a los combustibles debido a su alto costo fiscal, argumentando que son ineficientes y benefician de manera desproporcionada a los ecuatorianos más ricos. A finales de 2019, el Gobierno anterior intentó eliminar los subsidios, pero se vio obligado a dar marcha atrás por las violentas manifestaciones y bloqueos de carreteras que paralizaron partes del país.

La organización indígena CONAIE y sindicatos han pedido un congelamiento de los precios y la CONAIE amenazó con nuevas protestas.

PUBLICIDAD

Con los precios por galón en US$2,55 para la gasolina de bajo octanaje y de US$1,90 para el diésel, los precios subirán por última vez un 2% y un 11,8% antes de ser congelados. El Gobierno debe recibir otros US$1.700 millones del FMI hasta el final de 2022.

Ver más: Presidente Lasso busca subir los impuestos a los más ricos de Ecuador

Lasso se ha comprometido a volver a presentar la próxima semana una reforma fiscal progresiva que aumentará los impuestos sobre la renta para el 3% más rico.

Los Gobiernos de Brasil, México y Argentina también han intentado frenar algunos aumentos en los precios de los combustibles, incluido el gas de cocina, en medio de un repunte generalizado de la inflación en toda la región en los últimos meses.

PUBLICIDAD