Mark Zuckerberg
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — En una columna anterior, me permití soñar con que Mark Zuckerberg anunciaría el fin de la aplicación principal de Facebook Inc. Puede que sonara inverosímil en aquel momento, pero ahora Zuckerberg parece compartir mi sueño a cierto nivel: está trabajando en una solución al por mayor para los interminables problemas de relaciones públicas y regulatorios de Facebook: un pivote.

Es el tipo de pivote que llevó a cabo American Express Co. cuando pasó del negocio de envíos urgentes a las tarjetas de crédito; o, por utilizar un ejemplo más reciente, el tipo de pivote que ejecutó la empresa ahora conocida como Slack Technologies Inc. al abandonar el juego sin éxito que estaba desarrollando y convertir la función de mensajería del juego en su principal producto de éxito.

PUBLICIDAD

Zuckerberg no habla de su proyecto del metaverso como una posible actividad secundaria. Parece que lo ve como algo que acabará sustituyendo a la actual línea de negocio de Facebook. “Básicamente creemos que el metaverso va a ser el sucesor de la Internet móvil”, dijo en la llamada de resultados del tercer trimestre de Facebook el 26 de octubre.

Es al metaverso al que Zuckerberg atribuye sus esperanzas de atraer a los más jóvenes, que probablemente la aplicación principal de Facebook ya haya perdido sin atenuantes, de vuelta a sus productos. Su plan es conseguir que mil millones de personas utilicen avatares para viajar entre mundos virtuales y de realidad aumentada para el trabajo, las compras y el ocio a finales de la presente década. Como dijeron los ejecutivos de Facebook en la llamada, la campaña le está costando a la empresa US$10.000 millones de ingresos netos este año, lo que supone el 19% de los ingresos netos que Facebook habría esperado sin el desembolso. Dicho de otro modo, Facebook está renunciando a casi un trimestre de beneficios para el proyecto.

PUBLICIDAD

Los recursos de Facebook le dan una buena oportunidad para el pivote. Su negocio sigue prosperando a pesar de toda la publicidad negativa; el aumento de sus ingresos y beneficios en el tercer trimestre habría sido la envidia de casi cualquier otra gran empresa. Por supuesto, existe el peligro de que se produzcan repercusiones regulatorias por la presión de los medios de comunicación. Pero incluso si se exige a Facebook que se deshaga de alguno de sus productos, que contrate a más moderadores (léase: censura) o que renuncie a recopilar ciertos tipos de datos, todavía puede permitirse construir la infraestructura necesaria para finales de la década de 2020. La directiva de Facebook confía lo suficiente en ello como para ofrecer fuertes recompras de acciones. El duopolio publicitario de Internet no es fácil de desmantelar: No hay muchas alternativas para los anunciantes.

Si el metaverso tiene éxito, es posible que no haya necesidad de responder a retos como filtrar las noticias falsas y la incitación al odio, limitar la recopilación de datos, hacer más transparente la segmentación de los anuncios... todas estas molestias desagradables que la reciente publicación de los “Facebook Papers” ha confirmado. Nuevos retos los sustituirán, y antes de que los medios de comunicación y los reguladores se pongan a pensar en ellos, Mark Zuckerberg podría disfrutar de una carrera aún más lucrativa que en la era de las redes sociales.

PUBLICIDAD

Para empezar, la mayoría de las interacciones en el metaverso, tanto en la realidad virtual como en la aumentada, probablemente no dejarán un registro permanente, al igual que no lo hacen en el mundo físico. ¿Aplicar una IA muy imperfecta a oscuros dialectos del árabe para eliminar contenidos terroristas? Olvídalo. Si la gente utiliza el espacio virtual para organizar un atentado terrorista o reclutar terroristas suicidas, bien podrían estar sentados en una cafetería; no sería razonable exigir que la plataforma registre todos los encuentros.

Por otro lado, es poco probable que entrar en el metaverso de Facebook de forma anónima sea tan fácil como lo ha sido en el Facebook “tradicional”. La inflación del número de usuarios a través de controles de identidad poco estrictos sólo dio sus frutos en los primeros tiempos, cuando el crecimiento de la audiencia era lo único que importaba; después se volvió problemática, complicando la orientación de los anuncios y permitiendo todo tipo de actividades nefastas. Facebook no necesita hacerlo (ni siquiera tolerarlo) para el metaverso. Por el contrario, un fuerte control de la identidad aseguraría que las marcas llegaran a su público de forma más eficaz.

PUBLICIDAD

El metaverso de Facebook también podría ser mucho más comercial desde el principio. Con la empresa de Zuckerberg realizando las enormes inversiones en infraestructura, los centros de trabajo que esperen reducir los viajes y los alquileres de oficinas utilizando realidad virtual tendrán que pagar a Facebook por los “inmuebles” virtuales. Lo mismo ocurre con los vendedores y creadores que venden sus productos. Como son las empresas, y no las personas, las que marcan la pauta, y el coste de entrada no es trivial para una persona normal, el trabajo de vigilancia de Facebook puede ser mucho más fácil; las empresas son menos propensas a correr riesgos que los individuos, y gran parte del mantenimiento de las normas puede delegarse en los propietarios de los “mundos” del metaverso.

Todo esto, por supuesto, está muy lejos de los sueños de un metaverso abierto en el que las grandes corporaciones no establecen las reglas, una especie de segunda venida de la Internet precomercial. Pero se parece mucho más al mundo offline que incluso a la versión actual de la web. En el mundo real, la mayoría de las personas tiene algún tipo de identificación y está obligada a mostrarla cuando las autoridades lo exigen. Los lugares donde se reúne la gente son en su mayoría propiedad de empresas, gobiernos y otras entidades. Al mismo tiempo, es relativamente fácil hacer cosas sin ser observado, incluso en muchos de estos lugares.

PUBLICIDAD

Decenas de empresas están intentando entrar en la creación del metaverso. El espacio de la realidad extendida se está llenando de gente, pero Facebook es el jugador a seguir, no sólo por su enorme riqueza, sino también porque Zuckerberg está especialmente motivado para dejar sus errores -algunos de los cuales fueron probablemente inevitables mientras Facebook era una ambiciosa start-up y luego un contendiente por una parte del pastel de la publicidad digital- en el pasado. Zuckerberg necesita construir una infraestructura de metaverso competitiva e intentar establecer algunas normas de interoperabilidad muy necesarias para los actores más pequeños. Eso haría a su empresa aún más impermeable que la versión actual de Facebook a los ataques de los medios de comunicación y los reguladores.

Dada la debilidad de Facebook con los usuarios más jóvenes, también es una carrera contra el reloj.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.