Israel
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — La administración Biden quiere reabrir el consulado de EE.UU. en Jerusalén Este para servir a los palestinos en Cisjordania. Israel está decidido a no permitir que eso suceda. El desacuerdo tiene el potencial de convertirse en una verdadera crisis.

El consulado de Jerusalén Este ha sido visto durante mucho tiempo en Israel como un némesis y un defensor de la agenda de la Organización de Liberación de Palestina. Una embajada estadounidense de facto para los palestinos, el consulado también se erigió como un símbolo físico de la negativa de EE.UU. a aceptar la soberanía israelí sobre toda la ciudad de Jerusalén o a reconocerla formalmente como la capital de Israel. Esa política terminó en 2018, cuando la Administración Trump aceptó el reclamo de Israel sobre la ciudad unida y trasladó la embajada de EE.UU. allí. Para Israel, esto fue la realización de un sueño nacional, así como un rotundo éxito diplomático.

PUBLICIDAD

Joe Biden es amigo de Israel, pero no de la política de Jerusalén de su predecesor. La Ley de la Embajada de EE.UU. en Jerusalén de 1995 hizo prácticamente imposible devolver la embajada a Tel Aviv. Los sucesivos presidentes utilizaron su prerrogativa para posponer la implementación de la ley, hasta que Trump la puso en vigencia. Esto naturalmente enfureció a los palestinos y sus partidarios en Europa y EE.UU. La reapertura del consulado parece la forma en que el Departamento de Estado expresa su pesar por la medida de Trump.

A finales de mayo, el secretario de Estado Anthony Blinken visitó al presidente palestino Mahmoud Abbas en Ramallah y le dio la noticia. “Abriremos un consulado [en Jerusalén Este] como parte de la profundización de los lazos con los palestinos”. Pero la declaración formal permaneció inactiva hasta el mes pasado, cuando el nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, visitó Washington. En una conferencia de prensa conjunta, Blinken señaló una vez más que la reapertura del consulado seguía siendo una política estadounidense.

PUBLICIDAD

El sábado por la noche, el primer ministro Naftali Bennett rompió su silencio sobre el asunto y dijo en una conferencia de prensa que “no hay lugar para un consulado estadounidense que atienda a los palestinos en Jerusalén”. Lapid sugirió una alternativa. “Si los estadounidenses quieren abrir un consulado en Ramallah, no tenemos ningún problema con eso”.

Unas horas más tarde, el portavoz del presidente Abbas anunció que no habría consulado en Ramallah. Para ellos, sería Jerusalén o nada. Históricamente, esa postura significa que el resultado será nada.

PUBLICIDAD

EE.UU. necesita el consentimiento de la nación anfitriona para abrir una instalación diplomática. En la mayoría de los casos, el permiso se concede fácilmente; pero este no es uno de esos casos.

Israel es una democracia tensa y polémica, pero la gran mayoría de sus ciudadanos judíos ven a Jerusalén como la capital soberana del país. Ninguna coalición de gobierno concebible, actual o futura, podría rendirse en este tema y sobrevivir. Ciertamente, entonces, ninguna coalición gubernamental frágil lo hará. Si EE.UU. presiona, Israel luchará.

PUBLICIDAD

Y no luchará solo. Unos 200 miembros republicanos de la Cámara de Representantes firmaron una carta de protesta por el restablecimiento de un consulado en Jerusalén del este. Presumiblemente habrá un apoyo similar entre los republicanos del Senado.

Los demócratas estadounidenses querrán apoyar a su presidente, pero no todos pueden hacerlo. Muchos se autoproclaman sionistas (como lo fue Biden en sus días en el Senado). Tienen electores y donantes pro-Israel que no tomarán amablemente un intento de forzar un consulado no deseado en Israel. Incluso el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, puede tener reparos. En 2015 votó en contra del acuerdo con Irán del presidente Obama, al que Israel se opuso con vehemencia.

PUBLICIDAD

Dos senadores demócratas de alto rango, Chris Coons de Delaware y Ben Cardin de Maryland, se encuentran actualmente en Israel como jefes de dos delegaciones del Congreso separadas. Ambos son miembros del Comité de Relaciones Exteriores y ambos son reconocidos como amigos de Israel y cercanos a Biden. Presumiblemente tomarán la temperatura de Israel sobre la cuestión de Jerusalén y buscarán una solución que no conduzca a una disputa pública entre Israel y la administración Biden.

A Bennet también le gustaría evitar un enfrentamiento público. A diferencia de su grandilocuente predecesor, Bibi Netanyahu, el nuevo primer ministro y su equipo creen en la diplomacia silenciosa. En su conferencia de prensa del sábado por la noche, Bennett dijo que planeaba evitar el “drama” sobre la cuestión del consulado. Eso no será fácil: el futuro de Jerusalén ha generado dramas durante dos milenios.

PUBLICIDAD

El primer ministro cuenta con que una dosis de realismo en Washington salve el día. Biden enfrenta una larga lista de desafíos internacionales, incluida la acumulación militar china, la amenaza rusa de invadir Ucrania, las tensas negociaciones nucleares con Irán, las secuelas de la retirada de EE.UU. de Afganistán y una tumultuosa frontera mexicana. Bennett está apostando a que Biden no querrá agregar una disputa contenciosa con Israel sobre Jerusalén a su lista de tareas pendientes.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.