Dorsey, el capitalista hippie, ha dicho que quiere mejorar el “empoderamiento económico” y la “libertad financiera” de todos los músicos con Tidal. ¿Podrá lograrlo?

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Un propósito de año nuevo para el multimillonario Jack Dorsey: pasar más tiempo en Tidal, la plataforma de streaming de música recientemente adquirida por su firma fintech Block, y menos tiempo en Twitter, donde ya no está a cargo, pero donde aún se hace escuchar.

La compra por parte de Block de una participación mayoritaria en Tidal, por valor de US$297 millones, fue uno de los muchos hitos en la industria musical posteriores al Covid-19 en el último año, ya que las superestrellas demostraron ser fuentes de efectivo cada vez más confiables y duraderas durante la pandemia. Bruce Springsteen y los administradores del patrimonio del difunto David Bowie vendieron sus catálogos de música por sumas de nueve cifras según reportes; un documental de los Beatles de ocho horas se convirtió en un tema relevante de conversaciones para Walt Disney Co .; e, indirectamente, Adele rompió la cadena de suministro de vinilo.

PUBLICIDAD

Pero dado que Tidal es un pececillo al comparárselo con Spotify y Apple Music, cuya participación de mercado combinada es de alrededor del 50%, no debería simplemente imitar la jerarquía de élite de los gigantes del streaming. Dorsey, el capitalista hippie, ha dicho que quiere mejorar el “empoderamiento económico” y la “libertad financiera” de todos los músicos, un objetivo digno que merece más recursos que promocionar criptomonedas volátiles como bitcoin o advertencias de “hiperinflación “.

Ventas de entradas

La música está experimentando un repunte muy desigual, al igual que la economía en general . La música “se volvió gratuita " hace dos décadas cuando los archivos MP3 digitales hicieron que las canciones se pudieran compartir de forma infinita e instantánea; luego se pasó a costar US$9.99 con el aumento de las suscripciones de plataformas de streaming que habilitan “todo lo que puedas oír”. Esto hizo que los ingresos de la industria volvieran a máximos de 20 años y enterró el disco compacto (CD), pero profundizó la división entre los que tienen y los que no tienen de la industria de la música: el 1% superior de los artistas obtienen aproximadamente el 90% de las regalías de streaming.

Lo que presagió la economía del streaming, el Covid-19 lo cumplió. Los ingresos por la música en vivo, el último refugio para el 99% de los músicos, cayeron alrededor de dos tercios en 2020, según la analista de Bloomberg Intelligence, Amine Bensaid. Trasladar todo al mundo virtual hizo que el pastel fuera más grande, pero también significó muchas más bocas que alimentar, dice Will Page, ex economista de Spotify y autor de “Tarzan Economics”.

PUBLICIDAD

El cantautor Sam York, que ha actuado con gente como Ed Sheeran y Jessie J, me dice que ya estaba cambiando de carrera antes de 2020 (ahora es abogado) y que ha visto a otros artistas convertirse en plomeros o unirse a centros de llamadas desde que comenzara la pandemia de Covid-19. . Es una crisis de suministro ilimitado, dice.

Acciones de medios sociales, entretenimiento, citas

Si no se controlan, estos juegos del hambre empeorarán. La música se está quedando atrás en la economía de la atención, como indica el gráfico de precios de las acciones de arriba, donde Spotify perdió una cuarta parte de su valor el año pasado mientras que la empresa matriz de Facebook, Meta Platforms Inc. y Netflix Inc. subieron. Ahora consumimos música en tragos del tamaño de una lista de reproducción para adaptarse a las comidas o a los estados de ánimo y es más difícil asignar valor e intimidad a lo que Bowie una vez comparó con “agua corriente”.

Y aunque las superestrellas de antaño serán reempaquetadas , convertidas en memes y en hologramas para garantizar su longevidad, Stephen Witt, autor de “How Music Got Free” (Cómo se volvió gratis la música), me dice que imagina que un documental al estilo “Get Back” podría ser algo regular para los artistas boomers: los que están más abajo en la cadena enfrentarán aún más presión, sobre todo a medida que se multiplican los podcasts y los audiolibros. No es de extrañar que escuchar música, que solía ser una serie de relaciones monógamas con álbumes y bandas, ahora se asemeja a la cultura de conexión de Tinder, dice el analista de MIDiA Research Mark Mulligan.

PUBLICIDAD

Dado este sombrío panorama, ¿dónde encaja Tidal? La plataforma podría al menos enarbolar la bandera de una división más justa del botín del streaming en un momento en que aumenta el escrutinio regulatorio . Más modelos de pago “centrados en el usuario”, que reparten esas tarifas de suscripción de US$9,99 según los gustos individuales (y no las corrientes globales), merecen ser probados. Tidal recientemente llegó a un acuerdo con el distribuidor digital DistroKid y asignó el 10% de su servicio premium de US$19,99 a los artistas más escuchados por los usuarios.

Modelo centrado en el ususario

Dorsey también podría tomar una hoja del libro de plataformas como Kickstarter o Patreon, ejes de la llamada “economía del creador”, que permiten a los artistas recaudar dinero directamente de los fanáticos. Invertir en herramientas de “hágalo usted mismo” podría atraer a más artistas y mejorar sus finanzas. La investigación de Page estima que el ingreso por hora de un creador de una transmisión en una plataforma de música equivale a alrededor de US$0.01 por usuario, mientras que en una transmisión en vivo de Twitch es de US$0.15 por usuario.

Estas no son varitas mágicas: un modelo de streaming centrado en el usuario podría solo reorganizar los ingresos de la élite en lugar de revolucionar la música, y la agricultura de subsistencia en Patreon sigue siendo una agricultura de subsistencia. No todo el mundo se va a adaptar a un mundo que se dirige inexorablemente hacia la financiarización de las interacciones sociales y el sentido de pertenencia, un boleto de entrada a una discoteca infinita, como dijo una vez el economista Jacques Attali. La exageración en torno a los NFTs sobrevalorados y especulativos ha logrado poco más que enriquecer a una élite turbia y provocar la ira de Brian Eno.

PUBLICIDAD

Aún así, cualquier oportunidad de crear una nueva vida en lugar de abrazar el control de una aristocracia del rock medio muerta vale la pena ser intentado. Tidal y Block, que recientemente recibió un estatuto bancario, podría ser el laboratorio de lo que el capitalista de riesgo Li Jin llamó un creador de “clase media”. Imagínese lo que podría hacer un pago confiable como un ingreso creativo universal. Dorsey debería apuntar a un futuro más Tidal y menos feudal.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por : Miriam Salazar