Vegetales y verduras en Moscú
Tiempo de lectura: 5 minutos

Los precios mundiales de los alimentos se dispararon casi un 30% en promedio en 2021, y los productos esenciales como los aceites vegetales aumentaron un sorprendente 68%. Pensamos que esas eran las malas noticias. Pero ahora, 2022 ha comenzado con una escasez de alimentos aterradora en productos que van desde lechuga y papas frescas hasta alimentos para mascotas, fórmula para bebés y dedos de pollo. Los precios y la escasez se deben a los cuellos de botella de la cadena de suministro, los problemas laborales, los altos costos de la energía y las presiones del cambio climático, lo que significa que no hay una solución rápida.

Los consumidores no tienen motivos para entrar en pánico y comprar. Los estantes se volverán a llenar en las próximas semanas a medida que se despejen las interrupciones climáticas y se alivien los cuellos de botella. Sin embargo, deberíamos acostumbrarnos a precios más altos a lo largo de 2022 y más adelante en el futuro.

PUBLICIDAD

Aunque el presidente de EE.UU., Joe Biden, comenzó el año con un discurso en el que prometió aliviar la presión sobre los precios de los alimentos, no podemos esperar un regreso a los precios de antes de la pandemia en el corto plazo, o posiblemente nunca. De hecho, volver a una era de comida barata podría hacer más daño que bien.

Durante casi un siglo, el Departamento de Agricultura de EE.UU. se ha centrado en construir un sistema alimentario con dos objetivos primordiales: más producción y precios más bajos en las tiendas de comestibles. Ha tenido un gran éxito. Los estadounidenses de ingresos medios de hoy gastan aproximadamente la mitad de su presupuesto en alimentos que el hogar promedio de la década de 1950. Pero un sistema centrado en la producción barata ha tenido consecuencias no deseadas, comprometiendo los intereses a largo plazo de los trabajadores, los consumidores y el medio ambiente para minimizar los costos y maximizar las ganancias.

Entonces, mientras la administración Biden lucha contra la inflación, debe aprovechar este momento en que el dinero inunda la industria alimentaria para impulsar cambios que garanticen precios más justos y sostenibles, pero no necesariamente más baratos, en una era de volatilidad ambiental y económica. Los principales productores de alimentos como Tyson Foods Inc. y JBS SA han triplicado con creces sus márgenes de beneficio durante la pandemia. Eso le da a Biden la oportunidad de guiar a la industria hacia salarios más justos, mejores condiciones de trabajo, producción más descentralizada y prácticas ambientalmente racionales.

PUBLICIDAD

Seamos claros: los altos precios de los alimentos perjudican injustamente a las poblaciones de bajos ingresos. El hambre es cada vez más frecuente en todo el mundo y alrededor de 40 millones de personas en los EE.UU. ahora tienen dificultades para comer lo suficiente, muchas más que antes de la pandemia. Los estadounidenses de bajos ingresos gastan más del 35% de su presupuesto familiar en alimentos, en comparación con el 8% de los estadounidenses de ingresos más altos.

La administración Biden debería estar preparada para aumentar significativamente sus gastos para ayudar a los más vulnerables mientras impulsa los cambios necesarios. Pero volver al estadío anterior socavaría la seguridad alimentaria de todos los estadounidenses y de aquellos en todo el mundo que dependen de las exportaciones de EE.UU.. Una masa crítica de consumidores estadounidenses de ingresos medios ya ha comenzado a adaptarse a los precios más altos de los alimentos. La demanda de productos de res, cerdo y aves nunca ha sido tan alta, incluso cuando el costo de los productos, desde el tocino hasta los bistecs, aumentó un 20% el año pasado .

Carniceríadfd

El gobierno puede cambiar la industria hacia precios justos y sostenibles primero abordando una crisis de consolidación. Ya ha hecho algunos progresos en este frente. El USDA (por sus siglas en inglés, el Departamento de Agricultura de EE.UU.) de Biden ha canalizado más fondos y apoyo a los frigoríficos regionales independientes que cualquier administración anterior. El presidente ha prometido “luchar por precios más justos” para los agricultores y consumidores combatiendo el poder de mercado de los conglomerados cárnicos. Su administración ha criticado y puesto en evidencia a los líderes de la industria por el aumento de precios durante la pandemia y las prácticas anticompetitivas que han contribuido a la inflación de los alimentos.

PUBLICIDAD

Biden merece aplausos por hablar duro, pero debe cumplir su promesa de actualizar y fortalecer las regulaciones dentro de la Ley de Empacadores y Corrales, y luego hacerlas cumplir para garantizar una mayor competencia y diversidad en el mercado de los frigoríficos. El USDA debe coordinarse y colaborar con el Departamento de Justicia para aplicar los estatutos antimonopolio en los agronegocios, más allá de la industria cárnica. Los conglomerados dominan el procesamiento de soja y la producción de frutas y verduras frescas; tienen un dominio absoluto sobre la producción de alimentos procesados, incluidos los cereales fríos, los bocadillos, los refrescos, la cerveza, el pan, el vino y las tiendas de comestibles.

La consolidación excesiva ha socavado las economías rurales y ha hecho que la agricultura sea más vulnerable a las pandemias y las perturbaciones climáticas. Cambiar a un sistema alimentario más diverso y descentralizado será costoso, pero garantizará la estabilidad y la seguridad alimentaria a largo plazo para todos. Movilizar grandes cambios en el negocio de los alimentos requerirá medidas en otros departamentos gubernamentales para fomentar salarios más justos y condiciones de trabajo más seguras, objetivos a los que la industria se ha resistido durante años por considerarlos demasiado costosos.

El sistema actual no puede sostenerse en una era de crecientes presiones climáticas e interrupciones en las cadenas de suministro. A medida que Biden da los primeros pasos hacia las reformas, los consumidores, los inversores y los medios deben cambiar las métricas que utilizan para medir su éxito. El desafío principal del presidente es apoyar a la porción cada vez mayor de nuestra sociedad a la que se le está cargando el precio mientras reforma el sistema alimentario industrial a gran escala para darle el poder de perdurar.

PUBLICIDAD

Con los conglomerados de alimentos obteniendo mayores ganancias que nunca antes gracias al aumento de los precios, no ha habido un mejor momento para tomar medidas enérgicas.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar