Deshielo
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Durante las últimas semanas, Alaska registró temperaturas récord, los científicos publicaron un “boletín de calificaciones” que muestra el implacable deterioro del clima del Ártico y los investigadores advirtieron que una plataforma de hielo en la Antártida podría colapsar en unos pocos años, aumentando drásticamente la contribución de la región al aumento del nivel del mar.

Estas son señales de un camino sombrío. Muestran que el daño a la criósfera, las porciones de la superficie de la Tierra donde predomina el hielo, está ocurriendo más rápido de lo que muchos anticiparon. Después de un año de promesas, en la conferencia climática de las Naciones Unidas en Glasgow y más allá, 2022 debe ser el año de la acción concreta, en particular en los polos de la Tierra.

PUBLICIDAD

El chequeo anual de salud del Ártico producido por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos brindó una instantánea preocupante. Por octavo año consecutivo, las temperaturas del aire en la superficie del Alto Norte estuvieron al menos 1 grado Celsius (1,8 grados Fahrenheit) por encima del promedio a largo plazo. En abril, el volumen de hielo marino posterior al invierno, un indicador crucial, alcanzó el nivel más bajo desde que comenzó el mantenimiento de registros.

Desde 1980, el Ártico se ha calentado casi cuatro veces más rápido que el resto del mundo. Esto se debe en parte a los círculos de retroalimentación. El hielo marino en retirada expone un océano más oscuro, que absorbe la luz solar en lugar de reflejarla y, por lo tanto, provoca un mayor derretimiento. Es una historia similar con el adelgazamiento de las capas de hielo y la reducción de la capa de nieve. El permafrost, que contiene el doble de la carga de carbono de la atmósfera actual, ahora se está descongelando y liberando metano, que a su vez calienta la atmósfera y empeora el deshielo.

La Antártida cuenta una historia similar. Una plataforma de hielo ha sostenido el gigantesco glaciar Thwaites en su lugar como un corcho, pero los investigadores dijeron el mes pasado que el agua tibia lo estaba derritiendo desde abajo, mientras que el agarre de una montaña submarina que lo ha inmovilizado en su lugar se está aflojando. El aumento de la fractura podría simplemente destrozarlo. Si el glaciar Thwaites se derritiera por completo, elevaría el nivel global del mar unos dos pies, amenazando las ciudades costeras.

PUBLICIDAD

¿Qué hay que hacer?

La reducción de las emisiones globales es, por supuesto, esencial. Pero esos esfuerzos no serán suficientes para prevenir una crisis inminente en las regiones polares. Los formuladores de políticas deberían ver la criósfera como un banco de pruebas para el tipo de intervenciones tecnológicas a gran escala que pronto se necesitarán en otras áreas a medida que se intensifique el cambio climático.

Para empezar, eso requerirá un foro de gobernanza más sólido para los polos. Los marcos existentes, en particular el Consejo Ártico y el Tratado Antártico, han ayudado a mantener la paz y avanzar en los objetivos científicos, pero ninguno es adecuado para tomar decisiones políticas. Un esfuerzo bajo los auspicios de la ONU para supervisar la tecnología climática en los polos podría ayudar a sentar las bases para nuevos experimentos significativos.

PUBLICIDAD

Varios de estos proyectos ya están en estudio. Algunos son inteligentes aunque exagerados, como un plan para cubrir el hielo estacional del Ártico con un polvo de vidrio reflectante, aumentando así su reflectividad y disminuyendo los círculos de retroalimentación. Algunos son plausibles pero requieren más estudio y evaluación de riesgos, como los esfuerzos para implementar hidrosoles para aumentar el brillo del agua superficial; utilizar la energía eólica para bombear agua a la superficie durante el invierno ártico, donde debería congelarse y espesarse rápidamente; o inyectar sulfatos en la estratósfera inferior para reducir las temperaturas y la pérdida de hielo.

Algunas propuestas parecen potencialmente transformadoras. Un plan, publicado por cuatro científicos en Nature, prevé la construcción de grandes barreras en la base de los glaciares que podrían bloquear las corrientes oceánicas cálidas y evitar que el hielo subyacente se descongele. Los autores proponen el uso de bermas e islas artificiales para reforzar las plataformas de hielo e impedir el aumento del nivel del mar. Si tienen éxito, estiman, tales esfuerzos podrían retrasar el derretimiento catastrófico durante varios siglos, lo que ganaría un tiempo crucial para que se arraigue la reducción de emisiones.

Todos estos enfoques tendrán inconvenientes. Algunos no funcionarán. Ninguno debería reducir la urgencia de disminuir las emisiones de carbono. Pero resolver el cambio climático requiere experimentación, audacia y apertura a nuevas ideas, incluso aquellas que pueden parecer un poco desquiciadas.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar