Biden
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Cuando asumió el cargo hace un año, el presidente de EE.UU., Joe Biden, se enfrentó a retos extraordinarios. Tuvo que lidiar con una pandemia mundial que había aplastado la economía y confundido a los expertos. Tuvo que reparar alianzas destrozadas y restablecer la credibilidad de Estados Unidos tras cuatro años del presidente Donald Trump. Más concretamente, se hacía cargo de un país amargamente dividido, con la confianza en el gobierno cayendo en pedazos, los republicanos poco dispuestos a cooperar y los demócratas comandando solo las más escasas mayorías en el Congreso.

En el inicio de una nueva administración, las cosas nunca se han visto tan mal.

PUBLICIDAD

Este sombrío contexto hace que la fuerza de la recuperación económica durante los primeros 12 meses de Biden sea aún más impresionante. El año pasado, la producción estadounidense creció un 6,1%, recuperándose de una caída del 2,3% en 2020, el cambio más rápido de cualquier economía avanzada comparable. La tasa de desempleo cayó a menos del 4%. Aunque los ánimos están bajos y los ánimos crispados tras dos años de Covid-19, las cosas podrían ser peores, y en la mayoría de los demás países, tanto ricos como pobres, lo son.

Biden también tiene algunos logros legítimos de los que presumir. En su primer año consiguió confirmar más nombramientos judiciales que ningún otro presidente desde Ronald Reagan. Su administración ha dado prioridad a las iniciativas sobre el clima, ha avanzado en la lucha contra la pandemia y ha evitado en gran medida los escándalos.

PUBLICIDAD

Por desgracia, estos logros no alteran el hecho de que Biden ha decepcionado en aspectos vitales. Las cifras de crecimiento no reflejan con exactitud las perspectivas del país a corto plazo porque la recuperación se enfrenta a peligros, y el enfoque de Biden en la elaboración de políticas está aumentando los riesgos.

La amenaza más grave no es Covid-19, sino la posibilidad de que la chirriante maquinaria del gobierno estadounidense se rompa por completo. El trabajo más importante del presidente era restaurar una apariencia de unidad nacional y persuadir a demócratas y republicanos para que trabajaran juntos. Si alguna vez lo intentó, no fue lo suficientemente duro. Últimamente parece estar calculando, no menos que Trump, que la desunión hará avanzar sus objetivos políticos.

PUBLICIDAD

Desde el principio, Biden se ha plegado a la izquierda progresista de su partido, su ala más enérgica, pero que está muy desconectada de gran parte del país y ve cualquier tipo de compromiso como una capitulación. Esta alianza retrasó y casi mató un proyecto de ley de infraestructuras muy necesario que contaba con apoyo bipartidista. También impidió que se hicieran ajustes sensatos al Plan de Rescate Estadounidense que se aprobó en marzo. Como ahora parece claro, esa medida de US$1,9 billones contribuyó a alimentar el exceso de demanda y a impulsar la tasa de inflación hasta el 7% en diciembre, lo que enfrentó a la Reserva Federal al reto de endurecer la política monetaria sin aplastar la recuperación.

En cuanto el marco Reconstruir Mejor, actualmente estancado, fue diseñado para conciliar el deseo de los progresistas de otro programa fiscal “transformador” con dos promesas de Biden: que el gasto se “pagaría” y que los impuestos no subirían para la gran mayoría de los estadounidenses. Para cuadrar este círculo, la propuesta se basó en trucos presupuestarios tan extravagantes que alienaron a los moderados del propio partido del presidente. Una de las principales víctimas, si el proyecto de ley no llega a ninguna parte, son los cientos de miles de millones de apoyo a las energías limpias y la reducción del carbono, un compromiso de importancia capital que debería haberse trasladado como una iniciativa independiente. Según la mentalidad progresista, tenía que ser todo o nada: separar y priorizar dejaría que la crisis se desperdiciara.

PUBLICIDAD

En una conferencia de prensa el miércoles, Biden dijo que ahora estaba claro que el plan debía dividirse en piezas más pequeñas que pudieran obtener el apoyo necesario en el Congreso. Eso es alentador. No es demasiado tarde para salvar partes de su programa.

Ambas medidas fiscales se vieron empañadas, además, por una deferencia reflexiva hacia los trabajadores organizados, que añadió inmensos costes y socavó los propios objetivos del presidente. La alianza de Biden con los sindicatos de profesores también dio cobertura a cierres de escuelas poco acertados que han perjudicado a los estudiantes, han supuesto una carga para los padres y han creado una enorme responsabilidad política.

PUBLICIDAD

El último guiño del presidente a la izquierda es el más alarmante. Su discurso de la semana pasada en Atlanta defendió las reformas de la ley del voto de una manera que podría haber sido calculada para acabar con cualquier posibilidad de cooperación futura a través del pasillo. Personas razonables pueden estar en desacuerdo sobre la mejor manera de facilitar el acceso al voto y proteger la seguridad de las papeletas. Pero tachar a los que se oponen a las propuestas de enemigos de la democracia y campeones de “Jim Crow 2.0″, como hizo el presidente, es inapropiado y contraproducente: ¿Cómo puede Biden imaginar que esa retórica hace más probable un acuerdo?

Al cabo de un año, el presidente debe recordar que prometió dejar atrás la política venenosa de Trump y empezar a curar las divisiones del país. Para eso fue elegido, y ninguna tarea es más importante. Significa resistir la llamada de la izquierda dura. También significa hablar con la gente en medio de un país agotado y desanimado. El miércoles dijo que también lo haría, prometiendo viajar más para explicar sus propuestas y exponer sus argumentos. Con suerte, eso podría ayudarle a recuperar el terreno que ha perdido con los votantes, especialmente si se toma el tiempo de escuchar además de hablar.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Andrea González