Imagen de un supermercado
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Si tiene menos de 45 años y vive en Estados Unidos o Europa, lo más probable es que este último año haya sido su primera experiencia real con la inflación. Más allá de un repunte en 2008, la inflación apenas ha superado el 3% en los últimos 30 años.

Pero ahora la inflación ha vuelto, con un aumento por sobre el 8% anual el mes pasado en EE.UU., y la situación podría empeorar antes de mejorar. Algunos de los factores que impulsan el aumento de los precios en la actualidad, como las interrupciones de la cadena de suministro y la guerra en Ucrania, acabarán disminuyendo. Pero hay razones para creer que ya no vamos a volver a la inflación del 2%. La economía es diferente y la nueva línea de base para la inflación será el 4% o el 5%.

PUBLICIDAD

Los estadounidenses solían arreglárselas cuando la inflación más alta era la norma. Pero el mundo es diferente ahora; una meta de 4% plantea nuevos costos y beneficios a una nueva generación.

¿Qué significa para la vida o los negocios que la inflación se sitúe entre el 4% y el 5% anual en lugar del 1,5% al 2,5% que hemos dado por sentado durante tanto tiempo? Para pintar ese cuadro, tenemos que suponer un grado razonable de estabilidad. Si la inflación es mayor, pero se mantiene en un rango ajustado, no causará demasiado daño. La tasa de inflación media fue del 4% o el 5% durante muchos años y la economía siguió creciendo.

PUBLICIDAD

Aumentos anuales

Dicho esto, mucho ha cambiado desde finales de los años 80, cuando la inflación rondaba el 4%. Esa tasa es casi el doble de lo que la gente está acostumbrada ahora, y todos los segmentos de la economía tendrán que adaptarse. Conseguir un aumento de sueldo era menos importante cuando la inflación era del 1% o el 2%. Los empresarios se acostumbraron a dar aumentos menores. La última vez que la inflación fue alta, los sindicatos negociaron aumentos anuales por el costo de la vida incorporados al salario de muchos trabajadores. Ahora la mayoría tendrá que exigirlo por sí mismo. Para los trabajadores que no negocian -o no pueden negociar- aumentos que sigan el ritmo de la inflación, su remuneración real se reducirá cada año, ya que su sueldo valdrá menos. Incluso si consiguen un aumento decente, esos aumentos suelen producirse sólo una vez al año, mientras que la inflación se produce continuamente, mermando su poder adquisitivo.

Impacto en las empresas

Las empresas tampoco lo tendrán fácil. Tendrán que hacer frente a mayores costos de mano de obra, de alquiler y de los bienes que utilizan. Tendrán que aumentar sus precios con más frecuencia, con lo que corren el riesgo de alejar a sus clientes. Esto pone en desventaja a las empresas más pequeñas, desplazando la demanda hacia las grandes empresas con mayores márgenes de beneficio que pueden permitirse absorber parte de la inflación para trasladar menos el dolor al consumidor.

PUBLICIDAD

La inflación será un problema mayor para las pequeñas empresas que en los años ochenta, ya que las grandes empresas dominan el mercado; lo más probable es que su ferretería local apenas pueda luchar con Home Depot. El mercado en línea, que hizo bajar los precios al aumentar la transparencia, seguirá haciendo más difícil subir los precios por encima de los competidores, lo que será otro golpe contra las pequeñas empresas.

Vivienda

Las tasas de interés subirán porque la Reserva Federal subirá sus tasas para mantener la inflación bajo control, y los inversores exigirán tasas más altas para compensar la inflación. Eso significará préstamos hipotecarios más caros. Eso normalmente debilitaría los precios de la vivienda, pero mientras la demanda supere a la oferta -lo que estamos viendo ahora- y si el mercado de alquileres sigue subiendo, no se puede contar con que los precios de la vivienda bajen. Sin embargo, si usted ya es propietario de una vivienda con una hipoteca a tasa fija, su salario subirá, mientras que su pago mensual de la hipoteca seguirá siendo el mismo, lo que significa que sus costes reales de la vivienda bajarán (aunque no sus impuestos sobre la propiedad o los costes de mantenimiento).

PUBLICIDAD

Estrategia de ahorro

Ahorrar e invertir también será más difícil. Ahora mismo, los bancos pagan básicamente un interés nulo por sus ahorros. Si la inflación aumenta, pagarán un poco más de interés, pero no espere las tasas del 8% que se pagaban por los certificados de depósito en los años 80. Los bancos tienen menos necesidad de realizar operaciones bancarias al por menor que en la década de 1980, por lo que es probable que estén menos dispuestos a aumentar las tasas para atraer a los clientes a abrir cuentas.

Los bonos del Estado ofrecen otra opción de inversión de bajo riesgo, y esas tasas también aumentarán. Pero es posible que no aumenten lo suficiente como para compensar la inflación porque, en comparación con los años 80, los activos seguros siguen siendo muy solicitados por los gobiernos y los bancos extranjeros por razones normativas. Así que si quiere proteger sus ahorros de que se los coma la inflación, tendrá que invertir en activos más arriesgados.

PUBLICIDAD

Y si se ve empujado a invertir en activos de mayor riesgo, la diversificación será la clave. Tener muchas acciones distintas reduce el riesgo sin disminuir la rentabilidad esperada. La forma más fácil y barata de ganar exposición al riesgo y diversificación es comprar un fondo de índice bursátil simple y amplio, como el S&P 500. O si quiere una diversificación aún mayor, elija un fondo de acciones globales. Estas inversiones son una buena cobertura contra la inflación, están bien diversificadas y son muy líquidas, por lo que puede venderlas si necesita efectivo.

Si desea más riesgo y más diversificación, puede incluir un fondo de materias primas o un fondo de bonos que incluya bonos corporativos o municipales. La clave es encontrar fondos que cobren comisiones bajas, sean líquidos e incluyan tantos valores diferentes como sea posible. Los bienes inmuebles también se consideran una buena cobertura contra la inflación, pero son menos líquidos y tienen comisiones más elevadas, por lo que son menos aconsejables a menos que piense poseerlos durante mucho tiempo.

PUBLICIDAD

El lado bueno de la deuda

El aumento de la inflación tendrá algunos beneficios, especialmente si tiene más deudas que ahorros, ya que sus ingresos deberían aumentar mientras el importe de sus préstamos se mantiene igual, por lo que dispondrá de más dinero para realizar los pagos o amortizarlos por completo. Esto será una bendición para los titulares de deudas estudiantiles y los propietarios de viviendas con hipotecas a tasa fija.

Así que si llegamos a ese lugar de inflación más alta, pero estable, los estadounidenses probablemente tendrán un incómodo período de ajuste aprendiendo a vivir con precios crecientes en la tienda de comestibles, en los restaurantes y en todos los demás lugares en los que nos hemos acostumbrado a costos de vida estables. Pero nuestra economía y nuestras finanzas personales se adaptarán a medida que los aumentos de precios se produzcan y los salarios les sigan. Aunque la inflación del 4% no es lo que solía ser, esta es una nueva economía y todos tendremos que ajustar nuestra forma de invertir y desarrollar una estrategia para defendernos de la inflación. Sin embargo, pasará mucho tiempo antes de que alguien vuelva a sentirse satisfecho con la inflación.