Locales de comida rápida cerrados en Moscú
Tiempo de lectura: 10 minutos

Bloomberg Opinión — Durante años, Rusia se ha estado preparando para una crisis de la magnitud como la que ahora afronta su economía. Antes de la invasión a gran escala de Ucrania en febrero, Moscú reforzó sus grandes compañías nacionales, ha tratado de desprenderse del dólar estadounidense y ha llenado un fuerte cofre de guerra. Eso, junto con los ingresos por petróleo y gas, ha ayudado a amortiguar el castigo financiero impuesto por Occidente. Clara Ferreira Marques, de Bloomberg Opinion, y Scott Johnson, que cubre Rusia para Bloomberg Economics, discuten por qué esta resistencia no es tan fuerte como lo parece.

Clara Ferreira Marques: La “economía como una fortaleza” de Rusia ha resistido, a pesar de todas sus grietas. Rusia no va a prosperar, y es inevitable una recesión profunda y dolorosa, pero tampoco se ha desmoronado, ni siquiera frente a sanciones de gran alcance, incluso sin precedentes. ¿Debemos sorprendernos?

PUBLICIDAD

Scott Johnson: Es pronto para evaluar el impacto de las sanciones en la economía. A muy corto plazo, han podido evitar el caos financiero, pero va a haber efectos a largo plazo. ¿Por qué el pánico ha sido tan breve? Es una función de los límites de las sanciones y de la fuerza de la política económica en Rusia, del tiempo que han tenido los responsables de formular políticas para prepararse.

Sin embargo, se trata de una estabilidad frágil. Rusia sigue teniendo unos costes de endeudamiento elevadísimos, con una tasa de interés clave del 17%, incluso después de una sorprendente bajada de 300 puntos básicos. Ese es el pico del ciclo de endurecimiento de emergencia que tuvimos en 2014. Y si miras el rublo, no está muy lejos de donde empezó la guerra, pero eso es en gran parte debido a los controles de capital. El banco central ha sido capaz de restaurar el orden en el sistema financiero, pero tendrá que mantener un estricto control, incluso cuando comienza a cambiar su enfoque para limitar el daño a la economía.

PUBLICIDAD

El impacto que hemos visto es el que se espera cuando se imponen sanciones a un gran exportador de materias primas, mientras que éstas quedan prácticamente intactas. Es difícil esperar que se produzca un caos financiero en Rusia a menos que se cierren los flujos de capital de sus exportaciones de energía, y obviamente hacer eso repercutiría en las economías europeas.

CFM: ¿Cuán sostenible es esto? El banco central, por un lado, no puede mantener las tasas en los niveles actuales, pero igualmente no hay forma de que el país pueda tolerar la inestabilidad financiera. Entonces, ¿cómo gestionan los responsables de formular las políticas de Moscú este acto de equilibrio?

PUBLICIDAD

SJ: Al principio de la guerra, describimos los cuatro elementos de la crisis financiera que podrían afectar a Rusia: una corrida bancaria, una caída libre de la moneda, una crisis crediticia y el impago de la deuda. Los responsables de formular políticas han tenido mucho éxito a la hora de frenar los dos primeros, pero con el riesgo de exacerbar los otros.

Tendrán que permitir que las tasas bajen y aflojar un poco más los controles de capital. Lo que se sigue hablando hoy es de ampliar el plazo de las conversiones obligatorias de los ingresos de exportación, o de reducir el importe de las conversiones obligatorias de los ingresos de exportación; no están dispuestos a levantarlo del todo. Los controles de capital son un lastre para la economía, pero son necesarios para permitir que los ajustes se realicen de forma ordenada. En cuanto a otros cambios, creo que el banco central tiene margen para flexibilizar un poco más, probablemente en un par de semanas veremos otra bajada de tasas. Pero tendrá que ser gradual.

PUBLICIDAD

CFM: Estamos viendo cómo se abre una brecha entre la economía real y el sector financiero. Este último ha sido fácil de gestionar, el primero no tanto, dado que la inflación ya era de aproximadamente el 9% antes de la guerra. ¿Cuál es la gravedad de la amenaza?

SJ: Contener la crisis financiera era la tarea número uno, y creo que lo han conseguido, pero no sin aumentar el lastre sobre la economía. Las sanciones también tienen muchos efectos reales, y eso no es algo sobre lo que los responsables de formular puedan hacer mucho.

PUBLICIDAD

Al principio parecía que el rublo sería el principal motor de la inflación, pero no ha sido así. En cambio, hemos visto una combinación de escasez absoluta y compras por pánico, que han hecho subir los precios mucho más rápido de lo que esperaba inicialmente. Así que tenemos una inflación de casi el 17% en marzo. En abril, creo que acabaremos un poco por debajo del 20%, y parece probable una mayor aceleración en los próximos meses.

A medida que los inventarios se agoten, se podría ver una mayor interrupción de la oferta y es posible que el shock se extienda un poco más. Hasta ahora la inflación es el principal canal a través del cual los hogares están pagando la guerra de Putin, sintiendo el impacto de las sanciones. Está reduciendo el poder adquisitivo, bajando los ingresos reales. Todavía no hay muchos datos sobre el gasto de los hogares, pero en marzo vimos cómo se desplomaban las ventas de automóviles, en función de este impacto de los precios, pero también de las interrupciones de la oferta y las limitaciones de la financiación. Los datos alternativos de mayor frecuencia también apuntan a un amplio retroceso de la actividad de los consumidores.

PUBLICIDAD

También hay un fuerte golpe al sentimiento que pesará en el gasto tanto de los hogares como de las empresas. La incertidumbre persistirá mientras dure la guerra, lo que significa que la inversión privada probablemente no se produzca. A largo plazo, veremos que la inversión vuelve a funcionar, a medida que las empresas encuentren nuevos proveedores y mercados, pero eso va a llevar tiempo.

CFM: ¿Y la crisis salarial, que va a pesar en el gasto junto con el impacto de los precios más altos? Parece que los empresarios, y no sólo los extranjeros que se marchan, están recortando gastos.

PUBLICIDAD

SJ: El mercado laboral ruso es inusual en el sentido de que las empresas tienden a retener el personal en la medida en que pueden en una recesión. A menudo se reducen los salarios y las horas de trabajo antes de que se produzcan recortes, lo que también repercutirá en el gasto de los hogares. Pero es probable que el desempleo aumente, especialmente porque las sanciones se perciben como más permanentes.

Si observamos los ingresos reales desde 2014, se desplomaron tras el colapso de los precios del petróleo, ya que Rusia sufrió una recesión larga pero superficial, y fue una recuperación muy gradual. Ese es el tipo de historia que podemos ver en los próximos uno o dos años. Aunque en la superficie el repunte del desempleo parezca bastante moderado, el ajuste se producirá en algún lugar, y los hogares sufrirán por el lado de los ingresos.

CFM: ¿Cuánto apoyo puede prestar y prestará el gobierno? Putin ahorró para una crisis, sacrificó el crecimiento para una crisis, y ahora la crisis está aquí.

SJ: Va a haber tensión entre amortiguar el golpe de las sanciones y tratar de reconstruir los amortiguadores fiscales. Mientras el gobierno esté preocupado por la posibilidad de que las sanciones empeoren, va a ser cauto en la cantidad de dinero que gasta.

Pero está claro que con los precios de la energía donde están, incluso con alguna interrupción de las exportaciones de energía, incluso con el descuento en el crudo ruso en relación con los puntos de referencia, están recibiendo cerca de mil millones de dólares al día en ingresos de energía. No hay duda de que habrá más exigencias en el presupuesto, tanto por la maquinaria de guerra como por la necesidad de compensar el impacto en los ingresos, pero no creo que tengan problemas para hacerlo a corto plazo.

CFM: ¿Este episodio nos dice algo sobre la eficacia de las sanciones, dado el escaso impacto inmediato y la adaptabilidad de Rusia, o se trata realmente del tipo de sanciones que se han desplegado hasta la fecha, y sus limitaciones?

SJ: Está claro que las sanciones han aumentado la presión sobre la economía rusa, sobre los hogares y las empresas rusas. En este caso, la cuestión más importante es cuánta presión adicional han ejercido sobre Vladimir Putin, y si realmente son un factor en las decisiones que toma. Él estará receloso de la inestabilidad generalizada, pero es muy difícil decir si las sanciones están marcando alguna diferencia en su forma de actuar en Ucrania. En este sentido, puede que lo que Ucrania necesite no sean más sanciones, sino más armas, ya que Rusia prepara una nueva ofensiva. Las sanciones no funcionarán lo suficientemente rápido como para evitarlo, incluso si mañana hubiera un embargo de petróleo y gas por parte de Europa.

Estas sanciones en particular, ¿son efectivas? En realidad, creo que las sanciones financieras que hemos visto hasta ahora son tan efectivas como se podría esperar, y en algunos aspectos han sido probablemente más efectivas de lo que se esperaba gracias a la retirada voluntaria de empresas privadas de Rusia, lo que ha supuesto un ajuste mucho más brusco de lo que yo habría predicho al principio. Ese efecto de autosanción está añadiendo fuerza a lo que de otro modo serían medidas parciales. Pero el hecho de que la mayor fuente de ingresos por exportaciones de Rusia no se haya visto seriamente afectada por las sanciones limita su impacto global

CFM: ¿Cómo debería estructurar Europa los posibles límites a las importaciones de energía o incluso un embargo, dadas las vulnerabilidades de Europa y la arquitectura fiscal de Rusia? No se trata necesariamente de un todo o nada, así que ¿hay alguna forma de limitar los ingresos de Moscú al tiempo que se reduce el impacto en las economías europeas, por ejemplo, centrándose en el petróleo, que es un generador de ingresos más importante para Putin

SJ: El embargo al gas es simplemente un argumento más difícil de vender para los gobiernos europeos. A largo plazo, la economía se ajustaría, pero la incertidumbre radica en los efectos inmediatos: podría producirse un ajuste caótico, una caída cíclica más brusca en Alemania de lo que indican las previsiones.

Las economías europeas podrían intentar desprenderse más rápidamente del petróleo ruso. Será caro, pero el cambio puede producirse en un periodo de tiempo más corto. La salida del petróleo también es un gran negocio para Rusia desde el punto de vista fiscal. Pero mientras el petróleo es un ajuste fácil para las economías europeas porque es fungible, también es más fácil para Rusia. Habrá un efecto de precios, con Rusia recibiendo menos por su petróleo, como ya ocurre, pero lo que es más fácil de conseguir para Europa es también más fácil de absorber para Rusia. Y Rusia sigue siendo un gran exportador de materias primas, no sólo de energía.

CFM: Durante años Putin ha sacrificado las perspectivas a largo plazo de Rusia por la resistencia a corto plazo. Esas perspectivas no han hecho más que oscurecerse a medida que el régimen se centra en la supervivencia. ¿Qué ocurrirá ahora con la economía, después de que se resuelva en los próximos meses?

SJ: La profundidad de la contracción, la duración de la desaceleración, depende de la guerra y de la rapidez con que termine, pero es difícil ver una resolución que haga caer las sanciones por completo. Incluso en un acuerdo negociado, la mayoría de las sanciones contra Rusia probablemente seguirían vigentes. Así que estamos ante un tipo de contracción económica diferente a las que Rusia ha experimentado en las últimas décadas. El golpe de Covid-19 fue corto y breve, y en el periodo previo a la guerra, la economía rusa estaba realmente sobrecalentada. En la crisis financiera mundial, Rusia sufrió un duro golpe, pero también se benefició de la recuperación de la actividad mundial. Esta vez, no veo mucho margen para una rápida recuperación.

Prevemos que el producto interior bruto ruso se vea afectado en un 10% este año, aunque hay mucha incertidumbre al respecto. Pero, por otro lado, está la cuestión de la velocidad de la recuperación. ¿En qué medida este golpe a la producción va a ser permanente? Cuando se mira un poco más allá, el arrastre de las sanciones vigentes desde 2014 se amplifica dramáticamente. Hay una interrupción en el flujo de tecnología e ideas en la economía rusa, ambos cruciales para reorientar la economía fuera de la energía, dado que los hidrocarburos son, en última instancia, un juego perdido para Rusia. Luego está la demografía.

La conclusión es que Rusia ya se enfrentaba al estancamiento antes de la guerra. Aislarse de los mercados globales, del flujo de tecnología e ideas, es lo último que necesita la economía.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.