Elon Musk
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — A pesar de todo el histrionismo, desde el tuit de 2018 “considerando llevar a Tesla a la bolsa” por el que recibió una multa de US$20 millones de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de los Estados Unidos hasta fumar mariguana durante un podcast y su más reciente oferta para comprar las acciones que no posee de Twitter Inc. (TWTR) por unos US$43.000 millones, Elon Musk es un administrador de negocios bastante bueno. De hecho, el CEO del fabricante de automóviles más valioso del mundo no tiene igual.

Entre las 10 mayores empresas que cotizan en bolsa, Tesla Inc. (TSLA) de Musk es la número 1 en crecimiento en la última década, con ingresos que se han multiplicado por más de 260 hasta los US$53.800 millones; la número 1 en los últimos 12 meses, con un aumento del 71% de las ventas; la número 1 en rendimiento de las acciones en cinco y 10 años, con una revalorización de 15 y 146 veces, respectivamente, hasta los recientes US$1.000; y la número 1 en empleo, al quintuplicar su plantilla desde 2016, según datos recopilados por Bloomberg.

PUBLICIDAD
 Los ingresos de Tesla han aumentado a un ritmo mucho más rápido que el resto de las cinco mayores empresas del mundo.dfd

Un mundo asolado por el cambio climático provocado en parte por el uso excesivo de combustibles fósiles hace que el fabricante de vehículos eléctricos Tesla sea cada vez más elegido por los operadores de flotas debido a los mínimos costes de combustible y mantenimiento de sus autos de cero emisiones. Esta es una de las principales razones por las que el crecimiento de las ventas de Tesla, con sede en Austin, Texas, será el número uno el próximo año (30%) y de nuevo en 2024 (18%), según la estimación promedio de 33 analistas encuestados por Bloomberg.

Entre las seis empresas con al menos US$1 billón de capitalización bursátil, ninguna alcanzó el hito tan rápidamente (y se mantuvo allí) como Tesla, que lo hizo 11 años después de su oferta pública inicial (OPI). A Apple Inc. (AAPL) le tomó 38 años, Microsoft Inc. (MSFT) tardó 33 años, la empresa matriz de Google, Alphabet Inc. (GOOG) 16 años, y Amazon.com Inc. (AMZN) 23 años. La empresa matriz de Facebook, Meta Platforms Inc. (FB), alcanzó $1 billón de dólares nueve años después de su salida a bolsa, pero desde entonces ha retrocedido hasta los US$600.000 millones, según datos recopilados por Bloomberg. El mercado bursátil considera que Tesla es casi cuatro veces más valiosa que el segundo mayor fabricante de automóviles, Toyota Motor Corp (TMN), y que vale alrededor del 57% de los 10 mayores combinados. Visto de otra manera, Tesla representa el 41% del valor total de los 184 fabricantes de vehículos que cotizan en bolsa en todo el mundo.

PUBLICIDAD
Las acciones de Tesla han ganado más del 21.000% en la última década, superando con creces el incremento del 243% del índice S&P 500.dfd

Tesla, a diferencia de sus competidores, perseveró durante los trastornos causados primero por la pandemia y luego por la guerra en Ucrania, pasando años centrado en reforzar su cadena de suministro. Esta es una de las principales razones por las que Tesla fue capaz de informar de un récord de entregas en el primer trimestre a principios de este mes, a pesar de lo que llamó un período “excepcionalmente difícil” marcado por interrupciones recurrentes, especialmente el cierre de su fábrica de Shanghái.

Su éxito en la obtención de materiales se hizo evidente cuando Tesla acordó en enero la compra de 75.000 toneladas métricas de concentrado de níquel, un ingrediente esencial en las baterías de los vehículos eléctricos, a través de un proyecto de Minnesota creado por Talon Metals Corp. (TLO) menos de seis meses después de un acuerdo similar de suministro de níquel con la empresa minera BHP Group Ltd. (BHPN), con sede en Melbourne, Australia. Tesla también tiene un acuerdo plurianual de suministro de níquel con Vale SA (VALEN), con sede en Río de Janeiro, según informó Bloomberg News el mes pasado.

PUBLICIDAD

“La estrategia de integración vertical de Tesla ha sido fundamental”, dijo Cathie Wood, fundadora, CEO y directora de inversiones de Ark Investment Management LLC, en una entrevista a principios de este mes. A diferencia de sus competidores, “Tesla tiene el control de sus coches” y “puede retocarlos y cambiarlos”, en contraste con el resto de la industria automotriz, cuyas “especificaciones se fijan, ya sabes, tres o cuatro años antes. Y no van a cambiar”.

Wood, la poco conocida campeona de Tesla cuando lanzó sus fondos en 2014 y predijo una valoración de $1 billón de dólares cuando la mayoría de los analistas tenían recomendaciones de venta a una fracción minúscula de su precio actual, dijo que la tecnología de las baterías de la compañía “está unos tres años por delante de cualquier otro fabricante de autos.” Esa no es la única razón por la que Wood elevó su precio objetivo para Tesla la semana pasada a US$4.600 dólares por acción en 2026. Los “más de un millón y medio de coches de Tesla en la carretera son efectivamente recolectores de datos para Elon Musk”, dijo. “Ningún otro fabricante de automóviles tiene autos equipados para devolver estos datos de conducción en el mundo real. Para competir con Tesla, digamos que a un precio similar, tendrán que escatimar en autonomía o prestaciones y apoyarse en su marca, o simplemente perderán dinero si quieren seguir el ritmo de Tesla al mismo precio.”

PUBLICIDAD

Efectivamente, los ingresos de Tesla en 2021, que ascienden a US$53.800 millones, suponen el 20% de todo el mercado de vehículos eléctricos y el 80% de las seis empresas del mundo que fabrican exclusivamente vehículos eléctricos, según datos recopilados por Bloomberg. “Tesla está manteniendo en su mayoría su cuota de mercado, incluso cuando el mercado general de vehículos eléctricos crece muy rápidamente”, dijo Colin McKerracher, jefe de análisis de transporte en BloombergNEF.

Además de sus incomparables datos de conducción en el mundo real y su tecnología de baterías, Tesla cuenta con un chip de inteligencia artificial “que nadie más tiene”, dijo Wood. “Y comparamos esta barrera de entrada con la de Apple cuando creó el chip para el smartphone”.

PUBLICIDAD

La cuarta ventaja de Tesla es que “Elon describe a Tesla como un fabricante de fábricas”, con plantas en Freemont, California, Austin, Shangai y Berlín. “Con cada fábrica, Tesla se vuelve más eficiente y más productiva”, dijo Wood. “Va de abajo a arriba, construyendo estas fábricas altamente automatizadas, más automatizadas que las de cualquier otro en el mundo”.

Con demasiada frecuencia, Elon Musk es noticia por las razones equivocadas, lo que da a sus detractores un flujo constante de material para utilizar contra alguien que, según ellos, es poco más que un pregonero corporativo ensimismado. El éxito de Musk como preeminente maximizador de valor para los accionistas demuestra lo contrario.

PUBLICIDAD

-Con la asistencia de Shin Pei.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.