Tayyip Erdogan en 2019
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Todas las familias felices se parecen unas a otras, pero cada familia infeliz lo es a su manera. La famosa apertura de León Tolstoi en Anna Karenina se aplica también a las alianzas. Ahora mismo, la OTAN está descontenta con Turquía y la Unión Europea con Hungría. Por el bien de todos los implicados -incluidos parientes queridos como Suecia y Finlandia- esperemos que estas familias arreglen las cosas.

El reto más urgente es conseguir que los finlandeses y los suecos, que son miembros de la UE pero aún no de la OTAN, entren en la alianza militar transatlántica por su propia seguridad y la de la OTAN.

PUBLICIDAD

Tras el brutal ataque del presidente ruso Vladimir Putin a Ucrania, ambos países nórdicos se disponen a abandonar su tradicional neutralidad para buscar protección en la OTAN. La alianza, a su vez, está encantada de contar con ellos, porque los escandinavos la harían más fuerte, especialmente en la defensa de Estonia, Letonia y Lituania al otro lado del Báltico. Pero la velocidad es esencial. Si Putin tomara “represalias”, lo haría durante el tiempo que media entre la solicitud y la adhesión.

En rayado: potencial miembro de la OTAN
En azul: miembro de la OTANdfd

Aquí entra a escena el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Desde hace mucho tiempo es la “bete noire” de la alianza. Ha amenazado repetidamente a otro país de la OTAN, Grecia. Ante las críticas de los aliados, también ha comprado a Putin un sistema de defensa aérea ruso que podría comprometer los procesos de la OTAN.

PUBLICIDAD

Y ahora se ha dado cuenta de lo entusiasmados que están los otros 29 aliados de la OTAN por recibir a los suecos y finlandeses. Ha llegado a la conclusión de que se trata de una oportunidad para armar un nuevo escándalo sobre su problema favorito: los kurdos.

Turquía lleva mucho tiempo luchando contra los separatistas kurdos del sureste del país y sus socios en Siria y otros lugares. Para Ankara, todos estos grupos son terroristas. Pero otros países occidentales diferencian y no reprimen a todos los disidentes kurdos con el mismo entusiasmo. Eso molesta a Erdogan. “Los países escandinavos”, dijo la semana pasada, “son como casas de huéspedes de organizaciones terroristas”. Turquía, sugirió, podría bloquear el ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN.

PUBLICIDAD

No es la primera vez que Erdogan intenta arruinar la cena familiar de Occidente. También ha amenazado con dirigir refugiados hacia la UE, entre otras cosas. A menudo las declaraciones parecen estar dirigidas hacia el público de su país: parece que a sus partidarios les gusta ver cómo se burla de Europa y de Estados Unidos.

Pero su recalcitrante actitud hacia los nórdicos es especialmente miope. Después de todo, la capacidad de la alianza para disuadir la agresión es una cuestión de Guerra y Paz. Ahora hará falta una diplomacia ágil y asidua por parte de la OTAN, Suecia y Finlandia -y concesiones por parte de los dos últimos- para poner a Erdogan de su lado.

PUBLICIDAD

Un conflicto similar se está produciendo entre la UE y su miembro más temido, Hungría (que también está en la OTAN). El Primer Ministro Viktor Orban lleva años socavando el Estado de Derecho y otras instituciones democráticas, ignorando la censura de la UE y convirtiendo a Bruselas en el duende de su propaganda interna. También solía hacer ojitos a Putin, cuyo machismo dictatorial imita.

Desde la invasión de Ucrania, Orban ha aceptado varias rondas de sanciones de la UE. Pero sigue bloqueando las que más le dolerían a Moscú, como el embargo del petróleo ruso. Hungría es también uno de los pocos países occidentales que aún no ha enviado armas a Ucrania para su autodefensa.

PUBLICIDAD

En todos estos aspectos, las alianzas y comunidades de naciones se parecen a las familias de la novela de Tolstoi. Los interesantes -en este caso, los Oblonsky, los Karenin y los Levin- son en su mayoría infelices, pero cada uno por sus propias razones. Los parientes se meten en líos. Los miembros de la familia deben sacrificar sus sentimientos, preferencias y libertades para mantener el clan unido. ¿Merece la pena este tormento?

Oh, sí, Tolstoi lo da a entender. Y cualquier estratega geopolítico decente estaría de acuerdo. Sólo hay que recordar lo que está en juego en cada contexto. Putin está violando todas las reglas de las relaciones internacionales, desde la soberanía y la integridad de los Estados hasta las normas que rigen el trato humano de los civiles en la guerra. Está amenazando gratuitamente incluso con una escalada nuclear.

PUBLICIDAD

En el universo de Tolstoi, la amenaza proviene de todo el mundo exterior. Sólo se sobrevive y se prospera, sugiere la novela, si se mantiene el compromiso con la familia, aunque sea disfuncional. Los Oblonsky superan la infidelidad y se mantienen unidos. Los Levin también lo superan y encuentran estabilidad y plenitud. Pero los Karenin se desmoronan.

Esto se debe principalmente a que Anna, solipsista como Erdogan y Orban, no ve el panorama general y busca que las cosas se hagan a su manera. Ahora depende de todos los demás líderes de Occidente, tanto los de la OTAN como los de la UE, recordar a los dos pícaros de su entorno la importancia de los valores familiares en un momento de grave peligro. Felices o no, debemos permanecer juntos. De lo contrario, alguien podría acabar -como Anna- arrojado bajo un tren.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.