Honduras

El hondureño Ronald Quintero sintió una avalancha de emociones en la cima del Everest

A sus 40 años, el originario de Intibucá se convirtió en el primer catracho en escalar la montaña más alta del mundo y ahora busca apoyo para su próxima expedición al macizo Vinson, en la Antártida

Ronald Quintero logró la hazaña de escalar el Everest el 12 de mayo.
08 de junio, 2022 | 03:23 PM

San Pedro Sula — El sueño de Ronald Quintero de escalar las cumbres del mundo nació en Intibucá, al occidente de Honduras, pero la inspiración surgió cuando hace unos años leyó un artículo de la revista Smithsonian sobre un norteamericano en la cima de una montaña.

En mayo pasado se convirtió en la primera persona nacida en Honduras en la cima del Monte Everest (8,848.86 metros), la montaña más alta del mundo, ubicada en la frontera entre China y Nepal, en Asia.

Criado en el municipio de Camasca, Intibucá, donde el 82% de la población se dedica al agro, Quintero emigró a los 16 años a Estados Unidos, donde tiempo después se graduaría en Administración de Empresas y Mercadeo en una universidad de California.

PUBLICIDAD

Hace una década se trazó el reto de las siete cumbres del mundo y a la fecha, el residente en Berkeley, California, ya ha clavado la bandera catracha en cinco de ellas.

“Hemos estado en lo más alto del continente sudamericano, en el Aconcagua; en lo más alto del continente norteamericano, en el Denali; en el continente europeo, el Elbrús, que queda en Rusia, precisamente; y en la montaña más alta de África, el Kilimanjaro”, dijo el alpinista de 40 años.

Su hazaña en el Everest es significativa. “Si hacemos un resumen, nos tomó 69 años a nosotros los hondureños el poner al primer hondureño en la cumbre, destacó Quintero, sobre la expedición que hicieron en mayo de 1953 los escaladores Tenzing Norgay y Edmund Hillary, de 39 y 34 años años respectivamente.

PUBLICIDAD

Durante su visita de dos semanas por Honduras, tras tres años de no estar en el país, durante una conferencia de prensa organizada este miércoles en Tegucigalpa por la Comisión Nacional de Deportes (Condepor) Quintero recordó la sensación que tuvo al estar a pocos metros de la cima del Everest, en el que se conoce como paso Hillary, a unos 150 y 170 metros antes de tocar cumbre.

“Lo primero que me dio ese shock mental fue ver los primeros fallecidos que han permanecido en el Everest. Eso te mueve mentalmente, pero no tenés espacio para realmente contemplar el hielo, tenés que superarlo inmediatamente y seguir”, dijo el atleta.

“Es una avalancha de emociones, donde te sentís satisfecho, mostrás unas lágrimas de agradecimiento con Dios y tu cuerpo, porque lo has logrado, pero es momentáneo, porque todavía tenés un descenso y la cumbre es la mitad del trayecto”, describió Quintero.

El próximo reto de Quintero será una expedición hondureña a la Antártida al macizo Vinson, la cual está proyectada para el próximo año, en la medida que consigan apoyo de empresas que quieran que los atletas representen sus marcas.

PUBLICIDAD