Fumio Kishida, Japan's prime minister, at the European Union (EU) Council headquarters in Brussels, Belgium, on Thursday, March 24, 2022. The world's leading economic powers plan to say that they will continue to impose "severe consequences" on Russia by fully implementing the sanctions that countries have already imposed and stand ready to apply additional measures.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Los mejores eslóganes políticos son sencillos y directos: piense en “Es la economía, estúpido”, o en el “Duro con la delincuencia, duro con las causas de la delincuencia” del exlíder británico Tony Blair.

Los políticos japoneses no suelen destacar en este tipo de cosas. Por eso, las “tres flechas” del ex primer ministro japonés, Shinzo Abe, para sus “Abenomics” (combinación de su apellido con Economics, o economía en inglés) fueron tan destacadas: utilizando un simple cuento popular, explicaban una compleja receta de soluciones monetarias, fiscales y del lado de la oferta destinadas a reactivar la economía de Japón, que resonaron entre los inversores tanto en el país como en el extranjero.

PUBLICIDAD

Fumio Kishida, el actual líder japonés, lanzó la semana pasada lo que llamó el “Gran Diseño” de su “Nueva Forma de Capitalismo”, una doctrina que ha promovido desde que se convirtió en primer ministro de Japón en octubre. El borrador de la política es muchas cosas, pero simple y directa no la describe. Aguada, embrollada y a la vez confusa, la política económica insignia de Kishida podría aprender mucho de las Tres Flechas.

El Gran Diseño es un esbozo de 34 páginas de recomendaciones políticas elaborado por un panel que Kishida formó para dar cuerpo a su concepto de Nuevo Capitalismo. Así es como Kishida llama a su tesis económica global que, en esencia, rechaza el consenso neoliberal de una regulación más laxa y de dar más poder a los mercados, que ha sido la receta estándar sugerida para revitalizar la economía de Japón durante las últimas dos décadas. En su lugar, hace hincapié en una mayor cooperación y supervisión por parte del gobierno, así como en la redistribución de dinero a los trabajadores para hacer frente a la creciente brecha entre ricos y pobres.

PUBLICIDAD

La reacción inicial al Nuevo Capitalismo el año pasado fue poco entusiasta. Las acciones se desplomaron poco después de que Kishida ascendiera al poder, un suceso apodado “Kishida Shock”. Su sugerencia de aumentar los impuestos sobre las ganancias de capital, su enfoque en la redistribución y su aparente actitud de desprecio hacia los dividendos hicieron que los mercados se asustaran, y solo el 3% de los inversores en una encuesta de enero dijeron que lo apoyaban.

Uno de los comentarios más reveladores de Kishida se produjo en febrero, cuando habló de que los beneficios de las empresas se “pierden” para los accionistas en forma de dividendos. Desde entonces, Kishida y sus lugartenientes han tratado de retractarse de la percepción de que está en contra del mercado, con el discurso que el primer ministro pronunció en mayo en Londres, en el que presentó sus puntos de vista a favor del mercado y reafirmó sus credenciales como antiguo banquero.

PUBLICIDAD

Este retroceso parece evidente en el “Gran Diseño”, el último intento de Kishida de articular mejor su visión y trasladarla a las políticas reales. Comienza presentando de forma dramática el Nuevo Capitalismo como la ideología sucesora del capitalismo del estado de bienestar y del neoliberalismo que han dominado el periodo de la posguerra, y advierte del daño que se ha hecho en los últimos años al dar demasiado poder a los mercados.

Pero dejando a un lado los méritos de esta visión, las políticas reales propuestas en el Gran Diseño tratan de hacer varias cosas al mismo tiempo. Hay muy pocas políticas concretas para aumentar los salarios, algo que Abe no consiguió. No hay ninguna referencia a la subida de los impuestos sobre las ganancias de capital, sino que la estrategia promete impulsar la inversión de los hogares en activos a través de cuentas libres de impuestos, aunque Kishida enturbió aún más las aguas al decir en el parlamento que todavía se está debatiendo una subida de los impuestos sobre las ganancias de capital.

PUBLICIDAD

Hay una mezcolanza de ideas políticas sólidas, como impulsar el apoyo a las startups y la inversión en áreas de crecimiento como la IA y la computación cuántica, así como conceptos más de moda como la web3, los NFTs, los SPACs y el metaverso. El objetivo de convertir a Japón en un centro financiero, que se mantiene desde hace tiempo, aparece en nueve líneas de texto.

¿Qué significa esto? ¿Ha ajustado Kishida, que se autoproclama “buen oyente” y al que le gusta viajar por el país para escuchar las opiniones de los votantes, sus políticas después de que no hayan tenido éxito al principio? ¿Está, como muchos sospechan, esperando a que pasen las elecciones a la Cámara Alta, previstas para el mes que viene, antes de mostrar su mano en temas potencialmente impopulares como los impuestos?

PUBLICIDAD

Nadie está seguro. Como resultado, la recepción ha sido silenciosa. El Tokyo Shimbun, de tendencia izquierdista, atacó el Gran Diseño, diciendo que las “políticas de distribución de Kishida han dado un gran paso atrás”. Al derechista Yomiuri Shimbun tampoco le gusta, acusándolo de ahondar aún más la confusión en torno a su política original.

Los buenos mensajes políticos no son fáciles. El propio Abe cometió errores similares cuando lanzó un segundo carcaj de flechas Abenomics en 2015, un embrollo de medidas de seguridad social y cuidado de niños con un enfoque limitado. No tuvieron eco en la opinión pública y fueron rápidamente descartadas.

PUBLICIDAD

Por ahora, Kishida está volando alto en las encuestas. Pero es precisamente esa popularidad, reforzada por su firme postura sobre Ucrania y su falta de equipaje en general, la que le da una plataforma casi sin precedentes para promulgar algunos de los duros cambios que Japón necesita.

Volando alto | El gabinete de Kishida goza de una gran aprobación a medida que se acercan las elecciones a la Cámara Altadfd

Hay buenas ideas en Nuevo Capitalismo. Kishida tiene razón al centrarse en el aumento de los salarios, sobre todo cuando la inflación por fin aumenta. También tiene razón al buscar una nueva receta política y no limitarse a imitar los enfoques del pasado. Y el enfoque en el “capitalismo de las partes interesadas” podría alinearse con las tendencias globales y ofrecer algo de lo mejor del enfoque japonés al mundo.

PUBLICIDAD

Pero gran parte de la primera encarnación del Nuevo Capitalismo, el año pasado, parecía una solución para otro país, centrada en problemas como el cortoplacismo de las empresas y los pagos excesivos a los accionistas, que afectan sobre todo a las empresas estadounidenses, no a las japonesas. Ahora, el Gran Diseño ha dado lugar a una solución que parece demasiado japonesa: tanto los partidarios de Kishida como los críticos dicen que se parece demasiado a partes de Abenomics.

Puede que las Tres Flechas iniciales de Abe no hayan arreglado Japón, pero la política tuvo éxito al detener la deflación y poner a Japón en el camino del crecimiento. Aunque Kishida procede de un tronco ideológico diferente, todavía tiene que encontrar la manera de destilar su visión en un mensaje claro y en políticas que los trabajadores y las empresas puedan adoptar.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.