Aleksandar Vucic, presidente de Serbia, a la derecha, y Vladimir Putin, presidente de Rusia, hablan tras una conferencia de prensa en Belgrado, Serbia, el jueves 17 de enero de 2019.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — “El gran Putin dio instrucciones al pequeño Putin”. Y las órdenes fueron provocar lo que podría convertirse, de hecho, en una segunda crisis de Ucrania en Europa, pero en Kosovo. ¿Quién dijo esto? Siga leyendo.

Un nuevo conflicto en Kosovo sería de una escala menor que la guerra en Ucrania y carecería del espectro de las armas nucleares. Pero tendría lugar más cerca del corazón geográfico de la Unión Europea (UE) -en los Balcanes, no muy lejos del lugar que una vez desencadenó la Primera Guerra Mundial- y pondría en duda los valores, la resolución y la credibilidad del bloque.

PUBLICIDAD

El “Gran Putin” (es decir, el presidente ruso Vladimir Putin) estaría por tanto complacido. El “pequeño Putin”, en este marco, es el presidente serbio Aleksandar Vucic, que podría desencadenar un nuevo conflicto en Kosovo. (Si el parámetro fuera el tamaño físico, por supuesto, habría que invertir los adjetivos: Vucic se eleva por encima de Putin).

La alineación geopolítica sería muy parecida en ambos enfrentamientos. La UE y la OTAN apoyarían presumiblemente a un bando (Kosovo), Rusia y China al otro (Serbia).

PUBLICIDAD

Hay otros paralelismos. Tanto Putin como Vucic dirigen naciones eslavas ortodoxas que surgieron de estados federales comunistas (la Unión Soviética y Yugoslavia) que se desintegraron tras la Guerra Fría. Además, rusos y serbios se consideran mutuamente parientes étnicos y religiosos. Ambas naciones alimentan el victimismo y el complejo de superioridad, así como los agravios contra los países vecinos que quieren ser independientes pero que albergan a muchos rusos o serbios. En nombre de la protección de sus parientes, Rusia y Serbia se han comportado, en diversas ocasiones, como irredentistas agresivos.

En la década de 1990, Serbia, bajo su antiguo líder Slobodan Milosevic, apoyó a los serbios étnicos de Bosnia que luchaban contra los bosnios (en su mayoría musulmanes), y luego aterrorizó a los albaneses étnicos de Kosovo, una provincia serbia en ese momento. Milosevic fue juzgado posteriormente ante un tribunal penal de las Naciones Unidas por cargos de genocidio y crímenes contra la humanidad, pero fue encontrado muerto en su celda antes del veredicto. Putin entró en el juego poco después: atacó Georgia en 2008, y Ucrania en 2014 y otra vez este año con toda su fuerza.

PUBLICIDAD

Serbios y rusos también coinciden en su definición psicológica del enemigo. En 1999, la OTAN bombardeó Serbia en un esfuerzo por detener la limpieza étnica de la mayoría albanesa en Kosovo (la OTAN mantiene una fuerza de paz en Kosovo hasta el día de hoy. Por ello, los serbios no ven con buenos ojos la alianza transatlántica. Al igual que los rusos, tienden a desconfiar de todo Occidente por defecto) dos tercios de los serbios, por ejemplo, culpan a la OTAN de la guerra de Ucrania, sólo el 10% señala a Rusia.

Putin, por su parte, considera a la OTAN como el Imperio del Mal, y como poco más que una fachada de su enemigo final, EE.UU. Para justificar su paranoia sobre la invasión de Occidente (y, por tanto, su propia agresión) invariablemente saca a colación el bombardeo de Serbia por parte de la OTAN en sus desplantes.

PUBLICIDAD

A partir de mediados de la década de 2000, y para disgusto de Rusia y Serbia, tanto Ucrania como Kosovo dieron pasos hacia la libertad y la UE. Ucrania tuvo su Revolución Naranja en 2004-05 y el llamado levantamiento Euromaidán en 2013-14. Aun así, Putin niega que sea algo más que una parte de Rusia. Kosovo declaró su independencia de Serbia en 2008. Pero Serbia no reconoce a Kosovo y (con el apoyo de Rusia y China) bloquea la adhesión de Kosovo a la ONU y otros organismos internacionales.

Sin embargo, hay una gran diferencia entre los dos conflictos. Ucrania quiere entrar en la UE (y recientemente se ha convertido en candidata), mientras que la Rusia de Putin quiere “destruir” el bloque, como ha dicho la ex canciller alemana Angela Merkel. Por el contrario, Serbia y Kosovo quieren convertirse en miembros de la UE, junto con los demás países de la antigua Yugoslavia que aún no forman parte del bloque.

PUBLICIDAD

Esto significa que tanto Kosovo como Serbia tienen que comportarse. Tienen que cumplir las normas de la UE sobre el Estado de Derecho, la democracia y la gobernanza limpia. Y tienen que esforzarse por resolver su conflicto. Ningún país con disputas territoriales abiertas puede ingresar en la UE.

Ahora, sin embargo, otra gran interrogante se cierne sobre serbios, kosovares y todos los europeos. Y la causa inmediata es risiblemente banal.

PUBLICIDAD

Tiene que ver con las matrículas y los documentos de identidad. En una muestra de lealtad, muchos serbios étnicos que viven en Kosovo han conservado las matrículas y los documentos de identidad que les ha expedido Serbia. Ahora Pristina, la capital de Kosovo, quiere introducir una ley que les obligue a obtener matrículas y tarjetas kosovares adecuadas.

Eso fue suficiente para provocar protestas y disparos esta semana. Nadie resultó herido. Pero tanto Belgrado como Moscú sacaron inmediatamente sus megáfonos de propaganda e hiperventilaron que Kosovo planeaba expulsar o incluso matar a los serbios étnicos. Un miembro del parlamento serbio comentó que Serbia podría “verse obligada a iniciar la desnazificación de los Balcanes”, haciéndose eco de las ridículas pero aterradoras alucinaciones de Putin sobre Ucrania antes de su invasión.

PUBLICIDAD

Tanto Pristina como Belgrado recibieron inmediatamente una charla de la UE y de EE.UU. En respuesta, el Primer Ministro de Kosovo, Albin Kurti, ha retrasado la ley de matrículas y documentos de identidad hasta septiembre, para dar tiempo a que todo el mundo se calme. Pero las armas están amartilladas, metafórica y es probable que literalmente.

¿Quién dijo que “el Gran Putin dio órdenes al Pequeño Putin”? Fue el propio Vucic, siendo sarcástico. Intentaba burlarse de la narrativa que Kurti está tejiendo de que esta confrontación balcánica es una recreación por delegación de la guerra de Ucrania.

En muchos sentidos, Vucic se parece al papel: fue portavoz de Milosevic y ahora gobierna al estilo del hombre fuerte populista de Viktor Orban en Hungría. Y si Vucic hace el papel de Putin, eso convertiría a Kurti en el análogo del heroico presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy. Este argumento obligaría a la UE, a Estados Unidos, a la OTAN y a todo Occidente a ponerse del lado de Kosovo.

Resulta alentador que Vucic rechace este enfoque. Esto sugiere que se ve a sí mismo como algo distinto al pequeño Putin, y que puede querer evitar el derramamiento de sangre, tal vez incluso planear un futuro europeo conjunto para ambos países, en el que sus fronteras ya no importen tanto, y todos los pueblos de la región puedan vivir en paz, dignidad y libertad. Si es así, que Vucic y Kurti demuestren su buena voluntad ahora. Es demasiado lo que está en juego como para iniciar otra guerra, por matrículas o por lo que sea.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com