La propiedad de Donald Trump en Palm Beach, Florida
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg Opinión — Ahora sabemos que la razón por la que el FBI allanó la residencia de Donald Trump en Palm Beach la semana pasada es porque el ex presidente está siendo investigado por llevarse documentos clasificados relacionados con armas nucleares y posiblemente por violar la Ley de Espionaje. Por si fuera poco, también podría haber mentido a los funcionarios federales sobre los documentos y haber obstruido la justicia.

Gran parte de la conversación que siguió a la noticia se centró en los motivos de los investigadores para ejecutar una orden de registro en Mar-a-Lago. Esto se debe en gran medida a que Trump se apoderó de las relaciones públicas tras el allanamiento, llenando un vacío de comunicación que el Departamento de Justicia ayudó a crear al no proporcionar más detalles inmediatos sobre su investigación.

PUBLICIDAD

Trump no es sofisticado ni especialmente brillante, pero la mensajería es uno de sus superpoderes. Inmediatamente después de que caracteriza la búsqueda del FBI como un golpe políticamente motivado, digno de “países rotos del Tercer Mundo”, sus apologistas del partido republicano y los facilitadores de Fox News se pusieron a trabajar repitiendo las mismas mentiras y puntos de discusión. La posible mala conducta del FBI se convirtió en el centro del debate sobre el registro. Incluso los observadores bienintencionados se acariciaron la barbilla con curiosidad. “Hmm”, permitieron, “tal vez el FBI se ha salido de los carriles”.

Pero unos cuantos giros del ciclo de noticias y una rueda de prensa del fiscal general Merrick Garland han vuelto a centrar adecuadamente la atención en el presunto responsable -Trump- y han atenuado parte del histrionismo dirigido al FBI. Sigan preocupándose por la extralimitación del FBI si quieren, pero se necesitan respuestas más urgentes para saber por qué Trump se fue con los documentos en primer lugar.

PUBLICIDAD

Creo que hay tres razones probables por las que Trump quería guardar todos esos documentos secretos y parafernalia clasificada para sí mismo, incluso si todavía no sabemos exactamente qué escondió en su caja fuerte, armarios y calcetines en Mar-a-Lago.

La Razón Uno parece relativamente inofensiva. Trump es un niño de siete años, y le gustaban algunos de los chismes geniales que tienes en tus manos como presidente. Según los informes, quería quedarse con un modelo Air Force One que mostraba un trabajo de pintura a medida que había encargado para el avión presidencial y le molestaban las restricciones contra aferrarse a ese tipo de cosas. Entre los documentos en disputa en Mar-a-Lago estaba un mapa meteorológico del huracán Dorian que había marcado con un rotulador negro. ¿Quién sabe por qué ese mapa era tan importante para él? ¿A quien le importa?

PUBLICIDAD

Las razones segunda y tercera no son inofensivas en absoluto. Son profundamente perjudiciales y preocupantes.

Entonces, Razón Dos: dinero. La codicia desenfrenada ha motivado a Trump toda su vida. No entró en el negocio de los casinos para embellecer Atlantic City. No propuso un megadesarrollo en el West Side de Manhattan porque hubiera hecho que Nueva York fuera más habitable. No fundó la Universidad Trump para educar a los estudiantes y no presentó “El Aprendiz” para dar clases particulares a los empresarios. Originalmente no se postuló para presidente para revitalizar la democracia. Dinero, dinero, dinero.

PUBLICIDAD

Otros ex funcionarios de la administración Trump han cobrado en formas que deberían generar preocupaciones de seguridad nacional. El exasesor de la Casa Blanca Jared Kushner (yerno de Trump) y el exsecretario del Tesoro Steven Mnuchin han recibido miles de millones de dólares de Arabia Saudita como capital semilla de sus nacientes empresas de administración de dinero. Esos acuerdos todavía parecen tráfico de influencias, pero para Trump, sin duda, parecían días de pago enormes y envidiables. Se le tuvo que ocurrir que si parásitos como Kushner y Mnuchin podían acumular miles de millones debido a su proximidad a él, podría venderse a sí mismo, o, posiblemente, secretos de estado, por precios aún más altos.

Recuerde que los negocios de Trump han estado en una situación difícil. Cuando Trump dejó la Casa Blanca, sus operaciones estaban cargadas con una deuda de alrededor de US$1.900 millones, de los cuales US$$900 millones vencen relativamente pronto. Él personalmente garantizó el pago de alrededor de US$421 millones de esa deuda. Y sus negocios, concentrados en bienes raíces urbanos y ocio, se vieron afectados por la recesión económica que acompañó a la pandemia de Covid-19. Trump y su firma, la Organización Trump, también enfrentan investigaciones civiles y penales por fraude en Nueva York que podrían llevarlo a la quiebra.

PUBLICIDAD

Eso es mucha presión financiera, especialmente para alguien que ya es propenso a ser avaro. También debería hacer sonar las alarmas para cualquier observador racional preocupado de que Trump podría haberse inspirado para usar los poderes y el acceso a los registros que su presidencia le proporcionó para ganar dinero vendiendo información clasificada después de dejar la Casa Blanca. Quizás ese no sea el caso, y espero que no lo sea, pero sería aconsejable extremar la vigilancia en torno a ese problema en particular.

Razón Tres: daño reputacional. Según los informes, Trump se aferró a las cartas que intercambió con el dictador de Corea del Norte, Kim Jong Un. Quizás la vanidad inspiró ese movimiento porque Trump se ha referido a esa correspondencia como “cartas de amor”. Pero, ¿qué otras comunicaciones están contenidas en los documentos que guardó Trump? ¿Algo con el presidente ruso Vladimir Putin o el presidente chino Xi Jinping? ¿Qué hay de los documentos relacionados con las llamadas telefónicas de Trump con el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy de ese momento en que Trump estaba tratando de forzar a Zelenskiy para que diera información dañina de su oponente político, Joe Biden? Esas comunicaciones llevaron al primero de los dos procedimientos de juicio político de Trump.

PUBLICIDAD

De nuevo, tal vez tampoco haya nada de este tipo en los documentos que guardó Trump. Pero no es irracional preocuparse de que sus comunicaciones con líderes extranjeros, y cualquier cosa de mala reputación o posiblemente ilegal que haya tenido lugar en relación con ellos, podría haber sido algo que se sintió obligado a ocultar.

El ritmo frenético con el que Trump ha sembrado el suelo con mentiras a raíz del allanamiento de Mar-a-Lago ciertamente sugiere que tiene algo que ocultar y que está preocupado por la investigación. Después de todo, ha afirmado, sin nada que lo respalde, que el FBI plantó pruebas en Mar-a-Lago. Trump también afirmó que no fue el primer presidente en llevarse información clasificada y dijo que el expresidente Barack Obama tenía 33 millones de páginas de documentos, “muchos de ellos clasificados”. Los Archivos Nacionales controlan todos los documentos de Obama y rápidamente desacreditaron esos aullidos.

PUBLICIDAD

Trump y sus aliados también han afirmado que Trump tenía el poder de desclasificar todos los documentos que tenía en su poder como presidente y que desclasificó los documentos impugnados que se encontraban en Mar-a-Lago. Sin daño, sin falta. Pero como ha señalado Barbara McQuade, profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y exfiscal federal, esa distinción no importa.

“La clasificación es irrelevante”, señaló McQuade en Twitter. “Los documentos gubernamentales relacionados con la defensa nacional no pueden ser retenidos al gobierno previa solicitud de devolución. El cargo de obstrucción en la orden sugiere que Trump trató de ocultar lo que tenía”.

Trump también ha flexionado sus músculos de manera más directa. El New York Times informó que hizo que un intermediario advirtiera a Garland antes de su conferencia de prensa la semana pasada que la gente estaba enfurecida por la búsqueda de Mar-a-Lago por parte del FBI. Partidarios armados de Trump han marchado desde entonces frente a las oficinas del FBI en Phoenix. Un hombre armado que irrumpió en una oficina del FBI en Cincinnati el jueves pasado fue asesinado a tiros. El juez federal que aprobó la orden de registro del FBI para Mar-a-Lago ha sido objeto de ataques y amenazas antisemitas en línea. Algunos de esos ataques también estaban dirigidos a su sinagoga.

Resolver esta investigación antes de que la violencia aumente aún más debería ser una prioridad para las fuerzas del orden, pero tiene que resolverse. Minimizar que un ex presidente robó secretos de estado y qué quería hacer con ellos, especialmente si se trataba de espionaje, debido a la violencia o las amenazas de violencia solo le hace el juego a Trump.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com