reactor
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Ante la crisis energética más grave desde los años 70, el mundo vuelve a recurrir a uno de los mayores beneficiarios del embargo petrolero de 1973: la energía nuclear.

Es una buena noticia, pero hay que tener cuidado. Esta solución a los problemas de seguridad energética de 2022 corre el riesgo de crear su propio dolor de cabeza en materia de seguridad energética en el futuro.

PUBLICIDAD

Esto se debe a que la cadena de suministro del uranio es tan susceptible de manipulación geopolítica como las del gas natural, el cobalto y las tierras raras. Si los países desarrollados quieren contar con la energía atómica como fuente fiable de energía con cero emisiones de carbono en las décadas de 2030 y 2040, van a tener que empezar a asegurar los recursos minerales ahora.

Las naciones autoritarias dominan la producción global de uraniodfd

Casi tres cuartas partes de la generación nuclear se producen en Europa, Norteamérica y las zonas desarrolladas de Asia. Sin embargo, las naciones ricas y sus aliados sólo aportan el 19% de las 75.000 toneladas métricas de óxido de uranio necesarias para alimentar esos reactores cada año. China, la antigua Unión Soviética, Irán y Pakistán representaron juntos el 62% de la producción extraída en 2021. La India y los países tradicionalmente no alineados de África producen el resto.

PUBLICIDAD

La situación es el resultado de los cambios bruscos que ha sufrido el mercado mundial del uranio en las últimas décadas. A finales de la década de 2000, la opinión generalizada era que la energía solar y la eólica seguirían siendo demasiado costosas para competir con la generación convencional hasta bien entrada la década de 2030. Esto impulsó las expectativas de un auge de la energía nuclear como única fuente viable a gran escala de energía con cero emisiones de carbono. Esto, a su vez, desencadenó una oleada de desarrollo en Kazajistán, que cuenta con vastos depósitos de uranio cerca de la superficie que pueden extraerse de forma barata mediante el bombeo de fluidos bajo tierra en un proceso similar al del fracking.

La catástrofe nuclear de Fukushima Daiichi de 2011 acabó con esas perspectivas, reduciendo la generación nuclear en un 11% en dos años y deteniendo el crecimiento de la energía atómica por primera vez desde la década de 1960. Con los nuevos suministros kazajos recién incorporados, el mercado entró en un profundo exceso de oferta. Hasta que los precios del óxido de uranio empezaron a remontar por encima de los US$30 la libra el año pasado, la mayoría de los mineros de fuera de Asia Central operaban con pérdidas.

PUBLICIDAD
Los precios del uranio recién ahora se elevaron por encima del precio en los que las minas de Kazajistán pueden obtener beneficiosdfd

Sólo Kazajstán suministra actualmente más del 40% del uranio mundial. El gobierno de Nur-Sultan mantiene una relación a menudo tensa con su antiguo colonizador, especialmente desde que la invasión de Ucrania puso de manifiesto el deseo de Moscú de mantener a los antiguos Estados soviéticos bajo su control. Aun así, sigue dependiendo de la buena voluntad de los vecinos para exportar sus materiales nucleares, que normalmente se transportan por tierra. Si se produjera una situación similar a la de Ucrania, en la que las democracias desarrolladas se enfrentaran a rivales autoritarios y el control de los suministros energéticos se utilizara como arma de guerra, ni siquiera el transporte aéreo podría ser suficiente para mantener alimentados los reactores occidentales, ya que Kazajstán está rodeado casi por completo por el espacio aéreo ruso, chino, iraní y pakistaní.

Hay fuentes alternativas. Más de una cuarta parte de los recursos mundiales de uranio están en Australia, y otro 9% en Canadá. La presa olímpica del grupo BHP, al noroeste de Adelaida, sigue siendo uno de los mayores yacimientos del mundo. Sus vastas reservas de uranio podrían producirse a un coste casi nulo, ya que los principales productos de la mina serían el cobre y los metales preciosos, pero durante casi dos décadas, los ejecutivos han rehuido el inmenso gasto de capital necesario para desbloquear este recurso.

PUBLICIDAD

En el proyecto de tierras raras de Nolans, cerca de Alice Springs, un recurso de uranio medido en 13,3 millones de libras en 2008 -suficiente para alimentar una flota de 20 reactores durante 10 años- se trata ahora como material de desecho, un coste que hay que gestionar en el funcionamiento de la mina en lugar de una fuente de ingresos que hay que explotar.

“Tenemos que recorrer un largo camino antes de que el uranio se convierta en algo de lo que la gente hable aquí en Australia”, dijo Gavin Lockyer, director general de Arafura Resources Ltd., que está desarrollando el yacimiento. Antes de Fukushima, los diagramas de flujo que describían el procesamiento del mineral de Nolans incluían el uranio como producto, pero ahora se piensa tan poco en él que no sabe el precio al que sería viable explotarlo. En teoría, esos primeros planes de procesamiento podrían reactivarse para aprovechar uno de los mayores recursos de uranio del mundo, dijo, pero “no está en la agenda” por el momento.

PUBLICIDAD
EE.UU. solía ser autosuficiente en materia de uranio. Ahora, casi todos sus suministros son importadosdfd

Esta excesiva dependencia de un proveedor poco fiable y de bajo costo no es tan diferente de las situaciones que hemos visto en otras materias primas críticas en las últimas décadas. Europa siempre tuvo alternativas a la compra de gas canalizado a Rusia. Los fabricantes de baterías eléctricas podrían haber trabajado más para reducir su dependencia del cobalto, y abastecerse más de países distintos de la República Democrática del Congo. Los consumidores de metales de tierras raras podrían haber observado el creciente dominio de China en esa cadena de suministro y haber tratado de diversificar en una fase anterior. Sin embargo, en cada caso, las democracias desarrolladas adoptaron el enfoque de buscar los recursos de menor coste y esperar lo mejor.

Parece que eso vuelve a ocurrir. Gran parte del renacimiento nuclear posterior a Ucrania consiste en planes para prolongar la vida de los reactores existentes en Alemania, Bélgica, Corea del Sur y Estados Unidos. Entre los países desarrollados, sólo Francia, el Reino Unido y Japón se han comprometido a construir un número significativo de nuevas centrales.

PUBLICIDAD

Es poco probable que esa escala de crecimiento anime a los inversores a pensar que la financiación de minas de uranio marginales es un buen uso de su dinero, y a menos que eso cambie, la dependencia mundial de la antigua Unión Soviética no hará más que afianzarse. Los gobiernos europeos que han visto cómo el coste de la electricidad se ha multiplicado por 10 en el último año, cuando Moscú cerró los grifos del gas, se están dando cuenta de cómo es el mundo cuando se da por sentada la seguridad energética. No hay momento como el presente para asegurarse de que no volvemos a cometer el mismo error.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.