Bloomberg Green

Tecnología climática prospera con fusión nuclear y detección de incendios

En la actualidad hay una gran actividad para todos los niveles de capital climático, desde el capital riesgo en su fase inicial hasta las infraestructuras multimillonarias

Un camino de tierra atraviesa un bosque alpino cerca de Feistritz am Kammersberg, Austria, el miércoles 24 de junio de 2020.
Por Nathaniel Bullard
30 de octubre, 2022 | 11:09 AM

Bloomberg — La semana pasada, TechCrunch celebró su conferencia anual Disrupt, que culmina con un “campo de batalla de startups”. Entre los ganadores anteriores de la competición se encuentran desde clínicas digitales de fertilidad para hombres hasta software para empresas de cannabis o IA de asistencia al cliente.

La ganadora de este año fue una empresa de extracción de litio. Tres de los otros cinco finalistas también estaban orientados al clima o al medio ambiente, centrándose respectivamente en la descomposición de plásticos, el hidrógeno verde y los robots de trabajo al aire libre. El predominio de las empresas centradas en el clima es sorprendente, al igual que la amplitud de sus enfoques.

No solo se trata de las tablas de clasificación de las competiciones de startups. Nos encontramos en un momento de gran actividad para todos los niveles de capital climático, desde el capital riesgo en su fase inicial hasta las infraestructuras multimillonarias. Y la financiación disponible para las empresas y proyectos orientados al clima, ya sea de capital riesgo o de préstamos patrocinados por el gobierno, se está ampliando. El nuevo capital, los nuevos inversores y los nuevos conocimientos especializados crearán un mercado de tecnología climática mucho más grande y permitirán una orientación más precisa de las oportunidades.

PUBLICIDAD

En cierto sentido, cualquier tecnología que aumente la eficiencia de una actividad económica podría considerarse tecnología climática, ya que una mayor eficiencia conduce a un menor consumo y, con ello, a menores emisiones por unidad de producción. Pero las empresas que buscan inversiones deben tener un conocimiento detallado de su impacto climático. Del mismo modo, los inversores deberían tener como objetivo principal la reducción de emisiones y la mejora del clima, de sus empresas de cartera individualmente y como cartera de inversión.

La tendencia a la reducción proviene de inversores cada vez más especializados.

Uno de estos nuevos fondos es Convective Capital, que recaudó US$35 millones para centrarse exclusivamente en los incendios forestales. Otro es Propeller, que recaudó US$100 millones para inversiones climáticas basadas en los océanos. Lowercarbon Capital, que ya es un inversor climático muy activo, ha recaudado un nuevo fondo de US$250 millones expresamente para las empresas de fusión nuclear. También está Circulate Capital, con sede en Singapur, que gestiona US$165 millones en varios fondos para invertir “en el nexo de la tecnología climática, el reciclaje de plástico y la economía circular.”

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, también hay una proliferación de fondos de infraestructura muy grandes con un enfoque climático. En julio, Brookfield cerró su Fondo de Transición Global de US$15.000 millones, que superó su tope inicial de fondos recaudados y aún así fue sobresuscrito. Copenhagen Infrastructure Partners tiene como objetivo el año que viene. También están las entidades gubernamentales, como la Oficina de Programas de Préstamos del Departamento de Energía de Estados Unidos y su capacidad de financiación de más de US$300.000 millones, y los esfuerzos institucionales multilaterales, como el Fondo Verde para el Clima, de US$11.300 millones.

Necesitaremos billones de dólares de inversión anual para descarbonizar la economía mundial en las próximas tres décadas, y aunque los fondos para hacerlo aún no están asignados, las estructuras están surgiendo.

Mi propuesta: Cualquier inversión tecnológica centrada en la descarbonización debería calificarse como tecnología climática, pero necesita una especificación rigurosa. Eso significa que una inversión necesita un sector y un mercado específicos y centrados en el clima. Significa aprovechar la experiencia y los conocimientos específicos de los inversores en materia de clima. También significa tener una clara adecuación a los fondos centrados en el clima a través de diferentes etapas de inversión, apetitos de riesgo y duraciones de inversión. Y requiere una declaración clara de las reducciones de emisiones previstas por unidad de actividad económica.

La cualificación de este modo es una característica, no un defecto, de un mercado en expansión. Crea un panorama de inversores climáticos que incluye simultáneamente fondos en fase inicial centrados exclusivamente en un reto climático, operadores expertos con décadas de experiencia climática y fondos multimillonarios que sólo se despliegan en trozos de US$100 millones (yo también formo parte de este mundo a través de Voyager Ventures, cuyos socios fundadores cuentan con tres décadas de experiencia en la elaboración de políticas de inversión climática y en la creación de empresas).

Este panorama, a medida que vaya evolucionando, permitirá a las empresas pasar de la fase inicial a la fase de desprendimiento patrocinada por el gobierno y a la madurez a través de una secuencia informada y afinada de asignadores de capital. El capital de inversión en el clima crecerá para financiar desde dos estudiantes con una presentación en PowerPoint hasta los mayores proyectos de infraestructura del mundo.

Para los empresarios del clima, el universo de la financiación es cada vez mayor y más específico. Para los inversores climáticos, el mercado se está ampliando a nuevos sectores y aumentando su escala. Esto es algo positivo, pero significa que quienes recauden fondos y los inviertan tendrán que ser específicos para el clima, además de centrarse en él.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD