Bloomberg Green

¿Qué pasará cuando el calentamiento llegue a 1,5ºC?

Hay aproximadamente 80 meses para tener un 67% de posibilidades de permanecer por debajo de 1,5°C antes del año 2025

Valle de la Muerte
Por Eric Roston
09 de noviembre, 2022 | 05:17 AM

Bloomberg — La misión de los funcionarios y líderes internacionales congregados en Egipto con motivo de la cumbre anual de la ONU sobre el cambio climático es, de alguna manera, lograr que la temperatura media mundial se mantenga por debajo de los 1,5°C de aumento. Se trata de uno de los principales objetivos en que se basó el Acuerdo de París en 2015, y por ello se ha establecido como una referencia directa sobre el éxito de cada cumbre sobre el clima que se celebre en el futuro.

En la COP26, celebrada en Glasgow en el 2021, el jefe de la cumbre aseguró que el límite de 1,5°C está " con vida, pero con poco pulso”. Con vistas a la COP27 en Sharm El-Sheikh, los expertos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, respaldados por las Naciones Unidas, colaboraron con el pronóstico de deterioro al informar que es posible que el mundo supere la marca de 1,5°C durante la década de 2030. Han seguido los obituarios para el 1,5°C, a pesar de que los líderes de la cumbre de Egipto todavía no lo consideran muerto.

“Si retenemos el ánimo de entusiasmo positivo, el entusiasmo prometeico y dinámico que observamos en Glasgow, pienso que es posible preservar la ilusión de restringir el incremento de las temperaturas a 1,5°C”, afirmó este lunes Boris Johnson, antiguo primer ministro del Reino Unido. Luego repitió un lema frecuentemente citado como anfitrión de la COP26: “Mantener vivo el 1,5°C”.

PUBLICIDAD

En el Acuerdo de París, los países plasmaron su idea de “limitar el incremento de la temperatura media mundial a un nivel muy inferior a los dos grados centígrados por encima de los niveles de la época preindustrial y continuar con los esfuerzos para mantener el incremento de la temperatura en 1,5 grados centígrados”. Con otras palabras, no hay ningún abismo ni umbral de acontecimientos que esté más allá de esa línea. Se trata de un fundamento de organización.

“Lo que obviamente es muy importante decir es que el límite de 1,5°C es un límite político”, dice David Keith, físico de la Universidad de Harvard y asesor de la Comisión de Sobregiro Climático, un grupo de expertos que sugiere formas de reducir el riesgo una vez que el mundo excede estos objetivos de calentamiento. “Si importa o no depende de cómo importa políticamente. No es que haya algo de magia científica a 1,5°C”.

Lpimite climáticodfd

El surgimiento del objetivo 1,5°C en el consenso político global sigue siendo notable. Las pequeñas naciones insulares y otros países en desarrollo presionaron por primera vez para su consideración oficial en la agenda de la ONU en 2009, después de años de diplomáticos e investigadores del mundo rico que sugirieron 2°C como la mejor aproximación a la zona de peligro climático.

PUBLICIDAD

Impulsados por el Acuerdo de París, los científicos en 2018 publicaron un informe importante que encontró que medio grado centígrado adicional de calentamiento aumentaba considerablemente las probabilidades de impactos climáticos más severos. Ese informe, específicamente una oración en él que podría considerarse una de las más influyentes jamás escritas, inició una carrera global rápida e intensa entre países, ciudades y empresas para afirmar que están en una trayectoria para eliminar el efecto de sus emisiones a mediados de siglo.

El progreso hacia una transición global de energía limpia y la descarbonización general avanza a un ritmo que solo se soñaba hace una década. La caída de los costos de la energía solar y eólica, las baterías y los vehículos eléctricos continúan impulsando la economía. Las tecnologías y los enfoques basados en la naturaleza que eliminan el dióxido de carbono directamente del aire están probados, pero siguen siendo costosos.

Las declaraciones más autorizadas sobre cómo están funcionando estos esfuerzos provienen del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático). Un informe de abril, escrito por cientos de investigadores y basado en 18.000 estudios, encontró que la cantidad de tiempo que queda es pequeña y se está reduciendo. Las emisiones deben alcanzar su punto máximo antes de 2025, escribió el IPCC, lo que significa que quedan aproximadamente 80 meses para tener un 67% de posibilidades de permanecer por debajo de 1,5°C. (Para mantener el objetivo de 2°C, por el contrario, quedan 24 años de emisiones de CO₂).

Las emisiones, por supuesto, siguen aumentando. Pocos de los futuros probables de aquí son compatibles con detenerse antes de que se supere el límite de 1,5°C. De los 230 escenarios del último informe del IPCC que mantienen las temperaturas en 1,5°C o menos para 2100, el 96 % superan ese umbral a corto plazo antes de que entren en funcionamiento las nuevas tecnologías de eliminación de dióxido de carbono y el calentamiento finalmente vuelva a disminuir. Eso significa que aún podemos crear un mundo compatible con 1,5°C, incluso si superamos ese límite inicialmente.

El interés en la eliminación de CO₂ está creciendo rápidamente y los científicos han llegado a reconocerlo como un método necesario para reducir las emisiones de sectores difíciles de cambiar, como la aviación. Reducir suficiente CO₂ para enfriar el planeta en una décima de grado Celsius costaría US$22 billones, si el precio por tonelada de carbono eliminado puede alcanzar los US$100.

Eso es “ambicioso desde donde estamos hoy”, dice Zeke Hausfather, líder de investigación climática en la compañía de pagos Stripe y colaborador de evaluaciones climáticas internacionales y estadounidenses. Bill Gates ha dicho que gasta cerca de US$600 por tonelada para comprar remociones de carbono utilizando la captura directa de aire.

PUBLICIDAD

En un escenario de rebasamiento en el que la temperatura media global supere los 1,5°C y la humanidad implemente tecnologías costosas a gran escala para complementar las reducciones de emisiones, la distancia recorrida sobre esa línea será crucial. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente publica un informe anual que muestra qué tan lejos están las emisiones y las tendencias reales de los límites acordados. El Informe de brecha de emisiones de este año concluye que las políticas existentes traerían un aumento de temperatura estimado de 2.8°C. Todas las promesas del Acuerdo de París hechas por las naciones, si se cumplen, conducirían a un calentamiento promedio de 2,6°C, según Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA (por sus siglas en inlgés, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente).

En el mejor de los casos, las naciones implementarían plenamente sus promesas de la ONU, objetivos de cero neto y políticas adicionales. Esa situación “apuntaría a un aumento de 1,8°C”27, escribe en el prólogo del informe del PNUMA de este año. “Sin embargo, este escenario actualmente no es creíble”.

Cuanto más aumente el calentamiento antes de que las emisiones alcancen su punto máximo, más radicales serán los enfoques que pueden ser necesarios. Una estrategia entre estas herramientas de último recurso es la geoingeniería, o el enfriamiento temporal del planeta, sembrando la atmósfera superior con productos químicos reflectantes o intervenciones igualmente drásticas. “Entre 10% y 1% es donde pongo las probabilidades” de permanecer por debajo de 1.5°C, dice Keith de Harvard. “Tal vez más cerca del 1%”. Durante años, ha presionado a sus colegas y legisladores para que investiguen la geoingeniería como una opción, presentándola como una medida temporal para enfriar el planeta desde arriba mientras los países completan la salida de los combustibles fósiles sobre el terreno.

PUBLICIDAD

Wim Carton, científico de sustentabilidad de la Universidad de Lund en Suecia, está escribiendo un libro sobre la idea del exceso (junto con su colega Andreas Malm). Esta investigación lo ha hecho desconfiar de creer en un cóctel de geoingeniería y eliminación de carbono. Existe el peligro de que el exceso de confianza en recuperarse de un rebasamiento debilite la forma más probada de combatir el aumento de las temperaturas: poner fin a las emisiones lo antes posible.

“Parece un poco descabellado pensar que de alguna manera volvemos a esa temperatura”, dice Carton. Es más probable que “cambiemos de alguna manera nuestra línea de base y comencemos a vivir con estos impactos masivos”, dice. “Veo un futuro en el que el norte del planeta puede adaptarse o construir su salida de mucho más de 1,5°C sin tener que intensificar su ambición”. Tal resultado dejaría a miles de millones de personas en los países en desarrollo extremadamente vulnerables.

PUBLICIDAD

Los científicos del clima se apresuran a señalar que los límites de 1,5°C o 2°C no fueron elegidos por el propio sistema terrestre. Entonces, tal vez la respuesta a “¿Está muerto el límite de 1,5°C?”, es simplemente que es la pregunta equivocada. Hay muchas preguntas alternativas mejores: “¿Cuánto más bajas que el año pasado serán sus emisiones personales?” “¿Cuál es el impacto de votar en las elecciones sobre el progreso climático?”

El mundo ya ha superado los 1,2°C de calentamiento. Dadas las probabilidades extraordinariamente desfavorables de mantenerse cerca de 1,5°C, después de años de recuperarse en torno a este número, ¿sigue teniendo sentido como objetivo? Extremadamente difícil no es lo mismo que imposible, y el progreso requiere metas. “Creo que ha tenido un potencial de movilización”, dice Carton, “y, por lo tanto, soy reacio a renunciar a él”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD