Un tanque ruso destruido en Ucrania
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Ucrania se ha apuntado otra gran victoria en su guerra contra la agresión rusa: la liberación del Kherson sin una agotadora batalla urbana. Sin embargo, ese triunfo fue recibido con mensajes contradictorios por parte de la administración del presidente estadounidense Joe Biden sobre un tema muy delicado: si los ucranianos deben iniciar negociaciones de paz con Rusia.

El jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, argumentó que el gobierno de Kiev debería buscar un acuerdo antes de que el conflicto se convierta en un estancamiento como el de la Primera Guerra Mundial. Otros funcionarios estadounidenses contraatacaron diciendo que Washington nunca forzaría al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy a negociar o hacer concesiones. “Nada sobre Ucrania sin Ucrania”, prometió Biden.

PUBLICIDAD

Fue una rara muestra de desorden retórico por parte de una administración relativamente disciplinada, que refleja una incertidumbre real sobre cuatro cuestiones críticas, de las cuales una de las más importantes es si una larga guerra fortalece o debilita a Estados Unidos.

Durante meses, las fuerzas rusas han estado expuestas en Kherson, con 20.000 soldados que mantenían una vulnerable cabeza de playa en la orilla derecha del río Dnipro, cerca de su desembocadura en el Mar Negro. Los ucranianos se abalanzaron, utilizando sistemas de cohetes de artillería de alta movilidad suministrados por Estados Unidos y otras armas para aislar a esas fuerzas, y luego machacarlas con una ofensiva metódica. Los rusos no pudieron mantener su posición para siempre; se retiraron a principios de noviembre antes de que las unidades aisladas y mal abastecidas fueran capturadas o destruidas.

PUBLICIDAD

Fue sólo una de una serie de victorias ucranianas desde principios de septiembre, incluyendo la liberación de grandes franjas de territorio alrededor de Kharkiv en el noreste y la ruptura del puente Karch de Rusia a Crimea. Pero si el gobierno de Biden parece repentinamente conflictivo sobre el curso de la guerra, es porque se avecinan varios desafíos clave.

En primer lugar, ¿se dirige Ucrania hacia nuevos avances o hacia un punto muerto? Por un lado, la liberación de Kherson ha puesto a las fuerzas ucranianas dentro del alcance de los HIMARS de las líneas de suministro rusas que quedan en Crimea, mientras que las tropas liberadas por esta victoria pueden prepararse para nuevas ofensivas en otros lugares.

PUBLICIDAD

Por otro lado, el ejército ucraniano, tan castigado por las batallas, puede necesitar un descanso. También es posible que se enfrente a una resistencia más dura a medida que las fuerzas rusas aumenten su número gracias a la afluencia de reclutas; acorten sus líneas de suministro; preparen trincheras y otras defensas en capas; y se preparen para el frío que se avecina. Para ser justos, los ucranianos ya han sorprendido a los escépticos. Pero dado que ahora han sacado a Rusia de sus posiciones más vulnerables, los próximos pasos podrían ser más difíciles.

En segundo lugar, ¿cuál es la probabilidad de una escalada? Putin ha amenazado con usar armas nucleares para mantener cinco regiones que se ha anexionado ilegalmente desde 2014. Ucrania ha pasado por encima de esas líneas rojas en el este de Ucrania y en Kherson. Sin embargo, Crimea es más central para la narrativa de Putin de la resurrección rusa; su pérdida podría socavar su prestigio político más seriamente que cualquier retroceso anterior. Por ello, los últimos acontecimientos no han acallado del todo a quienes, dentro de la administración, piensan que una paz imperfecta puede ser preferible incluso a un ligero riesgo de catástrofe.

PUBLICIDAD

En tercer lugar, ¿se mantendrá unida la coalición pro-Ucrania? Los aliados europeos se han mostrado mayoritariamente sólidos; las victorias ucranianas han garantizado probablemente el apoyo internacional durante el invierno boreal. Observadores sinceros, como el secretario de Estado Antony Blinken, reconocen que Putin no ha mostrado ningún interés en llegar a un compromiso.

Sin embargo, el equipo de Biden sigue queriendo evitar un escenario en el que se considere que Ucrania está bloqueando la diplomacia mientras Europa -privada de los suministros energéticos rusos- sufre un invierno económicamente agotador. La Casa Blanca también puede estar preocupada por lo que una Cámara de Representantes liderada por los republicanos significará para la posición de Estados Unidos sobre la ayuda a Ucrania el próximo año.

PUBLICIDAD

Es de suponer que esta es la razón por la que la administración instó a Zelenskiy a retractarse de su anterior declaración de que Ucrania sólo negociaría con el próximo líder de Rusia, lo que había convertido de hecho el cambio de régimen en Moscú en un objetivo de guerra occidental. Si Ucrania quiere el apoyo necesario para ganar la guerra, debe demostrar que está abierta a negociar su final.

Por último, ¿un conflicto prolongado ayuda o perjudica a Estados Unidos? Si esta guerra ha impuesto costos terribles a Ucrania, ha sido una ganancia estratégica para Washington. El ejército ruso se está reduciendo a escombros. La Organización del Tratado del Atlántico Norte está ampliando y reforzando sus defensas. China se enfrenta a una mayor resistencia en el Pacífico occidental, mientras Japón, Taiwán y Australia aceleran sus preparativos militares. Las naciones europeas que ahora ven los inconvenientes de la dependencia de una autocracia coercitiva están reconsiderando sus vínculos con otra: Pekín. En medio de las luchas en serie de Putin en Ucrania, el autoritarismo asertivo ya no parece la ola del futuro.

PUBLICIDAD

Sin embargo, los principales funcionarios se preguntan si Estados Unidos ya ha cosechado todas las ventajas que ofrece la guerra de Ucrania. A medida que pasa el tiempo, el costo puede ser mayor: en distracción de otras regiones, en escasa munición consumida, en vulnerabilidad a las crisis que estallen en otros lugares.

Hay consideraciones compensatorias: Una guerra larga que ponga de manifiesto lo lamentablemente inadecuada que se ha vuelto la base industrial de defensa de Estados Unidos podría obligar a la nación a tomarse en serio el rearme. Sin embargo, si la situación en el Estrecho de Taiwán se deteriora tan rápidamente como dicen los funcionarios estadounidenses, entonces la prima para terminar el conflicto de Ucrania relativamente pronto puede ser mayor.

PUBLICIDAD

De todos los debates y dilemas que se esconden detrás de las recientes conversaciones sobre las negociaciones, quizá el más acuciante sea el temor a que Washington no tenga todo el tiempo del mundo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.