Bloomberg Línea
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Cuando la plataforma Deepwater Horizon explotó en el Golfo de México en 2010, provocando el mayor vertido de petróleo de la historia en Estados Unidos, todas las miradas se volvieron hacia BP Plc, la empresa británica responsable de la perforación. Pero BP no estaba sola en el proyecto. Entre sus socios estaba la japonesa Mitsui & Co, que tenía una participación del 10%.

Poco conocida fuera del sector de los recursos naturales, Mitsui forma parte de un grupo de cinco empresas japonesas que invierten en proyectos de energía y materias primas en todo el mundo. Son la rama de materias primas de Japan Inc., con intereses en todo tipo de activos, desde minas de carbón en Australia hasta yacimientos petrolíferos en Omán y silos de trigo en Canadá. Durante años, ha sido un negocio monótono al que pocos prestaban atención.

PUBLICIDAD

Pero ahora, gracias a un período de un año de precios de las materias primas por las nubes, los operadores japoneses están exprimiendo más dinero que nunca de esos proyectos, convirtiéndose en uno de los mayores ganadores -aunque bajo el radar- por el auge de la inflación de 2022. Si se suman los beneficios de la compra y venta de materias primas, los ingresos netos alcanzan cifras récord.

Los operadores japoneses pueden ser en gran parte desconocidos, pero uno de sus principales inversores - y beneficiarios - es bastante prominente: Warren Buffett.

PUBLICIDAD

El Oráculo de Omaha ha convertido en oro una apuesta de hace dos años en las cinco empresas -conocidas colectivamente como sogo shosha, o empresas de comercio general- y recientemente ha aumentado su participación en cada una de ellas. En la actualidad, Buffett es el tercer mayor accionista de Mitsui y uno de los principales inversores en sus compatriotas Mitsubishi Corp, Itochu Corp, Sumitomo Corp y Marubeni Corp. Con algunas diferencias, los cinco siguen el mismo modelo de negocio: tomar participaciones en proyectos de recursos naturales, comerciar con las materias primas que producen y utilizar el efectivo para diversificarse lentamente.

Berkshire Hathaway Inc, el vehículo de inversión de Buffett, reveló por primera vez la inversión en las sogo shosha en agosto de 2020, con participaciones del 5% en cada una por un valor total de US$6.000 millones al tipo de cambio del día. Esas posiciones han ganado más del 50%, incluso teniendo en cuenta la depreciación del yen frente al dólar. Hace dos meses, Berkshire reveló la compra de más acciones, elevando la participación a cerca del 6,5% - o aproximadamente US$12.000 millones al cambio de hoy.

PUBLICIDAD
Los ingresos netos de las cincos principales compañías de trading de Japón se encaminan a lograr un récord histórico en el año fiscal que termina en 2023dfd

Berkshire sincronizó perfectamente su entrada. Fiel a su lema de ser “temeroso cuando los demás son codiciosos, y codicioso cuando los demás son temerosos”, Buffett invirtió en las sogo shosha después de que muchos otros hubieran abandonado las empresas debido a un largo periodo de estancamiento de los beneficios y malos resultados en el mercado. Antes de 2020, sus ingresos netos combinados se habían estancado en torno a 1,5 billones de yenes (US$11.200 millones) durante más de una década, y pocos habían previsto un cambio de tendencia.

La tendencia ESG supuso otro obstáculo para los principales inversores, ya que las sogo shosha tienen un enorme volumen de carbón metalúrgico, petróleo y gas natural licuado. Y para los que no están vinculados a los principios ESG, muchos en 2020 estaban preocupados por que los proyectos petrolíferos se convirtieran en activos varados y la demanda de combustibles fósiles alcanzara su punto máximo. Era una ilusión. La pandemia de Covid sólo había descarrilado temporalmente el uso de la energía. En cuanto las economías se reabrieron, el consumo -y los precios de las materias primas- se dispararon. El año pasado, la demanda de carbón alcanzó su máximo histórico. Mientras tanto, Europa se apresuró a sustituir el suministro de gas ruso por otras fuentes de GNL. Y a pesar del lento crecimiento económico, el consumo de petróleo alcanzará un récord este año.

PUBLICIDAD
Los contratos trimestrales del carbón metalúrgico se dispararon en 2022 a un máximo histórico en medio de dificultades de suministros por la invasión rusa a Ucraniadfd

Esto ha transformado las sogo shosha en máquinas de hacer dinero. Justo antes de que Buffett invirtiera, las cinco empresas declararon unos ingresos netos combinados de 1,7 billones de yenes en el ejercicio fiscal hasta finales de marzo de 2020. En el año fiscal 2023, que finaliza en poco más de dos meses, las empresas han indicado a los inversores que esperen unos beneficios netos de casi 3,9 billones de yenes. Gran parte de ellos procederán de participaciones en proyectos de carbón, petróleo, cobre y GNL. El flujo de efectivo está llegando a los accionistas a través de dividendos récord y cuantiosas recompras. Los precios de las acciones de Mitsubishi y Mitsui, las dos sogo shosha más rentables, han subido un 100% y un 130% respectivamente desde la entrada de Buffett en 2020.

Buffett puede ser más conocido por algunas de sus exitosas operaciones en empresas estadounidenses de primer orden, como Apple Inc, Bank of America Corp y The Coca-Cola Co. Pero gana mucho dinero con los combustibles fósiles y las materias primas. Berkshire es el mayor accionista de Chevron Corp, la segunda mayor petrolera estadounidense. Es propietaria de Burlington Northern Santa Fe Railroad, que transporta cubos de carbón estadounidense. Y su filial de servicios públicos también produce electricidad a partir de carbón y gas natural (y cada vez más también de energía eólica).

PUBLICIDAD

¿Cuánto tiempo podrá Buffett beneficiarse de su aventura japonesa en el comercio de materias primas? Los precios del gas natural y el petróleo han retrocedido, pero siguen siendo altos en comparación con los niveles históricos. Los precios del carbón y el cobre siguen cerca de máximos históricos. Y a diferencia de muchos gobiernos occidentales, Tokio anima a sus empresas a seguir la tendencia de desinversión en combustibles fósiles. A pesar del cambio climático, el mundo sigue necesitando carbón, petróleo y gas. Aunque no sea tan alto como en el periodo 2021-23, eso significa que Buffett y la sogo shosha tienen por delante unos beneficios superiores a la media.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.