Londres
Tiempo de lectura: 5 minutos

La Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido emitió en 2022 una alerta sobre las apps de inversiones: los “elementos similares a los juegos” que incluyen algunas de estas aplicaciones (insignias, puntos, tablas de puntuación, graciosos mensajes post-negociación) pueden fomentar “comportamientos problemáticos de los inversores, e incluso similares a los juegos de apuestas”. El regulador avisó de que se está preparando una nueva ley, así que las compañías que utilizan juegos para animar a los usuarios a invertir deberían " examinar ahora sus productos para garantizar que se ajustan a su finalidad”.

La FCA (por sus siglas en inglés) no puede lanzar una amenaza implícita más contundente, así que supongo que habrá muchas discusiones en marcha sobre qué grado de gamificación es adecuado (atrae a un público nuevo) y qué es perjudicial (hace que ese público pida dinero prestado y lo utilice de forma insensata). Sin embargo, si el regulador está verdaderamente inquieto por una epidemia de ludopatía en el mercado bursátil, cabe preguntarse si están buscando en el lugar indicado.

PUBLICIDAD

Al fin y al cabo, los jóvenes británicos parecen muy prudentes a la hora de invertir, mayoritariamente cuentan con pensiones de autoafiliación ( probablemente colocadas en fondos abiertos, ligeramente sobrevalorados, pero poco arriesgados), y se sienten más atraídos por los fondos indexados de bajo coste con el dinero que colocan en otros sectores.

Según Vanguard, en 2022, el 74% de los clientes que captaron el año pasado en Gran Bretaña eran jóvenes menores de 45 años y por debajo de los 30, el 41%. Sus productos están bien, pero no producen dopamina. Por su parte, la plataforma británica de inversión más conocida, que no ofrece puntos, Hargreaves Lansdown, también ha registrado un incremento del número de inversionistas jóvenes que aperturan cuentas desde la pandemia. Por lo general, aquellos que abren cuentas en HL no lo hacen para encabezar las tablas de posiciones de los operadores.

PUBLICIDAD

Entonces, ¿a quién debería mirar la FCA si no es un joven irresponsable y fácil de manejar? Permítanme sugerir los administradores de fondos profesionales.

Basta con mirar lo que han estado haciendo. Estas son las personas que (deberían) saber que las valoraciones son importantes: es el precio que paga por un activo lo que determina el rendimiento que obtiene. Saben que la diversificación también es importante, aunque limitar el universo de activos en los que invierte puede reducir los rendimientos potenciales a largo plazo. También saben que una oferta de dinero en rápido aumento conduce a la inflación (aunque con el retraso “largo y variable” de Milton Friedman), que la inflación significa tasas de interés en aumento y que las acciones altamente valoradas luchan en entornos de tasas en aumento.

PUBLICIDAD

Sin embargo, ¿qué hicieron muchos de estos expertos en 2021? Se amontonaron en acciones tecnológicas estadounidenses súper caras y se volvieron locos por los objetivos ambientales, sociales y de gobierno corporativo, el último de los cuales no solo limitó sus universos de inversión, sino que no obtuvo ninguna evidencia a largo plazo de que podría ser una buena idea. ¿Apostando por un golpe de dopamina a corto plazo? ¿Quién es culpable ahora?

Esto me lleva a la oferta pública inicial más irritante de esta semana (acepto que no hay mucha competencia en este momento). Es el ETF Hypatia Women CEO de Hypatia Invests, una empresa que proporciona “índices con una perspectiva de género”, como el Hypatia Women CEO Index y el Hypatia Women Hedge Fund Index. El ETF, como sugiere el nombre, es para rastrear a las primeras, o las 115 empresas que cotizan en los EE.UU. que tienen capitalizaciones de mercado de más de $500 millones y están dirigidas por una mujer.

PUBLICIDAD

La firma dice que debe invertir por tres razones: para diversificar, para “invertir sus valores” y para “crear impacto”. Qué lindo. ¿Quién no querría todas esas cosas?

Sin embargo, según mi experiencia, la mayoría de los inversores también quieren algo más: rendimientos. ¿Podrían conseguirlos? El marketing dice que sí. Señala que el índice tuvo un desempeño brillante en 2022, superando significativamente al índice FT Wiltshire Small Cap. También ha superado ese índice en 3,04 puntos porcentuales desde 2017.

PUBLICIDAD

Pero mire un poco más de cerca y notará que los dos índices se rastrearon entre sí hasta fines de 2020. El rendimiento superior solo es obvio durante dos años y podría tener algo que ver con el rendimiento superior de pequeña capitalización o quizás con el hecho de que la acción con mejor rendimiento en el S&P 500 del último año (Occidental Petroleum, con un aumento de alrededor del 118% en 2022) está dirigido por una mujer. Puede ser porque está dirigido por una mujer, o porque es una compañía de petróleo y gas. ¿Quién puede saber? Pero el hecho de que esto no esté claro significa que es difícil argumentar que las empresas dirigidas por mujeres directoras ejecutivas obtienen mejores resultados a largo plazo.

Parece que tal vez deberían, no necesariamente porque las mujeres piensen o se comporten de manera diferente a los hombres (a veces lo hacemos, a veces no), sino porque, como sugiere un antiguo informe de McKinsey , llegar a la cima ha sido increíblemente difícil para la generación. de mujeres ahora en edad de estar en la cima. Es muy probable que las pocas que lo hayan logrado sean valientes, brillantes y resistentes, de una manera que la mayoría de los demás no lo son. Sin embargo, aunque esto suena bien, al igual que con ESG, no tenemos los datos para saberlo realmente.

PUBLICIDAD

No ha habido suficientes CEOs, en suficientes condiciones de mercado diferentes, durante un período de tiempo lo suficientemente largo, para que los números que tenemos nos digan mucho de todo. Por supuesto, tampoco es exactamente fácil para los hombres convertirse en CEO de una empresa. Hay un poco más de evidencia de que tener muchas mujeres, líderes o un grupo generalmente diverso de ejecutivos en una empresa ayuda al rendimiento (y que las empresas dirigidas por mujeres tienen grupos de gestión más diversos en cuanto al género). Hay algunos productos que favorecen esta idea. Pero, de nuevo, no hay suficiente para estar seguro.

Hacer que ideas que suenen bien, pero no probadas, sean una parte central de la cartera de uno, es más una apuesta que sensata. Limita su universo de inversión y, lo que es más importante, ignora las medidas de valoración. Eso podría haber estado bien durante la gran burbuja de todo que finalmente comenzó a desinflarse el año pasado. En 2023, parece bastante tonto. En un momento de crisis, ¿por qué los inversores utilizarían una métrica no probada (género del CEO) en lugar de una que saben (valoración más diversificación) que funcionará?

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com