Cada vez más empresas planean despedir empleados
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Hoy en día, los empresarios parecen tener la sensación de que les sobran empleados, quizá incluso demasiados, a medida que la economía se ralentiza. Eso es lo que está provocando el despido de decenas de miles de trabajadores en los sectores tecnológico, bancario y otros.

Pero los ejecutivos deben tener cuidado a la hora de hacer grandes recortes. Porque, como nos han recordado los tres últimos años, tener muy pocos trabajadores es casi siempre peor que tener demasiados. Cuando las organizaciones carecen de personal, la moral se hunde y los beneficios se resienten. Y las empresas suelen acabar invirtiendo mucho tiempo y esfuerzo en reconstruir sus plantillas poco después de haberlas reducido.

PUBLICIDAD

Las buenas empresas, tanto si tienen poco personal como si tienen demasiado, si tienen esa cultura de la innovación les irá muy bien en una recesión”, afirma Angie Kamath, decana de la Escuela de Estudios Profesionales de la Universidad de Nueva York. No se trata tanto de la dotación exacta de personal como de factores como la combinación de productos y la estrategia de precios.

Una empresa con un ligero exceso de personal debería plantearse qué hacer con esa capacidad, en lugar de dejarse llevar por el pánico y echar a la gente que tanto le ha costado contratar. “La investigación ha sido increíblemente consistente en que los despidos no son buenos”, advierte Kamath, enumerando una serie de males que van desde las malas relaciones públicas hasta el aumento de la rotación entre los empleados restantes.

PUBLICIDAD

Las empresas que se plantean suprimir puestos de trabajo podrían tener en cuenta la experiencia del sector minorista, que durante años trató de mantener la plantilla lo más reducida posible. Los algoritmos les ayudaban a predecir los periodos de mayor y menor demanda y a asegurarse de que las tiendas tuvieran el personal “justo” en esos momentos, lo que en teoría les evitaba tener que emplear a tantos trabajadores.

Sin embargo, centrarse tanto en optimizar el número de trabajadores dejaba a las tiendas penosamente faltas de personal durante los periodos de mayor actividad. Un estudio publicado en 2014 en la revista Production and Operations Management analizó 41 tiendas de una gran cadena minorista (anónima). Los investigadores, dirigidos por Vidya Mani, de la Escuela de Negocios Darden de la Universidad de Virginia, descubrieron que las 41 tiendas tenían escasez crónica de personal en las horas punta. Los investigadores concluyeron que, si se hubiera contratado a más personal en esas horas, habrían aumentado las ventas y la rentabildad.

PUBLICIDAD

Los problemas de la falta de personal van más allá de la pérdida de ventas, argumentan Zeynep Ton y Amanda Silver, del Good Jobs Institute, una organización sin ánimo de lucro que trabaja con empresas de servicios con salarios bajos para mejorar simultáneamente los resultados financieros y la estabilidad laboral.

El trabajo se basa en la investigación de Ton, profesora del Instituto Tecnológico de Massachusetts, que muestra, entre otras cosas, los peligros de tener demasiado poco personal. La falta de personal genera despilfarro: Cuando no hay personal suficiente para trasladar los palés de comestibles de los camiones a los almacenes, los alimentos se echan a perder. Enfada a los clientes: Cuando no pueden obtener rápidamente la ayuda que necesitan, se hartan y se van a otro sitio. Crea ineficacia: El inventario se desorganiza y a los trabajadores les resulta más difícil encontrar rápidamente lo que necesitan.

PUBLICIDAD

En la sanidad, donde la escasez de personal es un problema desde hace décadas, la falta de personal puede poner en peligro la vida. Hay estudios que relacionan la escasez de personal en los hospitales con peores resultados para los pacientes. En concreto, en un hospital sin personal suficiente, los pacientes tienen más probabilidades de contraer una infección (por ejemplo, porque el personal no se lava bien las manos). También es menos probable que reciban la dosis correcta de medicación y, en general, más probable que mueran. El personal de enfermería de estos hospitales es más propenso a sentirse agotado y menos proclive a recomendar su hospital a los amigos y familiares que enferman.

La falta de personal no siempre se debe a la falta de visión de la dirección. Los restaurantes, lugares de trabajo agobiantes en los mejores tiempos, han tenido que reducir su horario -en torno a 6,4 horas semanales en EE.UU. en comparación con los niveles de 2019- cuando la pandemia impulsó a los trabajadores a renunciar.

PUBLICIDAD

Independientemente de la causa, la escasez aguda de personal tiene un impacto mensurable en los ingresos. En unas recientes vacaciones en Inglaterra, me encontré con que mi pub favorito había cerrado durante dos semanas -en plena temporada alta- por falta de personal. Y eso que ya habían reducido a la mitad el número de comensales. En otro restaurante, un manifiesto a toda página y a un solo espacio publicado por el baño explicaba que habían tenido que dejar de ofrecer comida caliente y servicio de mesa debido a una “situación de personal muy difícil”, intensificada por la “falta de [o ninguna] vivienda asequible” de la zona.

El estrés del escritor anónimo era palpable. No es de extrañar que un estudio de la época de la pandemia entre los trabajadores de restaurantes descubriera una relación entre la escasez de personal y el consumo excesivo de alcohol.

PUBLICIDAD

Los trabajadores no pueden soportar estas condiciones durante mucho tiempo. No hay más que ver las últimas huelgas de enfermeras, ferroviarios, profesores y camareros. Sus principales reivindicaciones son: contratar a más gente.

Sin duda, algunos empresarios lo ven de otra manera. Pueden pensar que esos trabajadores son unos vagos, que “nadie quiere trabajar”, como dijo una vez la becaria Kim Kardashian. Es una queja de los directivos tan antigua como el propio trabajo.

PUBLICIDAD

Estoy dispuesto a admitir que existe cierto grado de pereza humana. (Por eso inventamos el mando a distancia, por no hablar del hervidor eléctrico con bluetooth). Y el exceso de personal tiene sus riesgos. Los trabajadores pueden sentirse aburridos y sin retos, cobrando sus sueldos pero sin comprometerse realmente. En 2022, lo llamábamos “abandono silencioso”. En el siglo XX, los estudiosos lo llamaban “holgazanería social”.

La escasez leve de personal puede mantener al personal centrado y motivado, permitiendo a los empleados utilizar una mayor variedad de habilidades (algo que a la mayoría de la gente le satisface). Pero muchos sectores han ido mucho más allá de la escasez de personal, y lo han hecho durante mucho tiempo.

La escasez crónica de personal perjudica la motivación y, por supuesto, el rendimiento. El personal sobrecargado comete errores. Se desconectan. Los empleados piensan que si la empresa no se preocupa lo suficiente por su futuro como para contratar a más gente, ¿por qué deberían hacerlo ellos? Básicamente, les han preparado para fracasar, y a nadie le gusta sentirse incompetente.

Llega un momento en que el trabajo no puede hacerse, lo que repercute en la economía en general. Todavía hay 90.000 cuidadores de niños menos en Estados Unidos que antes de la pandemia (cuando ya no había suficientes), lo que dificulta que los padres acepten un trabajo remunerado. La escasez de trabajadores portuarios ha contribuido a atascar los puertos y a bloquear las cadenas de suministro. La escasez de trabajadores del transporte público es un lastre para las ciudades que intentan convencer a los trabajadores remotos de que vuelvan a desplazarse.

Merece la pena recordar este dolor compartido cuando las empresas intentan “redimensionar” sus plantillas. Puede que la demanda de sus servicios se haya ralentizado, pero si recortan demasiados puestos de trabajo, no sólo pagarán el precio los trabajadores que queden. Seremos todos nosotros.