Supuestamente embaucado
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Los críticos de JPMorgan Chase sugieren que el banco no actuó con la diligencia debida antes de desembolsar US$175 millones por una joven empresa que pretendía ayudar a los estudiantes universitarios a obtener ayuda financiera. Como profesor de Derecho contractual, no estoy tan seguro.

Los demandados (la fundadora de Frank, Charlie Javice, y Olivier Amar, que era el director de adquisiciones de Frank) niegan haber actuado mal, y no es mi propósito juzgar el asunto. Sin embargo, si las alegaciones de la demanda son ciertas, se podría argumentar que JPMorgan está actuando exactamente como se supone que debe hacerlo un comprador que ha sufrido un fraude, demandando al vendedor por falsas declaraciones materiales realizadas en el curso de la transacción.

PUBLICIDAD

La ley de fraude existe para resolver una asimetría de información básica que, de otro modo, sería ruinosa para los mercados: En las transacciones de venta, tanto si las partes negocian sobre un auto usado como sobre una gran empresa, el vendedor casi siempre poseerá más información que el comprador. Decir que JPMorgan debería haber sacado a la luz las mentiras de Frank (si es que eran mentiras) es ignorar el problema de que a menudo es caro adquirir información que no es (como se dice en la jerga) fácilmente observable.

Algunos mercados (el de valores y el inmobiliario, por ejemplo) abordan este problema exigiendo al vendedor que haga algunas revelaciones específicas. Sin embargo, la mayoría de las veces, los compradores que desean información deben invertir para descubrirla. Tendemos a invertir más recursos en evaluar las compras que nos cuestan más. Investigaremos mucho más antes de comprar una casa o un coche que antes de comprar un cartón de leche.

PUBLICIDAD

Según la denuncia, JPMorgan actuó con la diligencia debida. Algunos críticos sostienen que, dada la envergadura de la operación, el banco debería haber hecho más. Yo soy escéptico. Para quizá el 99,99% de nosotros, el precio de compra de US$175 millones parece, en efecto, imposiblemente grande. Pero sólo en el cuarto trimestre de 2022, JPMorgan registró unos ingresos netos de US$11.000 millones sobre unos ingresos de US$35.000 millones. A ese nivel, US$175 millones equivalen más o menos a un error de redondeo. Literalmente. Al redondear a los 1.000 millones más cercanos, acabo de omitir millones de los ingresos trimestrales del banco. (Y es algo bueno: Incluso si gana, JPMorgan tiene pocas posibilidades de recuperar el dinero).

Además, confiar mucho en las declaraciones de Frank no fue realmente un error. Esa es una de las razones por las que existen las declaraciones: para formar la base de una demanda por fraude en caso de que resulten ser importantes para la transacción y falsas. Hay mucha menos presión para actuar con la diligencia debida cuando las declaraciones clave del vendedor, si resultan ser falsas, son recurribles.

PUBLICIDAD

Dicho al revés, un comprador racional podría estar algo menos en guardia contra posibles mentiras cuando el costo de la mentira para el mentiroso es alto. Sí, el costo de la mentira para el mentiroso debe descontarse de la probabilidad de ser descubierto. Pero si al menos una fracción de las acusaciones contra Frank son ciertas, la probabilidad de ser descubierta era enorme.

Considere la cuestión que ha recibido la mayor atención: el tamaño de la base de usuarios de Frank. JPMorgan sostiene que, como parte de la diligencia debida (sí, la denuncia utiliza el término) solicitó confirmación de la afirmación de Frank de tener 4,265 millones de cuentas de clientes. Según la querella, “Frank estaba casi 4 millones de cuentas de clientes por debajo de sus declaraciones”. Como resultado, dice el banco, Javice y Amar recurrieron a la fabricación de direcciones de correo electrónico, algo que JPMorgan descubrió cuando trató de ponerse en contacto con unos pocos cientos de miles de estos “clientes.” El banco se queja de que “sólo se abrieron el 1,1% de los correos electrónicos entregados, frente al 30% de una campaña típica de JPMC.”

PUBLICIDAD

Si la acusación es cierta, la respuesta de Frank a la consulta fue extraña. Sin duda, alguien en la empresa debería haberse dado cuenta de que JPMorgan acabaría intentando ponerse en contacto con los nombres de la lista. Si la intención era defraudar, el fraude no tenía ninguna esperanza de éxito.

Afortunadamente, la investigación sugiere que una mentira tan flagrante es poco frecuente. Tal vez la gente tenga miedo a la responsabilidad legal; tal vez les preocupe su reputación en futuras transacciones; tal vez simplemente estén siendo altruistas. La tendencia popular a creer que los mercados están infestados de mentirosos se debe probablemente a la heurística de la disponibilidad: pensamos automáticamente en las caídas de Sam Bankman-Fried y Elizabeth Holmes.

PUBLICIDAD

Pero la razón por la que esos casos son noticia es precisamente su rareza. Sí, hay mentirosos por ahí, pero si la mayoría de los fundadores mintieran, el suceso no sería noticia. Y el miedo a ser engañados hace tiempo que habría convencido a los inversores de mantenerse alejados de las startups.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.