Una de las casas de subastas más antiguas del mundo apuesta por el comercio electrónico

Además ofrece a los artistas una porción del 3% de las ganancias si una pieza comprada en Dropshop se revende luego a través de Phillips

Arte
Por James Tarmy
07 de agosto, 2023 | 12:08 PM

Bloomberg — La casa de subastas Phillips, famosa por elevar a la estratósfera las cotizaciones de jóvenes artistas de moda, inicia su actividad en el mundo del comercio en línea. El próximo 20 de agosto, la firma lanzará Dropshop, una plataforma de compra directa en la que los coleccionistas podrán adquirir obras de arte.

Con el modelo clásico de las casas de subastas, los creadores no se benefician de forma directa. En los Estados Unidos, los artistas no obtienen ingresos de las ventas en el mercado secundario; en realidad, los elevadísimos precios de las subastas pueden perjudicar las expectativas de desarrollo profesional a la larga de los jóvenes artistas.

No obstante, en Dropshop, los creadores venderán sus obras de forma directa a los coleccionistas, y Phillips percibirá una comisión. (La casa de subastas declinó revelar la cantidad).

“Se trata de algo que interesa a ambas facciones”, comenta Amanda Lo Iacono, directora general mundial de arte del siglo XX y contemporáneo de Phillips. “Hemos determinado que esta capacidad de servir de tribuna a los creadores y permitirles establecer un contacto más directo con los compradores”. La casa de subastas está dulcificando las condiciones para los artistas porque les ofrece una parte del 3% de los ingresos si una de sus obras adquiridas en Dropshop se vuelve a vender a través de Phillips. “Buscamos la manera de ampliar nuestro papel en este ecosistema”, afirma Lo Iacono.

PUBLICIDAD
VER +
Una subasta masiva de joyas por US$202 millones bate un récord mundial en Ginebra

Cada mes, Phillips planea ofrecer un nuevo lanzamiento, a menudo de artistas independientes, aunque más adelante Lo Iacono admite que la casa entregue el sitio a una galería o curador que podría involucrar a múltiples creadores. “Realmente estamos dedicando cada mes a un artista, creador o colaborador, y ellos obtienen todos los bienes raíces de Dropshop”, dice ella. “Cuando termina ese mes, las obras se han ido”, continúa. “No es un mercado. No están disponibles a perpetuidad”.

El costo de las obras en el sitio oscilará entre US$5.000 y US$50.000, con algunas excepciones.

Lanzamiento con una explosión

La primera artista en ofrecer trabajo en la plataforma es la “hiperrealista” Cj Hendry, con sede en Brooklyn, Nueva York, mejor conocida por sus representaciones detalladas de artículos de colección de lujo, que tiende a vender a través de Instagram o directamente desde su estudio. Recientemente, se ha diversificado hacia un arte más experiencial, como una exhibición “interactiva” al estilo de un gimnasio en la jungla en Brooklyn que incluía una piscina de pelotas.

PUBLICIDAD

Para el lanzamiento de su Dropshop, Hendry instalará 50.000 coronas inflables en la sede de Phillips en Park Avenue, entre las cuales imagina coronas a las que llama “boletos dorados”. La entrada el día de la inauguración será gratuita; cualquiera que encuentre una de las coronas especiales tendrá derecho a una obra de arte gratis: una corona de bronce pintada de rojo, creada en una edición de 100. Hendry también venderá un dibujo único a gran escala en el sitio por alrededor de US$100,000. El resto de coronas editadas que no se encuentren estarán disponibles online. Los precios de estos se anunciarán el día de la apertura.

“Esto es genial para ellos, es genial para mí y están trabajando tan rápido como yo trabajo”, dice Hendry en una entrevista. “Pueden ver claramente que es necesario llegar a un coleccionista contemporáneo más joven, por lo que funciona bien para todos”. Su modelo de ventas directas al coleccionista se adapta bien al sitio. “No tengo una galería, así que no le estoy pisando los pies a nadie”, dice ella. “Voy directo a la persona interesada”.

La competencia

El mundo de las ventas de impresos en línea no es un territorio virgen. Exhibition A vende una variedad de grabados y obras originales, al igual que Avant Arte y Platform, el sitio de comercio electrónico de David Zwirner Gallery. Los artistas individuales han establecido sus propias plataformas sofisticadas: Daniel Arsham vende obras editadas y coleccionables directamente desde su sitio, al igual que el artista KAWS. El sitio de Sotheby’s, el competidor mucho más grande de Phillips, ofrece una sección de “comprar ahora” en la que los coleccionistas pueden comprar copias y múltiplos de artistas como Ed Ruscha y Kehinde Wiley.

VER +
Las posesiones de Freddie Mercury se venderán en una subasta

Incluso si el trabajo no es necesariamente consignado directamente por el artista, el producto final, una impresión de artista editada, es el mismo. Y esto no incluye el vasto mundo de sitios que venden impresiones no editadas (ver: Cool Hunter) y coleccionables.

“Hay varias grandes empresas que están haciendo cosas realmente interesantes en el espacio”, dice Lo Iacono, quien agrega que “nadie tiene la misma amplitud de lo que hacemos”.

Vientos en contra

El lanzamiento de Dropshop llega en un momento difícil en el segmento inferior del mercado de las bellas artes. La locura de la era de la pandemia por obras de arte y objetos de menor precio se ha desvanecido a medida que los compradores de esas obras, presumiblemente personas cuyos ingresos disponibles son más limitados que, digamos, los coleccionistas de pinturas de Picasso, enfrentan un costo de vida cada vez mayor. El año pasado, el mercado de obras de arte de menos de US$50,000 en subasta cayó un 14% desde 2021, según un informe de UBS, a pesar de que el volumen de obras a la venta cayó solo un 5%.

Aun así, Phillips dice que 2023 está en camino de ser el mejor año para las ventas de ediciones. El total de US$40 millones del año pasado fue el más alto en la historia de la compañía, dice la casa de subastas, y ya ha alcanzado US$22 millones en ventas de ediciones con casi cinco meses restantes.

PUBLICIDAD

“En general, nos sentimos muy confiados con el crecimiento y la solidez que hemos visto en el arte y las ediciones contemporáneas”, dice Lo Iacono. “Muchos de estos socios de [Dropshop] tienen una demanda que no se satisface a través de otros canales, ya sea en su galería o en la forma en que llegan a los coleccionistas. Esperamos estar a la vanguardia”.

Lea más en Bloomberg.com