Cuando llega el calor, peligra la productividad de los trabajadores

Incluso una exposición limitada a altas temperaturas por la noche y durante los desplazamientos puede tener un impacto persistente en la función cognitiva

El presidente Joe Biden dijo que el calor extremo está costando a EE.UU. US$100.000 millones al año, citando un informe del Atlantic Council.
Por Alicia Clanton - Brian Delk
21 de junio, 2024 | 03:43 PM

Bloomberg — Cualquiera que haya tenido que ir a trabajar en un caluroso día de verano sabe lo agotador que puede resultar. La función cerebral se ralentiza, los desplazamientos son más incómodos y, para las personas que trabajan al aire libre, simplemente mantenerse a salvo se convierte en un reto. Todos estos factores combinados suponen un golpe para la productividad de los trabajadores relacionado con el calor, que se acentuará a medida que el cambio climático provoque olas de calor más intensas.

Lea también: Confianza de los trabajadores en sus empresas cae y la productividad se puede ver impactada

“Solíamos pensar: ‘Bueno, la gente se calienta, suda y está bien’. Pero ahora sabemos que no es necesariamente así”, afirma Jill Rosenthal, directora de salud pública del Center for American Progress, que este mes publicó un informe sobre la amenaza que suponen las condiciones de calor extremo para los trabajadores en EE.UU.

Cuantificar esa amenaza puede resultar difícil. A grandes rasgos, incluye todo, desde las interrupciones en los desplazamientos relacionados con el clima hasta la disminución del rendimiento cognitivo, la falta de sueño y el tiempo libre añadido cuando los niños se quedan fuera de las escuelas que carecen de aire acondicionado.

PUBLICIDAD

Pero hay algunas cifras contundentes: Durante una ola de calor el verano pasado, el presidente Joe Biden dijo que el calor extremo está costando a EE.UU. US$100.000 millones al año, citando un informe del Atlantic Council que advertía de que esas pérdidas podrían duplicarse para 2030. Entre 1992 y 2017, el estrés térmico mató a más de 800 trabajadores en EE.UU. e hirió a más de 70.000, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Le recomendamos: Empresas argentinas buscan ganar productividad con la IA: cuánto invierten

El más grave de estos impactos lo sufren las personas cuyo trabajo se desarrolla al aire libre. En EE.UU., sólo cinco estados garantizan a los trabajadores el acceso al descanso, la sombra y el agua. A nivel federal, la cláusula de deberes generales de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional exige a los empresarios que proporcionen un lugar de trabajo seguro y saludable, pero no establece normas claras para los riesgos del calor. La OSHA está trabajando en dichas normas, que se aplicarían siempre que la temperatura exterior superara los 80 °F. Pero no se espera que entren en vigor hasta el próximo verano.

PUBLICIDAD

Algunos otros países tienen directrices más claras. En China, por ejemplo, los empresarios están obligados a formar a los trabajadores sobre las enfermedades relacionadas con el calor y a proporcionar zonas de descanso, bebidas frescas gratuitas y aire acondicionado en el interior. Las horas y la intensidad del trabajo deben reducirse o suspenderse en los días calurosos, y los lugares de trabajo que no puedan mantener las temperaturas por debajo de 95 °F en el exterior y 91,4 °F en el interior deben pagar a sus trabajadores subsidios por altas temperaturas que oscilan entre el equivalente a US$1,24 y US$30,90 al día.

Según el Banco de la Reserva Federal de San Francisco, las mayores pérdidas laborales relacionadas con el calor las sufren las industrias al aire libre, como la construcción, la minería y la agricultura. Para el año 2200, los investigadores de esa entidad estiman que las pérdidas laborales inducidas por el calor reducirán el stock de capital estadounidense, una medida de la inversión acumulada, en un 5,4%, y el consumo en un 1,8%. En los lugares de trabajo con AC limitada, como restaurantes y almacenes, la seguridad y la productividad también se verán afectadas.

Los trabajadores de cuello blanco, que tienen más probabilidades de disponer de una oficina con aire acondicionado, no se libran del todo de los efectos del calor extremo. Eso se debe en parte a que el calor afecta al rendimiento cognitivo. El proceso de enfriamiento del cuerpo consume energía que normalmente se utiliza para las complejas funciones cerebrales, afirma Clayton Page Aldern, neurocientífico y autor de .

Le puede interesar: ¿Cómo ser productivo los viernes? Las empresas prueban nuevas estrategias

"¿Qué es lo que vemos desaparecer en esos casos? Pues son las funciones de control ejecutivo finamente perfeccionadas y las redes de atención de nivel superior: las cosas que ocurren en las zonas más recientemente evolucionadas del cerebro", afirma Aldern. "Las cosas que definen a los humanos como tales son algunas de las primeras en desaparecer con el calor".

El calor también perjudica la cognición al causar inflamación en el tejido cerebral, debilitar la conexión de las redes neuronales y alterar el sueño. Aunque el aire acondicionado puede rescatar a las personas de estos déficits, Aldern afirma que la exposición al calor por la noche y de camino al trabajo puede seguir teniendo efectos cognitivos persistentes.

Luego está la forma en que el calor trastorna las infraestructuras. Las vías de ferrocarril, las pistas de los aeropuertos y las carreteras son todas susceptibles al calor, que puede derretir el asfalto y lastrar los cables aéreos. Algunos de los mayores corredores de tránsito -incluido el Corredor Noreste que une gran parte de la Costa Este de EE.UU.- sufren retrasos cuando suben las temperaturas, lo que impide a los viajeros llegar a tiempo al trabajo.

PUBLICIDAD

Gabrielle Guarneri, que se desplaza de Nueva Jersey a Manhattan para trabajar a través de New Jersey Transit, afirma que llegó “sistemáticamente tarde” durante la ola de calor que azotó EE.UU. el pasado mes de julio. El recuerdo se sintió especialmente fresco mientras Guarneri esperaba en un tren de New Jersey Transit atascado fuera de Penn Station el 18 de junio, cuando su viaje al trabajo se retrasó más de una hora debido a un tren inutilizado.

En lugares donde la AC es menos común, llegar al trabajo no ofrece necesariamente alivio. En toda Europa, muchas empresas, escuelas y hogares carecen por completo de aire acondicionado. Incluso en EE.UU., conocido por sus altos niveles de adopción de AC, más del 40% de las escuelas necesitan sistemas nuevos o actualizados de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

Cuando una oficina sí dispone de aire acondicionado, el calor extremo puede tener el irónico efecto de aumentar la afinidad de los empleados por el mismo, una inversión del cambio impulsado por la pandemia hacia el trabajo desde casa. "Para mucha gente es más cómodo estar en la oficina que en casa", afirma Mark Ein, director ejecutivo de Kastle Systems, una empresa de seguridad para oficinas que controla la frecuencia con la que los empleados de más de 2.600 edificios de 138 ciudades estadounidenses acceden a sus oficinas.

Cuando Kastle examinó cuatro olas de calor en las ciudades estadounidenses que vigila entre 2022 y 2023, no encontró ninguna correlación entre un aumento de la temperatura y el absentismo de los empleados. Pero otros acontecimientos sí tienen consecuencias más claras. “Durante fenómenos meteorológicos adversos como las inundaciones de Texas, vimos que tenían un gran impacto en nuestros datos”, afirma Ein.

PUBLICIDAD

Mansoor Soomro, responsable del futuro del trabajo y profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Teesside, afirma que incluso las empresas con oficinas climatizadas trabajan para concienciar a sus empleados sobre el calor. Algunas promueven "estaciones de hidratación", mientras que otras ordenan evaluaciones de riesgos, centrándose en los empleados más vulnerables al calor.

Aunque la productividad es un factor, Soomro afirma que mitigar cualquier efecto adverso del calor -como las emergencias médicas- es uno mayor. "La reputación es un riesgo mucho mayor que el financiero", afirma.

Lea más en Bloomberg.com